Inicio
Facebook
Twitter
Martes 11 de Diciembre de 2018         •         Dólar= $674,80         •         UF=$27.565,79         •         UTM=$48.353

La importancia
del Embalaje en las
operaciones de
Comercio Exterior
Por Marco Opazo Ziem,
Profesor de Cátedra Escuela de Administración Universidad de Viña del Mar.

En el caso particular de la exportación, el embalaje es uno de los instrumentos más importantes que, junto con las formas de pago y la estrategia de exportación, apoya a la empresa en el logro de sus objetivos. El embalaje debe proteger la mercancía durante todo el proceso de transporte, garantizando que ésta sea entregada en condiciones óptimas. Esto es fundamental para lograr el pago en los términos pactados, siendo además la forma más efectiva para construir una buena imagen, de modo que el cliente final desarrolle cierta lealtad o repita la compra y el importador le dé continuidad al negocio.

El embalaje es una herramienta de la logística y de comercialización que debe cumplir con las exigencias del mercado objetivo, las características del producto y las condiciones de transporte a que se verá sometido el producto hasta llegar a manos del consumidor. En términos generales, el embalaje debe cumplir cuatro funciones básicas:

1. Contenido: El empaque debe diseñarse para contener una cantidad específica del producto en forma eficiente y cuantificable, recomendándose que no tenga capacidad ociosa. Al minimizar el espacio ocioso, el producto mismo colabora con la resistencia a golpes, se requieren menos materiales, se maximiza la cantidad de producto embalado en cada contenedor y se reduce la cantidad de material que debe ser reciclado, lo cual es muy importante en países con normativas ambientales estrictas.

2. Protección: Debe estar diseñado de tal manera que el producto se mantenga en perfectas condiciones hasta que llegue al consumidor final. Para ello, deben considerarse condiciones de temperatura, humedad, riesgo de hurto, posibles fugas accidentales, daños por impactos, entre otras.

3. Manipulación: El diseño del embalaje debe considerar facilidades para la manipulación del producto hasta que llegue al consumidor final. Esto conlleva un costo adicional que no enfrentan los productores del país importador. Por lo tanto, minimizar el costo de manipulación es importante, especialmente cuando no agrega valor al producto e incluso generar pérdidas. Es importante informarse al respecto y hacer uso de los signos universales llamados marcas accesorias.

4. Comercialización: El embalaje es un vendedor silencioso y el diseño gráfico del mismo, con apoyo del diseño estructural, es un factor decisivo. Al considerar el embalaje como promotor de las ventas, se debe tomar en cuenta aspectos tales como exigencias legales del etiquetado, instrucciones de uso, idiomas requeridos, así como las advertencias necesarias sobre su almacenamiento o manipulación. Como instrumento de comercialización, debe tener un diseño visual atractivo y funcional para brindar al consumidor una imagen que le facilite su identificación y diferenciación de la competencia.


Embalaje de Exportación

En materia de logística se recomienda hacer un detallado análisis de los factores que pueden afectar el diseño del embalaje, para que cumpla adecuadamente con sus funciones básicas de contener, proteger, transportar y comunicar. También deben considerarse los métodos de almacenamiento, modos de embarque, prácticas de venta al detalle y la forma de disposición de los desechos. Por otra parte, las regulaciones ambientales son cada vez más importantes (incluso algunos países han emitido una normativa especial para productos alimenticios).

Con el fin de diseñar un embalaje adecuado para cumplir con las funciones respectivas, es necesario recopilar y analizar la información respecto a los siguientes aspectos:

Producto: Es necesario determinar las propiedades físicas, químicas y mecánicas del producto que será embalado, así como conocer su sensibilidad a cambios de temperatura, de humedad, de presión atmosférica, su resistencia a los impactos y especialmente su divisibilidad, lo que permite ajustar la cantidad embalada. De esta forma se puede proteger el producto durante su transporte.

Producción: Son necesarios datos sobre velocidad y volumen de producción, cambios estacionales y capacidad de planta. Cuando se trata de un producto industrial es importante planear el sistema de embalaje de acuerdo a la capacidad de la empresa. Asimismo, el tiempo de exposición de un producto perecedero, entre la producción final y su embalaje, debe ser minimizado.

Embalaje: En este punto será necesario distinguir si el proceso es automático o manual. En el primer caso, las dimensiones y calidades del envase deben ser más exactas y constantes. En caso de ser manual es importante verificar que éste se lleve a cabo en forma eficiente y que el diseño del embalaje facilite la operación.

Material: Es importante conocer las propiedades químicas y físicas de los materiales disponibles, para escoger aquéllos que sean compatibles químicamente con el producto, que atiendan los gustos y las preferencias del consumidor, y que sean capaces de cumplir con las funciones básicas del embalaje.

Transporte: Es útil conocer las operaciones de carga y los medios empleados durante el proceso de trasporte de la mercancía, para que el embalaje posea los dispositivos necesarios y que sean resistentes ante dicho proceso.

Etiquetado: Cada país y tipo de transporte tiene requisitos de etiquetado y rotulado de los envases o embalajes para entregarlo y manipularlo adecuadamente. Estas normativas, además de proteger al consumidor, pueden reducir el impacto ambiental. En este campo, es importante que las marcas necesarias para identificar el producto, origen y destino, peso y dimensiones, así como instrucciones necesarias para su manipulación, sean impresas con la suficiente durabilidad y legibilidad.

Legislación: Es importante estudiar la legislación del mercado meta. Usualmente, hay normativas en materia ambiental y de sustancias prohibidas que regulan el etiquetado. Además, existen permisos especiales para comercializar determinados productos.

Preferencias: Si se espera que el embalaje cumpla adecuadamente con su misión como "Facilitador de la Comercialización" es indispensable información cualitativa de mercado. Esta debe tomar en cuenta aspectos culturales, como el significado de los colores, las preferencias de formas, los hábitos de consumo, los volúmenes de compra, los usos especiales del producto y otros.

Medio Ambiente: La normativa relativa al medio ambiente tiene especial importancia al diseñar el embalaje. Esta evoluciona constantemente y existe una importante corriente internacional para generar etiquetas que certifican la amigabilidad con el ambiente o los esfuerzos de la empresa por proteger el ambiente. Estas etiquetas funcionan co-mo herramientas de comercializa-ción. Si bien hay un esfuerzo por unificar criterios, existen más de 20 sistemas de etiquetado ecológico en diferentes partes del mundo.

Costo y Calidad: Al tomar decisiones sobre envase y embalaje, el costo "total" es un aspecto fundamental. Por costo total se entiende el costo del transporte, el de manipulación, el adicional por producto en mal estado y pérdidas indirecta, el de aprovisionarse y almacenar el embalaje en sí y todos aquellos costos que se derivan. El material y el diseño del embalaje afecta también los costos de logística por su peso, volumen, capacidad de resistir y ajuste a los tamaños estándar de los contenedores. Se debe tomar en cuenta la proporción de su costo con el valor del producto que va a contener y la posible pérdida de competitividad. Según el tipo de embalaje puede incre-mentarse el volumen y peso, lo que afecta el costo del flete. Se debe ase-gurar la compatibilidad entre las dimensiones de embalaje y la de la unidad de transporte (pallets o contenedores) para conseguir la máxima utilización del espacio disponible. Es posible que las normativas de carácter ecológico y de manejo de desechos o reciclaje constituyan un costo adicional importante.

Por lo tanto, el análisis sobre costo del embalaje debe ser mucho más elaborado y no limitarse a revisar el costo directo, sino también cómo el embalaje afecta los costos relacionados.

Mayo 2006
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embconstruccion.clwww.revistahsec.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.