Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

COMBUSTIBLES
Consideraciones que evitan riesgos
para las personas y el medioambiente
Por Álvaro Boehmwald, Director de Ingeniería en Energía y Sustentabilidad Ambiental de Universidad San Sebastián, sede Concepción.
El desarrollo de nuestra sociedad ha estado ligado fuertemente al uso de combustibles líquidos. La trascendencia de los combustibles líquidos no solo está referida a temas netamente económicos, sino que también incorpora variables sociales, ambientales y, por sobre todo, de seguridad.
Álvaro Boehmwald.

Existe por delante un tremendo desafío para mejorar los niveles de desempeño en materia de Seguridad y Salud Ocupacional en las empresas relacionadas a la gestión y manejo de Combustibles, esto gatillado por la creciente y cada vez más rigurosa legislación, así como por el aumento del interés de las partes en cuestiones relacionadas al área de SSO.

Para el caso de Chile, una serie de reglamentos y normativas han buscado establecer los requisitos mínimos de seguridad para las instalaciones y los distintos procesos de los combustibles líquidos. Sin embargo, existe una diversidad de interpretaciones que pueden llevar a una organización o empresa no solo a incumplimientos en dichas normativas, sino también a malas interpretaciones de los roles y responsabilidades en la gestión de estos combustibles, pudiendo derivar en daños a las personas y al ambiente, que es precisamente lo que se requiere evitar. Es bajo este escenario, entonces, que el contar con un conjunto ordenado de actividades sistemáticas, destinadas a controlar o eliminar los riesgos, se convierte en una propuesta interesante de abordar.


Riesgos implícitos

Los combustibles líquidos representan para Chile una fuente de energía vital para sustentar sus procesos industriales y el desarrollo de la sociedad, por lo que el comprender los distintos elementos que componen la cadena de producción y consumo, resulta relevante para poder dimensionar los ámbitos en los que la seguridad de dichos procesos permitirán evitar daños a la salud de las personas y al medioambiente.

El usar o trabajar con combustibles líquidos en forma segura, requiere de la comprensión por parte de los usuarios de las propiedades y peligros que ello implica, y a partir de ello, tomar conciencia de los daños para nuestra salud que esto representa.

En el caso de los trabajadores vinculados de manera directa al manejo de combustibles líquidos, estos se encuentran permanente expuestos a diversos agentes de riesgo que presentan un alto potencial de daño para su salud, como la exposición a vapores que pueden ser inhalados; salpicaduras de combustible que pueden generar el contacto con la piel o los ojos, o la ingesta accidental de algún combustible.

Las sustancias químicas que pueden producir estos daños son conocidas como agentes químicos, los que pueden estar presentes en el manejo de combustibles como el diésel y la bencina, principalmente. Dentro de los agentes químicos más relevantes presentes en estos elementos, en términos de su toxicología, se encuentran el benceno, el tolueno, el xileno, entre otros. Pero también es posible identificar otros agentes químicos derivados del uso de estos combustibles, que luego se transforman en emisiones atmosféricas, como son el monóxido de carbono, dióxido de carbono, compuestos azufrados y nitrogenados, así como material particulado que, en el caso del diésel, por ejemplo, pueden llegar a ser 20 veces superiores a las partículas emitidas con bencina.

Para dimensionar el daño que pueden provocar estos materiales y sus derivados, es importante saber cuál es su vía de ingreso a nuestro cuerpo. Las más comunes son la inhalación y el contacto dérmico y ocular, siendo los principales efectos visibles las irritaciones de las vías respiratorias y pulmonares, mareos y cefalea en caso de inhalación, irritaciones en la piel en caso de contacto y lesiones mayores en caso de contactos prolongados con la piel u ojos. Si bien la ingesta es poco probable, sus efectos son náuseas, mareos y convulsiones. En este caso, es importante considerar que no se debe inducir el vómito, sino concurrir a la brevedad donde un médico para ser tratado.


Impacto sobre el entorno

En términos de los impactos sobre el medi o amb i e n t e , debemos tener en cuenta no solo su potencial vertido sobre un medio acuático o sobre el suelo, sino también los efectos a mediano y largo plazo que aquello traería sobre la biodiversidad, las emisiones derivadas de su uso que aportan significativamente a la calidad del aire que respiramos, al calentamiento global y cambio climático. Asimismo, se deben tener en consideración aquellas actividades de extracción, producción, transporte y almacenamiento de los combustibles fósiles, que implican procesos muy intensivos en el uso de recursos naturales y la generación de importantes pasivos ambientales. Conocida es la situación que ya ha afectado en un par de oportunidades a la bahía de Quinteros, en la que actividades de carguío de combustible han provocado situaciones ambientales complejas, derivadas de vertidos de combustibles fósiles que han producido importantes daños en el ecosistema y que han llevado a que autoridades y la comunidad en general -quienes en definitiva son los mayores afectados con este tipo de situacionescuestionen fuertemente el accionar de las empresas.

Ya conocidos los potenciales daños a la salud de las personas y al medioambiente, así como los factores de riesgos asociados, se deben adoptar las medidas preventivas destinadas a la eliminación o disminución de los riesgos, considerando en primera instancia aquellas que tiendan a eliminar el riesgo cuando la naturaleza de la actividad o sus características particulares lo permitan. Muchas de ellas pasan por una adecuada implementación de procedimientos que apoyen el uso, manejo y gestión de los combustibles, así como de sus distintos equipos asociados y el correspondiente mantenimiento de estos.

Lo más importante en la seguridad para el manejo de los combustibles, es considerar que se trata de un proceso preventivo y que debe tener en cuenta a todos los actores vinculados a su manejo y gestión, sin olvidar los potenciales riesgos a los trabajadores, la comunidad y al medioambiente.

Agosto 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.