Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

Jack Dennerlein, Northeastern University:
“En Salud Ocupacional y Ergonomía
se debe considerar la opinión de los trabajadores”

Además de brindar soluciones, la tecnología también ha ocasionado algunos efectos negativos en la salud de las personas, y las lesiones muscolo-esqueléticas y el estrés son solo algunas de estas consecuencias. Jack Dennerlein, Ph.D., especialista en Salud Ocupacional y Ergonomía de la Northeastern University (EE.UU.), ha trabajado en identificar el contexto en que se producen estos fenómenos para lograr controlarlos.
Jack Dennerlein.

¿Cómo se deben abordar los riesgos actuales de la Salud Ocupacional?
Hay que considerar tres factores: los físicos, los organizacionales-psicosociales y el humano. La tendencia hace pensar en ello como un sistema y verlos como elementos interrelacionados. Un ejemplo podría ser configurar toda una estación de trabajo de manera ergonómica, con iluminación correcta, un mobiliario adecuado, etc., pero también se debe pensar en el elemento humano que está involucrado y cómo se relaciona con la organización, en lo que habitualmente llamamos ergonomía “macro” u organizacional. Hay que pensar en el clima de seguridad, el que debe poseer políticas, prácticas y vías de comunicación que les permitan tomar decisiones seguras durante su jornada laboral. En este sentido, este es un contexto con múltiples variables a considerar, porque en un sistema todo engranaje es determinante para los resultados.

¿Es el uso de dispositivos móviles una variable a evaluar?
Efectivamente. Recién estamos entendiendo los riesgos actuales derivados de la tecnología y sus consecuencias en los trabajadores. Por ejemplo, vemos las dolencias musculo-esqueléticas ocasionadas por pasar muchas horas frente a un computador en una misma posición, y en los últimos años, se ha generado una reformulación en nuestra disciplina para generar posturas neutrales en las estaciones de trabajo.

Ahora bien, la movilidad de estos dispositivos tecnológicos nos presenta el fenómeno opuesto: ahora la estación de trabajo se ha trasladado al metro, un café, la sala de estar e incluso a nuestras camas. En esas situaciones, estamos realizando posiciones incómodas en las que pasamos mucho rato, apareciendo las lesiones estáticas (en el cuello, principalmente) y el estrés.

En una sociedad “conectada”, ¿se pueden delimitar los horarios de trabajo?
Llevar los dispositivos a cualquier parte implica, en la mayoría de los casos, que las personas estarán conectadas todo el tiempo (incluso en días de descanso), lo que genera estrés. Si bien no se han hecho estudios determinantes al respecto, es recomendable evitar estas situaciones a modo de prevenir consecuencias que pueden ser graves.

Conozco compañías que han implementado políticas de no enviar ni recibir correos electrónicos después de las 5 de la tarde, u otras en que los descansos durante la jornada laboral están estipulados como necesarios. No obstante, el poner en práctica tales acciones requiere de un compromiso que debe emanar desde el directorio de una organización, y ser apoyado por todas las áreas.

Es cierto que la tecnología nos da soluciones, pero nos está generando algunos riesgos nuevos, por lo que lo importante es estar conscientes de su identificación y de las consecuencias de un uso inadecuado.

¿Podría mencionar otros ejemplos de mejora?
Más allá de mencionar empresas que van a la vanguardia en estos temas, como pueden ser las tecnológicas (como Microsoft, Apple o HP), la literatura científica ha demostrado que es necesario entregarle a las personas las herramientas para generar cambios y que se les debe capacitar en cómo utilizar esas herramientas.

Por ejemplo, se puede entregar una silla con muchos ajustes ergonómicos, pero si el colaborador no sabe usarla, la medida no surtirá efecto. Asimismo, se debe potenciar que ellos mismos se sientan libres de idear su propia solución, concepto que se ha estado utilizando mucho como tendencia en los nuevos programas ergonómicos y que se relaciona con el mejoramiento continuo, es decir, evaluar, educar y continuar con la participación de los mismos trabajadores.

¿Qué pasos se deben tomar para mejorar el nivel de Salud Ocupacional y Ergonomía?
En primer lugar, debemos evaluar y entender el estado actual en estos ámbitos, así como también evaluar los riesgos de enfermedades y accidentes, porque van interconectados. Este análisis debe ser periódico, porque los riesgos van evolucionando muy rápido, y de esta forma, tendremos un mapa general y actualizado de los puntos de riesgo. Muchas veces las soluciones pueden ser simples. En la Construcción, por ejemplo, me ha tocado ver casos donde los trabajadores no tienen un espacio asignado para almorzar, por lo que debían hacerlo sentados en el suelo. Darles un espacio para almorzar es una medida que ayudará bastante, mientras que otras pasarán por la capacitación en el uso correcto de la maquinaria; sin embargo, generalmente son medidas que va relacionadas al mejoramiento continuo de la organización.


Jack Dennerlein -quien visitó recientemente el país en el marco del Summit 2016 de la Mutual de Seguridad- ha centrado su trabajo en la prevención de las lesiones relacionadas con el trabajo y los trastornos musculo-esqueléticos (TME). Los estudios de investigación del Dr. Dennerlein son observacionales, descriptivos y experimentales, basados tanto en experiencias de laboratorio como en el entorno de trabajo real.
Julio 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.