Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 29 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $963,88         •         UF=$34.244,61         •         UTM=$58.772

Fernando Fuentes, Associate Director EHS Lead de Laboratorio Chile:
“Los cambios conductuales
se generan desde la emocionalidad”

Altos estándares de gestión y calidad son un factor constante en los procesos de Laboratorio Chile, por lo que sumar un estricto programa de Seguridad Laboral no representaba un cambio mayor. Sin embargo, para lograr una cultura de seguridad, se requiere reunir a los trabajadores en torno a ella. Por esta razón, se implementó una campaña que apunta a la emocionalidad. Sobre el porqué de esta estrategia, conversamos con Fernando Fuentes, Associate Director EHS Country Lead de Laboratorio Chile.

¿Por qué se enfocaron en una campaña emotiva en Seguridad Laboral?
Si bien en la empresa existía una gestión en Seguridad, Salud Ocupacional y Medioambiente, fue en 2014 cuando un cambio estructural a nivel global le dio al área de EHS (Environment, Health & Safety) el nivel de Gerencia. Para generar cambios conductuales en los trabajadores, nos esforzamos en generar una campaña que impactara apelando a la emocionalidad. De esta forma, el modo de actuar y el estado de alerta frente a los peligros del entorno se abordan de manera responsable.

¿Qué otros cambios se realizaron?
Esta campaña es parte de un programa integral -propio de la gestión del cambio cultural en EHS- que anualmente se renueva para adaptar conceptos y reforzar aristas. Para ello, se definieron algunos indicadores KPI (Key Performance Indicators), tales como Lost Time Incident Rate (LTIR o Tasa de Incidentes con Tiempo Perdido), Total Recordable Incident Rate (TRIR o Tasa Total de Incidentes Registrables), Motor Vehicle Accidents per Million Miles Driven (APMM o Accidentes de Vehículos por Millón de Millas conducidas), entre otros. Todos ellos son indicadores de gestión que permiten establecer métricas para controlar las variables más críticas de los procesos en términos de seguridad, salud y medioambiente.

¿Qué acciones fueron trascendentes en esta campaña?
Parte de esta campaña de sensibilización consideró la realización de un material audiovisual que pudiera ser proyectado en instancias clave y que causara un impacto y valoración de la seguridad laboral en el trabajador. Ante esa idea, nos adentramos en el núcleo familiar de un grupo de trabajadores, visitando sus respectivos hogares, para buscar testimonios reales de familiares, quienes respondían a preguntas y enviaban mensajes relativos a, por ejemplo, la importancia del autocuidado y uso de elementos de protección personal.

El mensaje tomó fuerza, ya que iba cargado de la emoción real de proteger al ser querido durante sus horas en el trabajo, lo que caló hondo en el trabajador y en el resto de sus pares. Fue un proceso de mucha emoción, en que pudimos dar a conocer que ante un accidente no solo se ven afectados ellos mismos y la producción de una empresa, sino que también los familiares, quienes esperan que cada día llegue sano y salvo a la casa. Esta acción condujo a un cambio radical en la forma de abordar los riesgos.

¿En qué momento se presentó el video?
Hicimos una ceremonia a finales de 2014, donde invitamos a los trabajadores involucrados, sus compañeros y los gerentes de las diferentes áreas. Logramos un momento muy íntimo, en que compartimos emociones y logramos a la vez que el mensaje de seguridad fuera entendido totalmente, focalizado en nuestra meta de “Target Zero”. Desde esa ocasión, los videos se han presentado en reiteradas ocasiones en nuestros “safety moments” (momentos de seguridad), al inicio de cada reunión o entrenamiento.

Aparte de esta serie de videos, se dispusieron adhesivos en lugares de alto tráfico y un polidíptico con las “10 reglas de oro de EHS” , entre otros soportes. Asimismo, se han realizado actividades como obras de teatro con temáticas relativas al cuidado ergonómico; reconocimientos por buenas prácticas en seguridad laboral; semanas de la seguridad, etc. En tanto, en los primeros 365 días sin accidentes, se hicieron 497 charlas de 5 minutos denominadas “Safety Moment”, las que impactaron directamente a 653 empleados.

¿Cuál ha sido el apoyo ofrecido por la Alta Gerencia?
La empresa realizó una gran inversión para apoyar estas acciones, las que se vieron reflejadas en el control de variables críticas de proceso, a través de la incorporación de herramientas de Process Safety y Technical Safety, abordando diferentes aspectos de nuestros procesos e instalaciones, como calderas y generadores de vapor, protección de máquinas, redes de protección contra incendio, y otros puntos críticos. De acuerdo a sus indicadores, esto ha permitido llevar hasta hoy 600 días sin accidentes con tiempo perdido.

¿Cuáles han sido las directrices de esta campaña?
Nuestra premisa trasversal a los KPI, se ha centrado en un eslogan que llamamos “Target Zero”, del que se desprende que nuestro objeto es conseguir cero eventos de accidentes, enfermedades, emisiones e impactos ambientales.

Los pilares en que se sustenta este programa están dados por la responsabilidad de la Dirección, representada por el Site Leadership Team o Comité de Dirección (compuesto por los directores de las diferentes áreas funcionales de la compañía); la implementación de los procesos necesarios para realizar cualquier actividad (como la asignación de recursos y otorgar la facilidad a los trabajadores para que participen en actividades de entrenamiento); la prevención de riesgos como un comportamiento sistemático activo, y el ciclo de mejora continua.

¿Fue difícil que los trabajadores acataran esta nueva forma de trabajar?
Básicamente, no tuvimos problemas en esa área, ya que Laboratorio Chile ha trabajado por años con estrictos estándares y parámetros de calidad, dadas las exigencias de la industria farmacéutica. Entonces, el trabajo, de acuerdo a este nuevo estándar de seguridad, no fue invasivo ni traumático. Las dificultades pasaron por romper con ciertos paradigmas que se habían cristalizado en la organización respecto de la causalidad y origen de los accidentes como algo quizás esperable, lo que se logró derribar mediante la campaña de sensibilización y modificación conductual de comportamientos críticos.

¿Qué focos de riesgo aún quedan por abordar?
Aún tenemos un capítulo pendiente con una fracción de colaboradores que componen nuestra fuerza de venta, ya que nuestra área de promoción médica (personal directo de la compañía) se enfrenta día a día a la conducción de vehículos motorizados en la vía pública, lugar sobre el cual no tenemos control; por lo tanto, debemos potenciar las conductas a través de programas de conducción defensiva; es allí donde pondremos el acento esta vez.

A su juicio, ¿Laboratorio Chile ya posee una cultura de seguridad?
Esta es una tarea a largo plazo, pues a medida que se avanza, aparecen nuevas dificultades. Ahora bien, desde la óptica del cambio de mentalidad y comportamiento, respecto a cómo evolucionan las organizaciones en materias de “Cultura de Seguridad”, de acuerdo a la “Curva de Bradley”, diría que actualmente estamos en una etapa intermedia en que dejamos el primer estado en que el trabajador deja la responsabilidad de su seguridad en el supervisor, para ahora estar en una etapa donde es el mismo trabajador quien está consciente de los riesgos y sus consecuencias y puede actuar bajo los procedimientos de manera clara. Debemos evolucionar a través de la concientización sobre los riesgos de manera que los trabajadores no solo se hagan cargo de su autoprotección, sino también de la protección de sus compañeros; con esto consolidaremos la migración definitiva desde una cultura reactiva a una de carácter netamente predictivo.

Junio 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.