Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Cáncer labial: Una patología frecuente y evitable

En el ámbito laboral, el cáncer labial se asoma como uno de los efectos más nocivos de la exposición al sol, siendo un problema recurrente en trabajadores agrícolas o de la construcción.

El cáncer de cavidad oral es el sexto más frecuente en el mundo. En nuestro país, según el proyecto Globocan, de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, esta patología (incluyendo el cáncer de labio), tiene una incidencia de 1,2 por cada 100.000 habitantes.

En particular, el cáncer de labio representa el cuarto tipo en frecuencia de los cánceres de la cavidad bucal, tiene una alta mortalidad, y su principal causa es la exposición solar crónica. La mayoría de los casos se presenta en hombres más que en mujeres, sobre todo en quienes trabajan en las áreas agrícolas, de construcción y minería, es decir, en actividades al aire libre, siendo mayor la incidencia en el labio inferior porque es donde llega de forma más directa el sol.


Acerca de la enfermedad y acciones preventivas

Esta patología se desarrolla generalmente en personas sobre los 50 años como una irritación crónica del labio, que después se transforma en una herida que cuesta cicatrizar, lo que se llama Queilitis Actínica. Cuando la Queilitis es persistente, puede derivar en un cáncer de labio de tipo escamoso. Lo anterior ocurre porque las células de la piel del labio van acumulando mutaciones genéticas causadas por la exposición a radiación ultravioleta en forma permanente.

En tanto, hay personas que mantienen la Queilitis Actínica en forma persistente, siguen exponiéndose al sol y no tratan la patología, lo que puede evolucionar a un tumor propiamente tal. Sin embargo, también puede suceder que existan pacientes que debutan con una masa tumoral en el labio, sin haber tenido irritación previamente.

Lo importante es la consulta en etapas precoces, donde el tratamiento tiene un rendimiento alto y evita la evolución hacia tumores de mayor tamaño o mal diferenciados, que conllevan a mayor riesgo de invasión hacia zonas más profundas, metástasis a los ganglios del cuello o a distancia, y probabilidad de muerte por esta causa.

Tras obtener una biopsia para confirmar el diagnóstico, el tratamiento del cáncer de labio varía según lo avanzada que se encuentre la enfermedad, pudiendo tratarse con cirugía o tratamientos tópicos antineoplásicos como Imiquimod. En el caso de carcinoma escamoso, se debe extirpar en forma completa mediante cirugía y, cuando está muy avanzado, se debe realizar el estudio de los ganglios del cuello. En algunos pacientes, puede ser necesario el uso de radioterapia, además de la cirugía.

Se debe recalcar que la irritación crónica del labio no es normal, y una consulta puede ayudar a realizar un diagnóstico oportuno de esta patología oncológica y evitar la evolución a un cáncer avanzado. Además, debemos incentivar políticas de salud que promuevan el autocuidado a través de la utilización permanente de protección solar (incluyendo protección de labios) y barreras como sombreros, ropa protectora, techos, etc.


Protección incluso en invierno

Durante el verano, la protección de la piel es una preocupación; sin embargo, en invierno es una de las áreas más olvidadas y de las que más sufren con el frío. En esta época, existen ciertos factores que hacen que uno deba tener mayor cuidado, como la sequedad ambiental que genera una tendencia al resecamiento en pieles más delicadas. Se recomienda que durante esta estación los baños sean más cortos, pues el agua tiende a resecar más que a humectar. También es importante evitar las duchas demasiado calientes.

Hay que evitar el exceso de jabón, esponja y sales de baño. En un día normal, es mínimo lo que se ensucia la piel; son células muertas y transpiración, y eso con un baño en el que escurra agua solamente es suficiente. Es decir, la persona podría usar jabón una vez a la semana y estar igual de limpia, ya que en términos estrictos, el jabón agrega muy poco a la higiene corporal.


¿Cómo hidratar la piel?

La cara, labios y manos son los que más se resienten con el frío. Se recomiendan cremas emolientes, que contengan urea, ya que otorgan una humectación durante todo el día, aminorando el proceso de escamación. También es vital la limpieza de la cara en la mañana y en la noche; el uso de guantes en las manos y la mantequilla de cacao para los labios. No olvidar el uso de bloqueador solar, sobre todo en quienes practican deportes de invierno, que deben, además de cuidarse de quemaduras solares, preocuparse de hidratar cada cierto tiempo zonas como la cara y los labios.


Artículo gentileza de Dra. Catalina Bley, Dermato-oncóloga del Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez (FALP).
Mayo 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.