Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

ATMÓSFERAS EXPLOSIVAS
Donde la información y la formación son la clave
Por Ana Alcayaga, Directora de Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medioambiente, Universidad San Sebastián.
En diversas industrias, los riesgos asociados al trabajo en atmósferas potencialmente explosivas, se incrementan cuando la información preventiva disponible y la reglamentación son escasas.
Ana Alcayaga.

Las atmósferas explosivas son poco conocidas por las empresas y los trabajadores en general, en cuanto a su regulación y detalles técnicos. De hecho, a nivel nacional no existe una regulación establecida y legislada, sino que existen guías técnicas de origen español que sirven como referencia a los expertos en el área de seguridad.

Una explosión en este tipo de atmósferas, se origina cuando se llega a una proporción de aire que, por la presencia de la fuente de ignición (ya sea de roce o electricidad estática), produce una inflamación acelerada. Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España, las explosiones se definen como la mezcla en el aire de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos, donde tras una ignición (punto en el que se enciende la mezcla), la combustión se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada.

Un claro ejemplo de atmósferas explosivas son las fugas en el proceso de soldadura al interior de un estanque. Aquí, la fuga de acetileno es la que generaría la explosión al contacto con la chispa. Entonces, estas son explosiones químicas producidas a partir de una reacción de combustión que genera gases calientes que se propagan rápidamente. Es por esto que los accidentes que suceden en estas atmósferas, son sumamente graves.


La seguridad

Toda medida de seguridad dependerá exclusivamente de la empresa, pues en cada lugar, se trabaja con sustancias distintas y es complejo agrupar a todas por igual. Por esto, resulta clave la información y formación de las personas que se desenvuelven o circulan por un lugar con atmósferas explosivas.

Por otra parte, es importante que el trabajador conozca las distintas medidas preventivas. Es más, cualquier persona que vaya a ingresar a una zona de atmósferas explosivas, debe saber los riesgos que esto implica y, además, manejar los protocolos existentes en la empresa para casos de emergencia.

Así, para evitar accidentes, una de las claves está en conocer las sustancias que están implicadas en determinados procesos, además de los resultados de las evaluaciones de riesgo del lugar y ocupar el equipamiento necesario para entrar a las distintas áreas. Otras consideraciones generales incluyen:

Todo trabajador que acceda a un área donde exista riesgo de explosión, debe estar informado de los peligros que dicha zona tiene. Esto implica, por ejemplo, una capacitación pertinente realizada por expertos en materia de seguridad.

Conocer cuál es la evaluación de estos riesgos, para saber si este es alto, medio o bajo; y utilizar los implementos y sistemas de protección correspondientes según su clasificación.

Conocer los permisos para zonas y actividades específicas, ya que no en todas las áreas se pueden ejecutar las mismas acciones, en virtud que pueden representar un riesgo para las personas que se encuentren en el perímetro, como por ejemplo, fumar, soldar u otras.

El lugar debe estar perfectamente señalizado. La información es la base para que las personas puedan reaccionar.

Contar con la suficiente capacitación en relación al plan de emergencia en caso de incendio y explosión.

Es sumamente importante actuar de manera juiciosa e informada tras una explosión. En este sentido, se deben seguir las rutas indicadas, las señalizaciones de evacuación y las indicaciones contenidas en el plan de emergencia. En este último, se detalla qué hacer, por ejemplo, cuando hay personas heridas.


El equipamiento

Desenvolverse en este tipo de atmósferas sin un correcto equipamiento es riesgoso. Para esto, se debe utilizar una ropa de trabajo adecuada, equipo de protección individual (autónomo), medidas de protección colectiva, herramientas y equipos permitidos en la zona, además de evitar las actividades que no se puedan hacer en el área.

Todos estos detalles se deben considerar partiendo por el empleador, quien debe disponer de un protocolo y procedimiento seguro de trabajo para sus funcionarios y operarios. Además, debe tener claramente identificados los lugares donde se pueden formar atmósferas explosivas, clasificándolas por zonas y por las sustancias que puedan provocar una explosión. Ante todo, reconocer fácilmente la fuente de ignición es primordial, junto a la sustancia que originaría una posible inflamación, ya que al identificar los posibles riesgos, estos se pueden evitar.


La medición

Como siempre, en la prevención está la mejor medida para cualquier clase de problema. Cuando en este tipo de atmósferas, se generan todos los protocolos previos necesarios, los accidentes son evitables. Por eso, no se debe olvidar que el paso más relevante ante cualquier inicio de trabajo, está en la evaluación de los riesgos, donde se incluye -entre otras acciones- la medición de la atmósfera. Se recomienda que esta se haga de forma remota, es decir, que el trabajador no ingrese al espacio por medir, ya que desconoce los riesgos que allí se presentan.

En este sentido, la medición, el uso del equipamiento adecuado y los protocolos de seguridad, así como contar con un conocimiento acabado sobre atmósferas explosivas, son tareas fundamentales de los profesionales expertos en prevención de riesgos. Por esta razón, para todo tipo de empresa, es relevante contar con un experto en materia de seguridad, que sepa evaluar efectivamente dónde se encuentran los lugares con zonas de atmósferas explosivas y los productos que puedan representar un riesgo para la salud de quienes se desempeñan en las diversas tareas.

En este sentido, la medición, el uso del equipamiento adecuado y los protocolos de seguridad, así como contar con un conocimiento acabado sobre atmósferas explosivas, son tareas fundamentales de los profesionales expertos en prevención de riesgos. Por esta razón, para todo tipo de empresa, es relevante contar con un experto en materia de seguridad, que sepa evaluar efectivamente dónde se encuentran los lugares con zonas de atmósferas explosivas y los productos que puedan representar un riesgo para la salud de quienes se desempeñan en las diversas tareas.

Abril 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.