Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Cómo enfrentar el síndrome de la “Silla Caliente”

El síndrome de la “Silla Caliente” o “Presentismo Laboral” suele manifestarse en momentos de incertidumbre económica (desaceleración), organizacional (posible fusión o venta) o profesional (subutilización) por los que se puede atravesar.

El estado o problemática de presentismo laboral puede detectarse cuando un empleado presenta un rendimiento menor que el de costumbre, se muestra poco motivado con su trabajo o tiene escaso compromiso con su área y la organización en general.

Mientras que la incertidumbre económica y organizacional puede tener su origen en múltiples factores externos, la poca claridad profesional puede surgir porque el trabajador está siendo subutilizado o no es considerado como pieza importante por la administración.

Esto puede suceder porque quienes lideran una empresa no crean los espacios necesarios para que sus colaboradores aporten ideas que nutran los diversos procesos organizacionales o cuando una persona tiene asignadas responsabilidades y tareas menores, en comparación a sus reales capacidades, habilidades y formación. En este contexto, existen siete caminos que pueden seguir las organizaciones para enfrentar de la mejor manera este síndrome, sin tener que despedir al empleado:

1. Mantener una comunicación fluida y de puertas abiertas: en aquellas situaciones de incertidumbre, la clave está en crear los espacios necesarios para aclarar las dudas, consultas o temores que tengan los empleados. Así, ellos pueden acceder a la versión oficial de la compañía y esta puede controlar a tiempo los rumores que aparezcan.

2. Fijar objetivos laborales: estos deben ser claros y medibles en el tiempo, sean para el corto, mediano o largo plazo.

3. Planificar la jornada diaria: esto significa que cada empleado haga una lista de las tareas que debe ejecutar cada día.

4. Priorizar las tareas según su importancia: además de listar las acciones que se deben ejecutar cada día, hay que establecer el orden de prioridad en que se ejecutarán.

5. Evaluar los buenos y malos resultados que obtiene cada trabajador: esto significa potenciar los aciertos laborales y mejorar los errores o malos resultados que se obtengan. Para ello, es fundamental que la persona tenga “feedback” o retroalimentación de la jefatura.

6. Crear espacios para una mayor participación e innovación: si todas las empresas destinaran espacios para que sus trabajadores participaran e innovaran, aportando ideas o desarrollando proyectos en dicha dirección, aumentaría notablemente el grado de satisfacción de estos y, en consecuencia, su compromiso con la empresa.

7. Fortalecer los lazos de confianza: la confianza es un elemento importante en la relación de trabajo para obtener buenos resultados por ambas partes. Empleador y Empleado deben mantener una comunicación fluida y franca, una relación abierta, donde se conozcan los horizontes de los proyectos y con lineamientos claros. La confianza es un bien mutuo que es fundamental para el logro de los objetivos.

Finalmente, cabe señalar que los puntos antes mencionados deben transformarse en política de la organización. No olvide que un individuo desmotivado logra traspasar ese problema al menos a tres personas de su entorno.


Artículo gentileza de Roberto Aichele, Senior Associate de la consultora IT Hunter.
Marzo 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.