Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 5 de Octubre de 2022         •         Dólar= $939,90         •         UF=$34.326,40         •         UTM=$58.772

COMUNICACIONES SATELITALES Y DE RADIOFRECUENCIA
Alternativas para la prevención y las emergencias

Chile es un país regularmente afectado por desastres naturales, por lo que contar con tecnologías alternativas, como comunicaciones satelitales y de radiofrecuencia, puede marcar una diferencia. Para conocer las características y potencialidades de estos sistemas, nos reunimos con importantes actores del mercado en el desayuno organizado por HSEC Magazine.

El sufrir las consecuencias de erupciones volcánicas, terremotos de gran intensidad, maremotos e inundaciones es una realidad habitual en nuestro país y debemos estar preparados de la mejor forma para mitigar sus efectos, evitando sobre todo pérdidas de vidas humanas. En estas situaciones, los sistemas de comunicaciones que funcionen sin interrupciones, como la telefonía satelital y los equipos de radiofrecuencia, son cada vez más una necesidad. Sin embargo, la utilidad de estos equipamientos destaca no solo frente a desastres naturales y situaciones de emergencia, sino también en operaciones industriales y actividades productivas, donde brillan como herramientas que permiten tanto prevenir como reaccionar frente a escenarios de riesgo.

Carlos Castro, COMPAN.
Daniel Malaiu, TESACOM.
Jaime Guzmán, TECTEL.
Pedro Murúa, GALLYAS.
Irmaru Rodríguez, AXESAT.

Conciencia y prevención para la seguridad

A juicio de Carlos Castro, General Manager de Compan, las comunicaciones satelitales son, para la gestión de escenarios de emergencia, sumamente importantes y han marcado un verdadero hito en el país. “Desde hace ya muchos años, se ha comprendido la relevancia de utilizar teléfonos satelitales en emergencias, porque, en la práctica, las comunicaciones telefónicas o celulares simplemente quedan inutilizables. Un ejemplo reciente es el último aluvión que asoló Copiapó, donde los aludes destruyeron la fibra óptica y la ciudad quedo prácticamente aislada por horas”, comentó.

Sin embargo, a pesar de que su utilidad es clara, aún no existe suficiente conciencia de la importancia de contar con estos equipos que, al operar con satélites, no dependen de la actividad terrestre. Por su parte, Daniel Malaiu, Gerente General de Tesacom, afirma que en muchos casos “todavía no se toma conciencia de lo que puede suceder cuando no se hace prevención; se miden las vidas humanas como si fueran un número y no se considera que muchas desgracias se habrían podido evitar. Por ejemplo, en el ejemplo de los recientes aluviones en el Norte Chico, con un buen sistema de comunicaciones se habría podido avisar a las localidades que se encontraban en su ruta y que fueron afectadas. Sabemos que, por lo menos, hay tres catástrofes al año y, en vez de prevenir, las estamos esperando para reaccionar. Hoy, la tecnología existe y es accesible”.

En ese sentido, Jaime Guzmán, Gerente General de Tectel, indica que es importante recordar que los últimos eventos naturales han demostrado que lo que subsiste es la comunicación satelital y las radiocomunicaciones. “Para el terremoto del 27F, las comunicaciones eran a través de radio a nivel local y de satélite, en forma nacional, porque se encontraban cortadas las fibras ópticas y los enlaces de microondas”, añade. “En este sentido, resulta clave el desarrollo de la interoperabilidad, que es donde radica el sentido de las comunicaciones, uniendo el mundo de las radios con otras comunicaciones como la satelital. La idea es que las comunicaciones sean redundantes e interoperables, que un equipo de radio se pueda comunicar a través de un satélite, con un celular, con distintas bandas, y entrar al mundo IP”.


Seguridad y comunicaciones en la industria

Más allá de su utilidad en las emergencias, las comunicaciones satelitales y radiales también tienen una utilidad relevante en distintos sectores industriales, tanto en el área de seguridad como de operaciones, aunque cada vertical tiene necesidades particulares que es necesario identificar claramente para desarrollar proyectos exitosos.

Lo que sucede, de acuerdo a Pedro Murúa, Jefe de Adquisiciones y Marketing de Gallyas, es que muchas veces los clientes tienen “necesidades poco claras”. “Por ejemplo, si nos enfocamos en la seguridad básica de un centro comercial, su interés es mantener comunicados a los guardias, pero eso es solo el primer paso, porque existen otros puntos críticos, e industrias como la minería lo han comprendido. Entonces, cuando se plantean proyectos de esta envergadura, es fundamental entregar una explicación muy detallada de los requerimientos que se van a cubrir, y esa es nuestra tarea, porque cada uno de estos equipos tiene configuraciones particulares que es necesario transmitir al cliente, para que obtengan los resultados esperados”, asevera.

Esta situación se hace más compleja, debido a que, como explica Irmaru Rodríguez, Sub Gerente de Operaciones de Axesat, muchas veces los clientes adquieren soluciones “a la carta”, que tienen dimensiones y características determinadas. “Estas empresas no toman muchas veces la precaución de conversar con el fabricante para explicarles claramente cuáles son sus necesidades, por lo que no siempre adquieren lo que realmente cubre todas las necesidades de la organización”, acota. Respondiendo a esas diversas necesidades, hoy existen modelos de radios y teléfonos satelitales que incorporan aplicaciones de emergencia, como un botón de pánico, que puede rastrear la posición de una persona enviando las coordenadas para su rescate, o de “hombre caído”, utilizados por los brigadistas forestales, pues incorporan sensores que detectan si el operario está incapacitado (a raíz de un desmayo, por ejemplo) y envían una señal de alarma.

Para los participantes de este desayuno, resulta positivo el hecho de que las empresas de este sector busquen constantemente avances tecnológicos e innovaciones. “No obstante, en nuestro país, los clientes tienden a quedarse con la tecnología que ya tienen, pensando que eso es lo único que existe, y no saben que los nuevos modelos pueden enviar datos, señales de GPS o comunicarse con los satélites. Por esa razón, tenemos también un rol de informar y dar a conocer los nuevos desarrollos”, acota el ejecutivo de Tectel.


La necesidad de una política-país

Para la masificación de este equipamiento, y en especial de su uso como elemento de emergencia, el ejecutivo de Compan, sostiene que resultaría “muy importante contar con un gremio fuerte que impulsara y defendiera esas ideas que son importantes para el país”.

Asimismo, Murúa añade que el uso de estos dispositivos “no está normado, está supeditado a normas internacionales (como la ISO) o a las especificaciones de los fabricantes que determinan las condiciones de uso de acuerdo a los diversos rubros. En este sentido, su utilización asociada a la prevención de riesgos depende exclusivamente de las políticas internas de seguridad de cada organización”, añade Murúa.

Por ello, es fundamental que estas soluciones sean parte de los proyectos desde su génesis. “De lo contrario, se crean graves confusiones que llevan a sistemas que no funcionan. Hay que entender qué es lo que necesita el prevencionista, porque cada empresa requiere un traje distinto”, asegura Guzmán.

Coincidiendo con lo anterior, Malaiu comenta que “hoy existe mucha tecnología que se puede emplear, pero es necesario estar desde el inicio de los desarrollos y darles la importancia que tienen, porque en ocasiones las decisiones se toman en un nivel que no corresponde al que genera la necesidad”. A su vez, Rodríguez señala que “en la mayoría de las empresas, el core business no es prevenir, por lo que apartan para este ítem un presupuesto muy reducido, y si no cuentan con la información adecuada, preferirán invertir de modo más directo en su negocio, como en una nueva máquina, sin darse cuenta de cuánto pierden por no hacer las inversiones en comunicaciones de emergencias”.

El ejecutivo de Tectel afirma que el cambio también debe pasar “por la profesionalización de las comunicaciones y de lo que busquen las empresas con ellas. Tiene que ver con la relación que existe entre el operativo y el ejecutivo -quienes tienen visiones totalmente diversas- y la no existencia de un protocolo de comunicación para ambos niveles, por lo que ambos no dimensionan la relación costo-beneficio que pueden obtener”.

Sin duda, existen muchas posibilidades en variadas industrias, pero para alcanzar y acrecentar su utilización es necesario superar barreras relacionadas con la percepción del alto costo que tienen estos productos. “Pero es solo eso, percepción, porque hoy existen diversas modalidades (como prepago, postpago, etc.) para acceder a estos sistemas cada vez más asequibles”, explica el ejecutivo de Tesacom. En este sentido, aún hay un largo camino por recorrer, que rompa mitos y barreras, e instale las comunicaciones satelitales y radiales como una alternativa eficiente y segura para situaciones de emergencia y operaciones industriales.

Septiembre 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.