Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Martes 4 de Octubre de 2022         •         Dólar= $951,34         •         UF=$34.312,76         •         UTM=$58.772

CAMANCHACA
Su apuesta por encantar al capital humano

Proyectarse con solidez para el futuro, con un recurso humano capacitado, comprometido y satisfecho de su rol, es el desafío que emprendió esta empresa pesquera y acuícola a comienzos del 2012. La tarea involucra grandes retos, entre ellos, “cambiar el switch” de los niños y jóvenes de las localidades en las que están presentes, para encantarlos y motivarlos a desarrollar su vida laboral y familiar en torno al mar.

Heloisa Schneider, Gerente de Sustentabilidad de Camanchaca.

Luego de 50 años dedicados al desarrollo de la industria pesquera y de la acuicultura en Chile, en el año 2010 Camanchaca dio un salto y se abrió a la bolsa. A partir de ese hito sus horizontes crecieron. Considerando la complejidad que representa el manejo del recurso productivo renovable como la pesca y acuicultura en el mundo de hoy, la empresa comenzó un proceso de reinvención para ser integralmente sustentable. En esa definición, el capital humano emergió como una de las aristas más importantes.

La alta gerencia de la compañía se comprometió con ese propósito y una de sus líneas de acción fue asumir el reto de incorporar a sus filas el recurso humano necesario para llevar adelante su estrategia de desarrollo. El desafío fue asumido por toda la organización y liderado por la Gerencia de Sustentabilidad, a cargo de Heloisa Schneider, con la colaboración de Giovanna Dodino, asesora del área.

A comienzos de este año pusieron en práctica los programas “Encantar” y “Way to go”. El primero se enfocó en lograr que niños de quinto y sexto básico se encantaran con el mar, la vida y la alimentación sana; y el segundo en ampliar y adecuar a las necesidades del sector la formación técnica de los estudiantes de tercero y cuarto medio, para ofrecerles más oportunidades laborales futuras.

Ambas iniciativas tienen una gran responsabilidad formativa y buscan generar una relación estable y de largo plazo con los colegios, lo que a juicio de Heloisa Schneider implica grandes esfuerzos de parte de la organización. “Somos una empresa productiva y nos ocupamos de hacerlo bien, pero junto con eso queremos trascender en ese rol y expandir la estrategia de sustentabilidad que hemos definido a toda la compañía y a la comunidad que nos rodea. Estamos conscientes de que es un gran desafío, que implica cambios culturales y un compromiso importante tanto interna como externamente”, explica la Gerente de Sustentabilidad de Camanchaca.


Más cerca del mar


No resulta fácil volver la mirada hacia un sector productivo con olor a harina de pescado y donde el recuerdo del virus ISA -que hace un tiempo atrás afectó al salmón chileno- sigue rondando. Todo esto, a pesar de que el sector pesquero y acuícola evoluciona positivamente año a año y que ocupa el tercer lugar en las exportaciones del país. Son esos logros los que deben ser conocidos por la gente, en especial por aquella que vive en los pueblos y ciudades cerca del mar. “Lo complejo es que las personas adultas tienen una idea preconcebida respecto a la pesca y es difícil luchar contra esa percepción negativa de algunos. Eso nos llevó a pensar en los niños, a entender que si ellos logran ‘cambiar el switch’ podrán descubrir todas las posibilidades que el mar les presenta como mercado laboral futuro y medio de vida”, indica la ejecutiva.

Motivados por esta realidad, la empresa tomó la decisión de empezar a trabajar con el proyecto “Encantar” en la enseñanza básica, específicamente en los cursos de quinto y sexto nivel, entendiendo que los niños de esta edad tienen una mente permeable y asimilan de forma rápida el conocimiento. Esto, no sólo con la necesidad de formar capital humano, sino también como una forma de evitar la migración hacia otros lugares, como los centros mineros. .

Se seleccionaron tres colegios de las ciudades de Chonchi y Cochamó en el Sur, además de Caldera en el Norte, teniendo como criterio que en ellos estudiaran hijos de trabajadores de Camanchaca, que físicamente se ubicaran en las cercanías de sus operaciones y que estuvieran situados de cara al mar, para generar un vínculo más fuerte.

Actualmente, el trabajo con los colegios está en pleno proceso de desarrollo a través de planes piloto, pero con una visión muy distinta a la de los tradicionales proyectos de Responsabilidad Social Empresarial. No se aporta con recursos económicos, sino que con tiempo y conocimientos. Esto implica trabajar conjuntamente con los colegios, revisando su malla curricular y sugiriendo modificaciones para incorporar la temática del mar en ramos como matemáticas, ciencia y lenguaje.

Heloisa Schneider reconoce que esta es una iniciativa compleja. “Los colegios no están acostumbrados a ser actores protagónicos, sino más bien a ser sujetos de las propuestas de privados y nosotros estamos trabajando para que eso cambie”.


El desafío Técnico-Profesional


En paralelo a “Encantar” está “Way to go”, el proyecto de educación para terceros y cuartos medios de educación técnico profesional. Los desafíos en este ámbito son aún más complejos, principalmente por la escasez de los alumnos que llegan a estos cursos de especialización.

El trabajo aquí tuvo el mismo tipo de aproximación que en el caso del proyecto de enseñanza básica. El área de sustentabilidad se reunió con los directores y con las unidades técnicas y pedagógicas para presentar e implementar su propuesta. Gracias a esa cercanía, observaron que los currículos no estaban adaptados a la realidad de lo que requieren las empresas hoy y que a los alumnos les falta desarrollar algunas habilidades.

Camanchaca asumió la tarea de analizar el plan de estudio junto con los representantes de las áreas de producción y administración de la compañía, a fin de identificar qué temáticas debiesen ser incluidas a fin de formar un profesional más integral y ampliar sus opciones laborales. “Hicimos nuestras propuestas con una mirada amplia. No sólo pensamos que el alumno se debía formar para trabajar como técnico en acuicultura, sino que su formación debiera permitir que se desempeñe en otras áreas de la industria pesquera, como administración, contabilidad, salud y seguridad, por ejemplo”, explica.

Con estos dos proyectos en desarrollo, Camanchaca espera volver la mirada de los niños al mar, para que cuando crezcan consideren la especialización en el sector pesquero y acuícola como una alternativa válida para desarrollar su futuro profesional.

Diciembre 2012
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.