Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

SEGURIDAD Y SALUD LABORAL EN MINERÍA
Una tarea que no termina

La minería es actualmente el sector industrial más seguro en Chile. Sin embargo, a pesar de esta positiva tasa de accidentabilidad, la tarea no está terminada y las acciones para mejorar en el sector no descansan; ahora los focos serían mejorar procedimientos y bajar la tasa de mortalidad.
Foto gentileza de Codelco.

Llegar a las tasas que presenta hoy la industria minera en Chile ha sido el resultado de un arduo y persistente trabajo orientado a mejorar la seguridad de los trabajadores. Según indica la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), la tasa de accidentabilidad de este sector alcanza el 1,5%, cifra que incluso ha llegado a superar los estándares de países como Estados Unidos y Canadá.

Macarena Herrera Sandoval, Jefe de Proyectos, Gerencia Comercial Zona Norte, Mutual de Seguridad CChC, explica que “actualmente, el foco en seguridad está puesto en los procedimientos, ya que un importante porcentaje de accidentes en la minería tienen que ver con que no se cumplió con un determinado método, lo que requiere mejorar el nivel de comprensión y ejecución de los trabajadores”.

De la misma forma, otro de los temas que preocupa y en el que se debe seguir trabajando en la minería se relaciona con las cifras de mortalidad, que siguen siendo las más altas de la industria. “La realidad es que hoy tenemos un foco urgente en el sector, que es la erradicación de los accidentes con resultado de muerte, tanto en el trabajo como en el trayecto hacia las diferentes faenas”, señala Arturo Cares, Gerente de Prevención de la ACHS. El profesional enfatiza en que el sector presenta la tasa de mortalidad más alta de la industria, “lo que, sin duda, debe ser un tema de permanente preocupación para todos quienes se desempeñan directa o indirectamente en el sector, más aún si consideramos que en muchos de los casos registrados se presentan causas similares. En este sentido, la conducción, el trabajo en altura, los derrumbes y desprendimientos de roca, están presentes en muchos de los siniestros”.

En este contexto, de acuerdo al ejecutivo de ACHS, “se requiere un trabajo tripartito mucho más fuerte, en el que participen activamente trabajadores, empleadores y el Estado, para que en conjunto se definan acciones coordinadas y permanentes que apunten a controlar estos siniestros. Asimismo, los organismos administradores también debemos desempeñar un rol mucho más protagónico desde nuestra perspectiva asesora”.


Salud de los trabajadores

Para abordar la problemática de manera integral, no se deben dejar de lado en este análisis los riesgos que pueden llegar a producir enfermedades en los trabajadores. En este sentido, como explica la profesional de la Mutual, “el foco es generar ambientes de trabajo libres de exposición o exposición controlada, ya que ciertas situaciones -como la altura o los rayos del sol- no se pueden eliminar, pero sí controlar y mitigar”. Además, Macarena Herrera agrega que “otras exposiciones como al polvo (sílice) y ruido (hipoacusia) son completamente erradicables en la medida que cada organización haya identificado los riesgos”.

Por su parte, María Cristina Betancour, Gerente de Investigación y Desarrollo de Sonami, aclara un mito referente a la altura geográfica y el efecto en los trabajadores, en que se dice que la minería en altura es más peligrosa por la menor cantidad de oxígeno a la que están enfrentados los trabajadores. “Las estadísticas de Sonami indican que desde el año 2012 (primerdato disponible) la minería en altura ha mostrado sistemáticamente una menor tasa de accidentabilidad comparada con el resto de las faenas. El último dato disponible indica un 0,18% de accidentabilidad para la minería en altura, mientras alcanza a 0,29% para la gran y mediana minería total” enfatiza.


Pequeña y mediana minería

Diferente es la situación cuando se aborda la seguridad laboral entre las empresas pequeñas y medianas del sector minero, las que no presentan los mismos resultados en accidentabilidad que las grandes empresas. Esto, sin duda, posiciona otro gran desafío que tiene el país en el sector: las diferencias abismantes que se dan entre la pequeña y gran minería. Según Arturo Cares, “para cambiar este panorama, es fundamental hacer una fuerte inversión en educación y entrenamiento de los líderes de esas organizaciones y sus equipos”. El profesional de la ACHS agrega que “una segunda posibilidad de mejora es trabajar en conjunto con la autoridad en la generación de programas de fiscalización asistida, para que de esta forma se logren resolver muchos de los problemas que existen en este grupo de empresas. Finalmente, se requiere reforzar los programas que permitan un acceso preferente a tecnología que posibilite incrementar la seguridad de los procesos de explotación”.

Ante esta problemática, Macarena Herrera considera que lo principal es mejorar y fiscalizar los estándares de seguridad con los que cuentan, destacando la capacitación como una forma de lograr cumplimientos básicos en seguridad. “La pequeña, mediana y gran minería tienen la misma responsabilidad de proteger a sus trabajadores, mantener procesos limpios y aportar al desarrollo sustentable de la comunidad en la que operan. Por eso, mejorar los índices de accidentabilidad y fatalidad en esta industria es una tarea que incluye a los ministerios de Minería, Salud y Trabajo, Sernageomin, mutualidades, compañías mineras y proveedores de servicios”, indica.


Liderazgo reconocible

De acuerdo a las definiciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la seguridad y salud laboral se construye en un medioambiente de trabajo adecuado, con condiciones de trabajo justas, donde los trabajadores puedan desarrollar una actividad con dignidad y donde sea posible su participación para la mejora de las condiciones de salud y seguridad.

Para lograr lo anterior, según Arturo Cares, “una variable que permanentemente debe ser reforzada es el liderazgo visible, en el sentido de cómo los equipos directivos, con su ejemplo, logran impactar la cultura de la organización, generando, de esa forma, un círculo virtuoso en el equipo hacia conductas cada vez más seguras”.

Si bien el liderazgo es un factor determinante, también es importante que la organización sea capaz de reconocer nuevos factores de riesgo para ir generando políticas robustas para su control. En ese sentido, el reconocer los riesgos psicosociales en el lugar de trabajo, más allá de la necesidad de cumplir con compromisos regulatorios, se observa como una forma efectiva de lograr explicar en el mediano plazo, por ejemplo, la causa de muchos de los siniestros que lamentablemente se registran en el sector.

Agosto 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.