Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 20 de Junio de 2019         •         Dólar= $684,06         •         UF=$27.847,71         •         UTM=$48.741

FALLAS ELÉCTRICAS
Causa N°1 en la generación de incendios

Las fallas eléctricas son la principal causa de incendios tanto a nivel industrial como residencial. Por esta razón, instaladores autorizados y revisiones periódicas juegan un rol relevante en la prevención de estos siniestros.

Ya sea en un edificio comercial, industrial o residencial, las consecuencias de instalaciones eléctricas en mal estado pueden ser desastrosas. Los llamados “incendios eléctricos” incluso son reconocidos como la primera causa en el origen de los incendios.

De acuerdo a Sergio Albornoz, integrante de la Academia Nacional de Bomberos de Chile, en países desarrollados, los incendios por fallas eléctricas se consideran superiores al 50%. En nuestro país, si bien no existen cifras exactas sobre la materia, el experto señala que ese porcentaje subiría a un 70% de las causas. “En Chile, la tendencia de fallas eléctricas con resultado de incendio son mayores y se debe a la improvisación de las instalaciones eléctricas, situación recurrente en países en vías de desarrollo”, explica Albornoz.

En este sentido, se asoman dos causas en la detonación de un incendio. Rolando Valenzuela, Presidente del Colegio de Instaladores Electricistas (CIECH), identifica la sobrecarga de corriente eléctrica y el cortocircuito como principales iniciadores del fuego. “Muchas veces se induce que circule mayor cantidad de corriente eléctrica por cables que no soportan tales cargas, por lo que el calor generado o el contacto con otros cables expuestos provoca el incendio. De la misma forma, y a veces derivado de la acción anterior, se producen cortocircuitos cuando el estado de los conductores no es el recomendado” argumenta.

Sergio Albornoz, Academia Nacional de Bomberos de Chile.
Rolando Valenzuela, Presidente del Colegio de Instaladores Electricistas (CIECH).

El especialista agrega que las acciones que pueden generar estos desperfectos están asociadas a malas maniobras de equipos o mantenciones inadecuadas. “La mejor manera de resguardarse ante tales situaciones es generar revisiones y mantenciones periódicas de los puntos críticos de una instalación eléctrica y, mientras más alta sea la carga utilizada, realizarse a menores intervalos”, sostiene.

De acuerdo al experto electricista, en todo tipo de construcción, siempre es recomendable contar con un anteproyecto donde se defina el tipo de instalaciones que se requerirá, de acuerdo a la maquinaria y procesos que necesitan de energía eléctrica, y en el que es posible incluir los materiales apropiados a los requerimientos técnicos de la industria. “También es importante que el trabajo de instalación sea supervisado por electricistas autorizados. Por abaratar costos, muchas veces se recurre a personas que no cuentan con las certificaciones o conocimientos necesarios, por lo que aumentan las probabilidades de riesgos de accidentes”, enfatiza.


Normativa y fiscalización


Las consecuencias de un incendio pueden tener gran envergadura. Para calcular su magnitud, sólo hace falta considerar las altas sumas de dinero que significa el reemplazo de los equipos que pudieran verse perjudicados, y peor aún, el tiempo que la empresa deja de producir. Además, siempre se encuentra el riesgo que resulten personas lesionadas por el siniestro, lo que representaría un matiz mucho más grave.

Para salvaguardar esta situación, la ley NCh Elec 4/2003 fija las condiciones mínimas de seguridad referente a las instalaciones eléctricas, la que incluye esencialmente exigencias de seguridad y garantiza una instalación libre de riesgos. A juicio del Presidente del CIECH, esta normativa “es bastante drástica en muchos temas, pero deja algunas situaciones sin indicaciones directas. En este sentido, la fiscalización que se haga de las instalaciones reviste importancia, ya que será una forma de determinar si la instalación constituye peligro”.

En este contexto, el organismo encargado de fiscalizar el cumplimiento de la norma es la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), que determinará si las condiciones en que fue realizada la instalación cuentan con las correspondientes certificaciones de los procesos.

Focos donde gestionar acciones preventivas ante un incendio por causa eléctrica:

1. Identificación de defectos
2. Mantenimiento de equipos eléctricos
3. Control y verificación de la adecuación de los
equipos a su finalidad
4. Capacitación (correcto uso de los equipos)
5. Orden y limpieza

No obstante, una vez obtenidos los certificados de este organismo, es recomendable continuar con las mantenciones periódicas, según lo aconsejado por el presidente del Colegio de Electricistas. “Una vez que las empresas cuentan con los certificados emitidos por la SEC, queda en manos del propietario las mantenciones de las instalaciones eléctricas y hacer las actualizaciones que correspondan”, acota.

Según Sergio Albornoz, en lo referente a sus instalaciones eléctricas, existen dos categorías dentro de la industria nacional. “Por una parte, encontramos las empresas que cuentan con instalaciones de acuerdo a la normativa y que, en general, no presentan mayores inconvenientes, siendo despreciable el porcentaje de incendios generados por la causa eléctrica. En el otro extremo, se hallan las empresas informales, o que no han regularizado sus instalaciones y que no poseen las certificaciones o trabajos eléctricos de calidad; resultan ser un foco importante de riesgo. En este campo, consideramos pequeñas y medianas empresas, tales como talleres, mueblerías, entre otros”, describe.

De la misma forma, para el experto del CIECH, otro elemento a considerar es que las empresas con más de 20 años de funcionamiento, pueden tener mayores posibilidades de generar un incendio por causas eléctricas, ya que no ha sido hasta 2004 que se han realizado las actualizaciones más significativas a la normativa, como lo es la incorporación de interruptores diferenciales en las instalaciones de baja tensión. “En estos casos, la revisión y mantención permanentes se hacen muy necesarias”, indica.


Fiscalización de Bomberos


Además de su labor como rescatistas y ser los encargados de extinguir los incendios, Bomberos fue facultado por la Ley 20.389 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo con la capacidad de realizar fiscalizaciones de instalaciones eléctricas en edificios públicos o de una ocupación superior a 100 personas. Estas revisiones tienen como objetivo “verificar las condiciones generales de seguridad, las condiciones de seguridad contra incendio establecidas en la normativa vigente y el funcionamiento de las instalaciones de emergencia de los edificios, debiendo dejar constancia de sus observaciones en el Libro de Obras”, indica Albornoz.

“A través de esta ley, Bomberos ha realizado fiscalizaciones donde se constata que las instalaciones cuentan con certificaciones emitidas por el organismo pertinente. Además, esta inspección permitirá identificar al instalador y al responsable del mantenimiento. Si el edificio no cumple con lo estipulado por la norma, estamos en condiciones de rechazar su estado ya que no presenta las condiciones generales contra incendios”, explica.

La normativa detalla, como parte de los elementos a revisar, las condiciones generales de seguridad, de seguridad contra incendio y de funcionamiento de la señalética de emergencia para las vías de evacuación. Además de la ubicación de los grifos, red seca, red húmeda, accesos, sistemas de alumbrado, calefacción, entre otros.

Carlos Arriagada, Subgerente Técnico de Media y Baja Tensión de Chilectra.

Hurtos de energía

Chilectra, como empresa distribuidora de energía eléctrica para la Región Metropolitana, en los últimos tres años ha participado en 566 siniestros con la misión de desenergizar las redes eléctricas de distribución.

Si bien la empresa ha desarrollado servicios para empresas como revisiones y mantenimientos de instalaciones eléctricas, el foco de sensibilización está puesto en el sector residencial, donde el hurto de energía, a través de arranques directos de red, intervenciones en medidores o conexiones irregulares al interior del hogar, son comunes, lo que se traduce en sobrecarga y cortocircuitos.

“En esta situación, toda la comunidad se ve perjudicada por las conexiones irregulares y el hurto de energía, ya que éstos afectan negativamente la calidad del servicio en el sector en que se producen”, indica Carlos Arriagada, Subgerente Técnico de Media y Baja Tensión de Chilectra.

Diciembre 2012
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.