Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 20 de Mayo de 2019         •         Dólar= $696,93         •         UF=$27.733,05         •         UTM=$48.353

SEGURIDAD EN INSTALACIONES ELÉCTRICAS
¿Es Chile un país “libre de riesgos eléctricos”?

El uso de la electricidad tiene diversos riesgos, que pueden afectar a personas y edificaciones, a través de descargas o de malas instalaciones que pueden producir incendios o explosiones. Nuestro país ha avanzado en el tema, con normas cada vez más exigentes, pero aún estamos lejos de cumplir la tarea en materia de seguridad. De las problemáticas y los desafíos del sector, conversamos en el desayuno organizado por la revista HSEC.

La electricidad se ha transformado en un recurso vital en la sociedad contemporánea, pues parece que todo aspecto de nuestra sociedad funciona gracias a ella. Sin embargo, la energía eléctrica conlleva diversos peligros asociados que siempre debemos tener presentes, porque aunque a mayor nivel de voltaje, las consecuencias de un accidente son más graves, una menor tensión también puede ser causa de incidentes graves o incluso fatales. En este sentido, capacitación, certificación y mantención son aspectos fundamentales.


La importancia de la seguridad

Económicamente necesaria, la electricidad no debe representar un peligro ni para la vida de las personas ni para la actividad productiva del país. Miedo no, pero sí un profundo respeto parece ser la clave para su manejo. Según Luis Ávila, Superintendente de Electricidad y Combustibles, es básico que se comprenda que “los desarrollos tecnológicos han hecho que la sociedad utilice intensivamente la energía eléctrica, y el trabajar con ella en cualquiera de sus etapas -generación, transmisión, distribución e incluso en las instalaciones de consumo-, conlleva riesgos. Tenemos el principio de proteger la seguridad de las personas y sus bienes, y ahí es clave el rol del Estado, ya que probablemente muchos desconocen cuál es la condición de seguridad del ambiente que ocupan. Por esa razón, son necesarios los sistemas de regulación, que son los que tienen que velar para que una instalación sea segura”.

Luis Ávila, SEC.
Patricio Vásquez, IST.
Rodrigo Alvarado, Kersting.
Carlos Navarro, Legrand.
César Muñoz, Asociación Chilena de Seguridad.
Sergio Albornoz, Academia Nacional de Bomberos.
Mariano Corral, SEC.
Francisco Valencia, Mutual de Seguridad CChC.
Marcelo Silva, Gobantes.

“Cuando hablamos de riesgo eléctrico, nos referimos tanto a aquel que puede afectar al ser humano como causar daño material a instalaciones. Es necesario ser conscientes de que, estadísticamente, la primera causa de incendios en Chile es de origen eléctrico, y lamentablemente, hemos tenido muchas experiencias de ese tipo tanto en domicilios como en empresas”, afirmó Patricio Vásquez, Consultor en Prevención de Riesgos de la agencia Zonal de Viña del Mar del IST.

Desde la perspectiva de importadores y comercializadores, Rodrigo Alvarado, Brand Manager de Kersting, declara que “en las instalaciones domiciliarias, donde como usuarios somos los que estamos más expuestos, la normativa chilena es bastante exigente desde el punto de vista de la certificación y las normas sobre los productos que se comercializan e instalan. En ese sentido, la Superintendencia cumple un rol fundamental como fiscalizador y certificador, por lo que hoy contamos con elementos de protección, tanto para las instalaciones como para las personas, que son de uso obligatorio y que resultan claves para prevenir y evitar accidentes”.


Un antes y un después

Las normas que regulan las instalaciones eléctricas, como la NCh 4/2003, están vigentes hace más de diez años. Esto complica aún más el escenario, ya que existen muchísimas edificaciones construidas con anterioridad a esa fecha que no cumplen con sus disposiciones y constituyen un riesgo latente.

Para Carlos Navarro, Responsable de Marketing Grupo Legrand Chile, la situación para aquellos que se encuentran fuera de la NCh 4/2003 es muy compleja. “Debemos recordar que existen instalaciones que tienen más de 50 años a las que no se les han hecho ni actualizaciones ni mantenciones, y es inusual encontrar un cliente residencial que decida por sí mismo cambiar, por ejemplo, su sistema de protección eléctrica. Por eso, como especialistas, debemos apuntar fuertemente en ese sentido, creando conciencia en los usuarios, ya que existe mucho desconocimiento acerca de lo que se está arriesgando”.

En ese contexto, el Superintendente Ávila acota que “hoy estamos actualizando las normativas en una perspectiva de mejorar constantemente la seguridad, pero es fundamental preguntarse qué sucede con los inmuebles existentes antes de 2003. Seguramente, hemos dado un salto de calidad en diseño y construcción, pero aún queda un universo de instalaciones más antiguas que debemos adecuar a las nuevas normas con políticas públicas bien enfocadas”.


Principal causa de incendios

Uno de los aspectos que es necesario fortalecer en un trabajo conjunto, es la elaboración de estadísticas claras que permitan determinar cuáles son las principales causas de incendios para poder atacarlas eficientemente. Al respecto, César Muñoz, Especialista en Seguridad Eléctrica Área Especialidades Técnicas de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), comentó que “al interior de nuestra mutual, hemos hecho algunos análisis comparando las situaciones de otros países (como EE.UU. y España) y ha sido una sorpresa darnos cuenta de que en nuestro país no existen estadísticas centralizadas como para poder sacar conclusiones”.

En todo caso, el profesional afirmó que “en países que sí cuentan con datos desde hace muchos años, como Estados Unidos, los accidentes eléctricos están en el primer lugar, pero no son la primera causa, debido fundamentalmente a que ese país tiene normativas y equipamiento mucho más avanzados. En ese país, los incendios eléctricos están asociados a sobrecargas, pero no a malas instalaciones que en Chile aún existen”, añadió. “Según datos de la NFPA, los grandes incendios eléctricos corresponden aproximadamente al 20% o 30%, y ese es un indicador. Otro aspecto que no nos permite acceder a una información correcta es que tenemos la tendencia a generalizar. Por ejemplo, llamamos accidente eléctrico a la causa, a diferencia de lo que hacen en otros países, donde desglosan la falla y obtienen una situación más detallada”.

De acuerdo a Sergio Albornoz, Jefe de Desarrollo Técnico de la Academia Nacional de Bomberos, “desde que en 2012 se creó la Ley Marco de Bomberos, hemos estado realizando un importante trabajo para ordenarnos y estandarizarnos. Entre estas tareas, hemos recopilado antecedentes para contar con estadísticas acerca de las causas de los incendios. Hasta ahora solo tenemos la noción de que la electricidad es la principal causa en nuestro país, pero necesitamos datos ciertos para poder tomar medidas concretas”.


El peligro residencial

Otro mito es que en el sector industrial es donde se producen la mayor cantidad de fallas, pues es mucho más seguro que el comercial o residencial. La razón es clara: en las empresas, existe generalmente personal calificado que se preocupa de que las instalaciones cumplan con las normas y se ejecuten las mantenciones necesarias.

El ejecutivo de la ACHS señala que según las estadísticas sobre accidentes entre el 2009 a 2012, estos representan menos del 1% en la industria. “No obstante, cuando hacemos el análisis de los accidentes fatales o graves, el número crece hasta un 15%. Estamos tan habituados a la corriente eléctrica que no nos damos cuenta de los riesgos que conlleva, y creo que en eso hay una deuda de las empresas que proveen equipos, porque existen conceptos que para nosotros son claros, pero que al usuario común no le dicen nada”, declaró.

Un estudio realizado por la SEC en 2011 para establecer dónde se encuentran los principales segmentos de riesgo, concluyó que “aquellas viviendas que tienen más de 10 años, tienen una probabilidad del 50% de sufrir problemas, siendo el segmento más peligroso el residencial, luego el comercial, el hospitalario y, finalmente, el industrial”, aseveró Mariano Corral, Jefe del Departamento de Inspección Eléctrica de la SEC.

En ese sentido, Francisco Valencia, Experto en Prevención de Riesgos Cartera Energía y Telecomunicaciones de la Mutual de Seguridad, indicó que “tendemos a pensar que son las grandes empresas eléctricas las que tienen un problema, cuando la verdad es que, en ese sector, el 80% tienen causas mecánicas e hidráulicas, que tienen que ver con las subestaciones y las vías de transmisión. El peligro está en otros ámbitos. Por ejemplo, el 95% de las instalaciones de telecomunicaciones en Chile están apoyadas en postes de hormigón, ellos, y es tal la cantidad de crucetas que se ha perdido la distancia de seguridad -normada en 30 cm entre una instalación de telecomunicaciones respecto de las líneas eléctricas de baja tensión-, lo que pone en riesgo a los trabajadores que hacen las instalaciones día a día”, observó. “Es decir, basta una distracción para que entre en contacto con la zona metálica y tengamos un accidente por caída de altura. Por eso, son fundamentales los procesos de formación de los jóvenes, a los que tenemos que ser capaces de entregar conocimientos no solo técnicos, sino también sobre los riesgos a los que quedarán expuestos en el mundo del trabajo”.

Coincidiendo con lo anterior, Corral aseguró que la SEC está muy preocupada por la educación, “ya que podemos modificar la reglamentación y llevarla a un estándar mundial, pero si las personas que la deben aplicar no tienen conciencia o los conocimientos adecuados, será muy complejo. Por eso, estamos en contacto con instituciones educacionales para que en sus planes de estudio incorporen estos aspectos, y a través de Chile Valora organizamos cursos de capacitación para que los trabajadores puedan mantenerse actualizados”.


¿Es Chile un país de riesgos eléctricos?

Consultado si Chile es un país “riesgoso” en términos de seguridad eléctrica, teniendo como foco la disminución de riesgos de accidentes, de lesionados y de horas perdidas, el Superintendente Ávila respondió que “podemos tener muchas buenas ideas, pero es fundamental contar con estadísticas confiables para que podamos saber si las acciones que se están realizando, tanto a nivel privado como público, son efectivas”.

Asimismo, la autoridad recordó que otro punto de preocupación es el constante crecimiento de la demanda eléctrica en nuestro país. “Esto hace surgir la pregunta de si nuestras instalaciones están preparadas para soportar dicho aumento en el consumo. Estamos seguros de que las instalaciones son mejores, tanto por normativa, capacitación, inspecciones, tecnologías, etc., pero sabemos que no es suficiente, por lo que estamos impulsando acciones que sabemos producirán efectos positivos”, afirmó.

En ese contexto, para Corral, es significativo el trabajo que están realizando, como por ejemplo, con la actualización de la Norma 5/55. “Esta se hizo a partir de un reglamento madre que tiene varios pliegos técnicos, y se estructuró así, tomando la experiencia de varios países europeos donde el reglamento no se modifica en el tiempo, siendo los pliegos técnicos los que van cambiando según las nuevas condiciones”, advirtió.

Un fenómeno que está en franca retirada son las copias “piratas” de productos eléctricos reconocidos en el mercado, gracias al trabajo de quienes comercializan y distribuyen este tipo de materiales. Según Marcelo Silva, Asesor Técnico de Gobantes, “actualmente no se ve esa cercanía de nombres que existía en el pasado, ya que se ha tornado más simple introducir una nueva marca que copiar otra”.

En definitiva, en materia de seguridad eléctrica, Chile va por buen camino, pero no podemos dejar de considerar que el crecimiento del país y su mayor consumo eléctrico continúan proponiendo desafíos para el futuro, lo que requiere una serie de medidas que incluyen formación constante, mejoras en la fiscalización de las instalaciones y actualización de las normas. De este modo, se podrá reducir al mínimo las tasas de accidentabilidad y los daños ocasionados por la electricidad.

Abril 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.