Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Seguridad en el carguío y transporte de minerales
Por Mauricio Moya Cáceres, Director de Cartera Construcción, Mutual de Seguridad CChC.
Dos de las principales tareas en la minería son el carguío y el transporte, las que no está ajenas a riesgos para los trabajadores. Las medidas preventivas antes, durante y después de la ejecución son importantes para mantener la seguridad.
Mauricio Moya Cáceres.

El carguío y el transporte son dos de las operaciones unitarias más importantes de la actividad minera, ya que permiten trasladar mineral a las plantas de tratamiento, tales como la molienda o el chancado, entre otras. En este proceso, se puede presentar una gran gama de riesgos que es necesario controlar a fin de evitar accidentes, los que pueden ser menores, graves o incluso fatales.

Para tomar las medidas preventivas correspondientes, es necesario conocer y controlar el procedimiento, así como las áreas de carga y descarga del material, los equipos a utilizar (camiones, cargadores frontales, excavadoras), las vías de acarreo (vías principales, accesos y rampas), y la correcta señalización y derecho de vías. El personal de faena encargado de llevar a cabo este trabajo, se divide en operadores, supervisores, cuadradores y vigías, y todos deben tener pleno conocimiento y la debida capacitación sobre los riesgos asociados en locaciones críticas:

Rajo o cantera: drenaje inadecuado, caídas de rocas, rocas colgantes, discontinuidades (fallas, diaclasas, etc.), iluminación deficiente, zona de impacto invadida.

Bancos: riesgos de caída a distinto nivel, restricción de movimientos, imperfecciones en el terreno.

Tolvas: personal en las inmediaciones, capacidad portante del suelo, iluminación, ruido, polvo, etc.

Camiones y cargadores frontales y retroexcavadoras: equipamiento (dirección, frenos, cabina, extintores, llantas, aros, pernos, etc.), velocidad de operación, campo limitado de velocidad, carga inadecuada (sobrecarga, mal apilamiento).

El vaciado de material en puntos de descarga, como botaderos, parrillas, chancadores y otros, deberá estar regulado con las máximas medidas de protección en cuanto a barreras delimitadoras, iluminación, señalización y procedimientos de operación para evitar:

a) Deslizamientos o caídas de equipos por pendientes o en desniveles.

b) Vaciado accidental en lugares inhabilitados.

c) Lesiones a personas, daños a estructuras, equipos e instalaciones.

En el diseño de caminos, rampas, patios de estacionamiento y zonas de servicio, deberá considerar además de la envergadura de los equipos, los siguientes factores: pendientes máximas, salidas de emergencia o desahogos, bermas de protección y contención, señalización de advertencia efectiva y cruzamiento de vehículos y equipos.


Medidas preventivas

Para llevar a cabo la operación de manera eficiente y controlada es necesario considerar a priori ciertas medidas preventivas generales que se deben efectuar antes, durante y después.


Antes de la operación

En el inicio de cada turno, se debe chequear el estado de luces (sobre todo en turnos de noche).

Verificar el correcto funcionamiento del equipo de radio y su frecuencia radial para asegurarse de tener una comunicación fluida.

Verificar el funcionamiento de todos los equipos auxiliares que trabajan en el frente de carguío.

Verificar el funcionamiento de los camiones de carga.

Cada uno de los operadores de los diferentes equipos debe velar siempre por una buena visibilidad. Para ello es necesario chequear los sistemas limpiaparabrisas y el estado de los espejos.


Durante la operación

Los operadores de los camiones nunca deben abandonar la cabina durante el carguío.

El camión debe estar siempre detenido para iniciar la carga. Si se encuentra en movimiento, se corre el riesgo de dañar la tolva y el sistema de amortiguación del equipo.

Durante la salida del frente de carguío se debe estar siempre atento a las condiciones de tránsito, así como también al personal que se encuentre trabajando en el área.

En el transporte, se debe tener especial cuidado en las subidas con el camión cargado, de manera de evitar los posibles derrames de material en la ruta.

En el transporte durante los turnos de noche, se deben bajar las luces altas a una distancia de aproximadamente 200 metros de otro vehículo, a objeto de evitar “encandilamientos” con otros operadores.

En todo momento la cabina del operador debe estar cerrada.


Después del carguío

De forma diaria se deben revisar los motores, cables, pasadores y dientes del balde.

También se debe chequear permanentemente el funcionamiento de los equipos auxiliares, pues estos nunca deben interrumpir la secuencia de carguío

Abril 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Ricardo Ramírez Collaboration SpA (30/10/2017)

Excelente material. Muy claro y útil. Lo usaré como base para mis clases. Saludos, Ricardo

rogelio morales independiente (24/08/2017)

me parece que las definiciones son practicas y se ajusta al trabajo de terreno

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.