Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Domingo 16 de Junio de 2019         •         Dólar= $698,26         •         UF=$27.825,51         •         UTM=$48.741

La fatiga laboral como origen de accidentes
Por Osvaldo Barreda, Gerente General de Circadian.

Actualmente el trabajo en turnos, con jornadas diarias de 10 ó 12 horas y de 7, 10 y hasta 20 días continuos de trabajo, es cada vez más común. Esto es efectivamente así, mientras más moderna y tecnologizada es la economía. Las empresas han asumido que horarios nocturnos y largas jornadas laborales afectan el desempeño de los trabajadores y aumentan las probabilidades de errores operacionales, incidentes y accidentes que incluso pueden ser fatales.

En diversos sectores productivos, se ha extendido el uso de horarios nocturnos y largas jornadas laborales, lo que ha aumentado las probabilidades de errores y accidentes. Uno de los efectos más significativos es la fatiga, una respuesta normal del cuerpo frente a la falta de horas de sueño o por un sueño cualitativamente inadecuado, que se manifiesta como una experiencia física y mental de cansancio profundo que impacta negativamente en las personas, reduciendo su capacidad de estar alerta y la calidad de su desempeño laboral.

La fatiga se debe a factores tanto laborales (duración de los turnos, días consecutivos de trabajo sin descansos adecuadamente prolongados, naturaleza de la tarea, y condiciones del lugar de trabajo, como el calor, el ruido, la humedad, el polvo, la vibración y otros) como no-laborales (trastornos del sueño, responsabilidades y conflictos familiares, compromisos sociales, hábitos de alimentación no saludables, sedentarismo, tabaquismo y otros), los que impactan en el tiempo destinado a dormir y/o en la calidad de dicho sueño.

Además, es importante considerar los efectos de nuestros ciclos circadianos, pues habrá horas del día en las que tendremos una predisposición a una mayor somnolencia. Lo mismo pasa con nuestros niveles de desempeño y con nuestra condición de alerta. Estas no se despliegan al mismo nivel durante el día, existiendo períodos en los que nos encontramos más alertas y rendimos mejor que en otros.


Tan peligrosa como el alcohol y las drogas


La fatiga en el trabajo puede ser tan peligrosa como el alcohol o las drogas. Un estudio realizado por Dawson y Reid en 1997, demostró que 22 horas de vigilia ininterrumpida equivalen a 0,08 de alcoholemia.

La fatiga tiene consecuencias a corto y a largo plazo. De manera inmediata, las personas fatigadas ven disminuidas sus capacidades de concentración, sufren alteraciones en las percepciones de distancia y velocidad, y disminuyen sus tiempos de respuesta, su razonamiento matemático, su productividad y sus habilidades comunicativas. Además, se tornan más irritables y temerarios en el actuar, con lo que sus relaciones interpersonales sufren un deterioro que, en ocasiones, es irreversible. A largo plazo, aumentan los riesgos de enfermedades como la hipertensión arterial, el sobrepeso y la obesidad, la diabetes, el estrés y la depresión.

En Chile, según los registros de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito, entre el 16% y el 20% de los accidentes de tránsito graves son causados por el cansancio de los conductores. Sólo durante el 2008, 162 personas perdieron sus vidas en accidentes causados por la fatiga.

La fatiga es un factor de riesgo observable, pesquisable, administrable y controlable. La empresa moderna y preocupada de los niveles de seguridad en sus operaciones ha asumido, cada vez con más fuerza, este concepto y comienza a dar pasos concretos en esta dirección. Su administración implica el establecimiento de una serie de barreras con sus correspondientes mecanismos y sistemas de control y verificación.


El enfoque en el control y la prevención


En consecuencia, la fatiga y su ocurrencia ya no sólo es pesquisable, sino que evitable, al establecer mecanismos de control y prevención en cada una de las etapas de la trayectoria del riesgo por fatiga. Los mecanismos de control y prevención constituyen barreras para el riesgo de fatiga y su diseño, implementación, auditoría y evaluación, dan como resultado un Sistema de Administración de los Riesgos por Fatiga (SARF).
 

En estados de intemperancia y somnolencia se ven reducidas todos los niveles de desempeño de las personas.

El SARF se caracteriza por:

Basarse en información y experiencia científicamente validadas.

Basarse en las mejores prácticas de prevención de los riesgos por fatiga validadas por la experiencia concreta en empresas de diversos rubros de la economía 24/7.

Orientar la toma de decisiones en base a datos e información real y pertinente a la empresa, su rubro y las condiciones medioambientales específicas de su entorno.

Diseñar e implementar sus barreras de prevención de manera participativa y colaborativa, estimulando y exigiendo la participación de todos los involucrados (gerentes, superintendentes, supervisores, líderes y operadores).

Integrar y articular herramientas, dispositivos, programas computacionales, protocolos y políticas.

Desarrollar y mejorar de manera continua mediante canales de retroalimentación y de evaluación permanentes.

Ser asumido como propio por parte de todos los involucrados, quienes, al adueñarse del sistema, se comprometen con su desarrollo y eficiencia.

Gracias a los avances tecnológicos y la experiencia, la fatiga ya no es considerada algo inaccesible, fuera del alcance de la empresa y sus trabajadores o algo imposible de pesquisar o controlar. Entonces, resulta perentorio que el conjunto de la organización asuma y se apropie de herramientas, dispositivos, programas computacionales, protocolos y políticas orientadas a prevenir los riesgos de accidentes causados por ella.

Esto es económicamente sustentable y sus beneficios redundan no sólo en la disminución de los incidentes y accidentes, sino que en el aumento de la calidad y productividad del trabajo, en un mejor ambiente laboral, y en una sensación de mayor bienestar para todos, incluyendo al trabajador y su familia.

Diciembre 2012
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Diomedes Fluor (04/08/2015)

Excelente informacion para el desarrollo

manuel casilla IMCA (09/12/2014)

execelente desarrollo pero necesito mas informacion

isaias ibacache oyanedel codelco chile (30/07/2014)

excelente desarrollo, le agradecería se complementara con alguan caso particular.

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.