Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Cómo disminuir la
accidentabilidad en los distintos rangos etarios
Por Patrick Sepúlveda, Jefe de Ingeniería en Prevención de Riesgos, Universidad del Pacífico.
La mayoría de los accidentados, según las últimas cifras, están en el rango etario de entre 20 a 49 años. Por ello, es necesario buscar medidas de acción para llegar con el mensaje de seguridad laboral a generaciones distintas.
Patrick Sepúlveda.

Según las estadísticas de Accidentabilidad de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), publicadas en abril pasado, existe una baja considerable en la evolución de la tasa de accidentes entre 2004 y 2013, pasando de un 7,1% a un 4,3%.

En este último porcentaje, la relación entre accidentes y sexo del trabajador, es de 70% hombres v/s 30% mujeres. En tanto, al revisar el factor de edad, el 76% de los accidentes ocurre en trabajadores de 20 a 49 años, mostrando el tramo entre 20 y 29 años, un 15% promedio de prevalencia.


¿Qué pasa con este 76% de accidentes?

De acuerdo a estas cifras, la incidencia entre los trabajadores de 20 a 30 años es muy parecida a la de los trabajadores cercanos a los 50 años de edad, por lo que la relación entre edad y experiencia laboral –en que se asume que a menor conocimiento de la práctica del trabajo, se cometen errores que terminan en accidentes-, no sería un factor determinante a la hora de evitar estos acontecimientos. Entonces, ¿qué diferencias y características presenta un trabajador nuevo en comparación con un trabajador experimentado para tener similar tasa de accidentabilidad? Según la Suseso, el 73% de quienes sufrieron accidentes se encontraban con contrato indefinido, por lo que el miedo a perder el trabajo no debiese ser un indicador de presión para este grupo de análisis. Con ese factor despejado, podríamos tomar como ejemplo a dos trabajadores con características socio-culturales parecidas: uno nuevo y joven y el otro experimentado y mayor, que desempeñan labores similares y tienen familia -el trabajador joven tiene hijos pequeños y el trabajador con más años, no-, y deudas diferentes: uno está comenzando el pago de su crédito hipotecario y el otro manteniendo o terminando sus obligaciones de largo plazo.

Pese a las diferencias expuestas, estas características no ejercen mayor presión externa, por lo que se debe analizar la presión interna, es decir, del trabajo y del clima laboral (camaradería, tipos de puestos de trabajo, horarios, lugares o faenas) en que día a día se desarrollan las personas. Aquí se halla la alerta para las empresas que podrían plantearse contratar a personal con mayor o menor edad para disminuir el número de accidentes; el riesgo no desciende considerablemente.


¿Cómo hacemos para disminuir la accidentabilidad?

En este aspecto se encuentra el núcleo de la labor de un buen Prevencionista de Riesgos: cómo enfrentar accidentes a través del Control de Riesgos, una solución que se ve mucho en las aulas, pero que luego cuesta encontrar en los lugares de trabajo; esa relación de importancia entre Eliminar, Sustituir, Aislar, Control Ingenieril, Control Administrativo, y por último, Elementos de Protección Personal (EPP).

Por lo general, la preocupación siempre se centra en contar con el mejor Equipo de Protección Personal, pero no en cómo dejamos de utilizarlo. En el momento en que la empresa pueda generar los primeros cuatro tipos de control, el índice de accidentes debe bajar, ya que el factor humano deja de intervenir.

Cuando no es posible realizar estos controles, se debe fortalecer las capacitaciones y hay que ser majaderos: la capacitación debe ser constante y permanente; siempre deben reforzarse los conceptos de cuidado y autocuidado, ya que los trabajadores nuevos no poseen conocimientos ni experiencia laboral y aquellos que poseen mucho conocimiento y experiencia, tienden a funcionar “con piloto automático”, olvidando que gran parte de la responsabilidad y el valor que han adquirido a lo largo de los años no les debe hacer bajar la guardia en el día a día.

De esta manera, podremos disminuir los accidentes y hacer de nuestro lugar de trabajo un espacio seguro para todos.

Diciembre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.