Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

RIESGO BIOLÓGICO
La amenaza del ébola

Uno de los temas más complejos de la salud ocupacional es el riesgo biológico, donde agentes vivos incluso pueden llegar a causar la muerte en un corto período de tiempo. En las últimas semanas, el ébola y su potencial llegada al país, se han apoderado de la atención de los medios de comunicación.

El riesgo biológico lo componen los agentes potencialmente transmisibles para los humanos, animales y otras formas de vida (bacterias, plasmidios, virus, hongos, micoplasmas y parásitos, entre otros). Pueden permanecer por tiempo prolongado en los espacios laborales y tienen la capacidad de modificar su material genético, mejorando su capacidad de superviviencia ante cambios en su entorno.

Dentro de este escenario, es posible incluir a otro agente biológico que puede presentarse en ciertas situaciones laborales: el ébola. Este virus ya ha matado a cientos de personas alrededor del mundo y, aunque la mayoría de los casos se registra actualmente en países de África central, la alarma es a nivel mundial. Después de todo, los brotes de enfermedad por el virus del ébola (EVE) tienen una tasa de letalidad que puede llegar al 90%, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Contagio del virus

Originariamente el virus se transmite de un animal contagiado hasta el ser humano, propagándose mediante contacto directo, a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel, con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos. Al tratar a pacientes con EVE, la infección del personal sanitario es frecuente cuando ha habido contacto estrecho y donde no se han observado estrictamente las precauciones para el control de la infección. “Desde el punto de vista laboral, los primeros trabajadores expuestos son aquellos que se desempeñan en el transporte internacional, el control de inmigración y el sanitario, que pudieran tener contacto con personas infectadas de ébola”, explica el académico de la carrera de Ingeniería en Prevención de Riesgos de la Universidad del Pacífico, Alexander Betzhold.

En esa línea, la nota informativa conjunta OMS/OIT de septiembre pasado, “Enfermedad por el virus del ébola: Seguridad y Salud en el Trabajo”, señala que los pasajeros, la tripulación y el personal de los aeropuertos, puertos o pasos fronterizos pueden correr el riesgo de infección si una persona que ha estado expuesta al virus del ébola y ha manifestado síntomas se embarca en un vuelo comercial, u otro tipo de transporte, sin informar de su condición al personal de la compañía de transporte. Cristina Bustos, Jefa de Salud Curativa de la Gerencia de Salud de la ACHS, añade que durante un brote, parte de quienes corren mayor riesgo de infección, “son el personal sanitario en su conjunto, siendo aquellos que atiendan a un caso sospechoso o confirmado los que corren mayor riesgo”. Asimismo, explica que en estos casos, hay medidas que reducen la propagación y protegen a los profesionales sanitarios y a otras personas del entorno asistencial, orientadas a evitar la propagación de infecciones. Entre estas medidas, se incluyen restringir al personal dedicado al cuidado del paciente, limitar visitas, usar EPP en personal de salud, entre otras.


Medidas de prevención

Medidas de prevención En general, los riesgos biológicos laborales se deben enfrentar con gran capacitación y adiestramiento del personal de salud expuesto, según lo que recomienda Giesela Schweizer, Enfermera Coordinadora Nacional de Mutual de Seguridad CChC. Este entrenamiento debe ir dirigido hacia la protección personal, uso de precauciones estándares como lavado de manos, uso de Elementos de Protección Personal (delantales, guantes, mascarillas), manejo de la asepsia y antisepsia, y eliminación de residuos especiales.

Por su parte, Cristina Bustos recomienda utilizar EPP desechables, y cuando esto no sea posible, estos elementos deben ser desinfectados antes de su reutilización. En el caso de los ambientes hospitalarios, la profesional recomienda “limpiar superficies con presencia de fluidos inicialmente con agua y detergente antes de proceder a la desinfección. Los EPP y objetos corto-punzantes deben ser desechados en contenedores resistentes a punciones, los que deben ser manejados como desechos biológicos, es decir, almacenados en contenedores asignados, retirados por organismos competentes, y posteriormente incinerados”.

En tanto, Alexander Betzhold destaca que en caso de ébola, “se deben emplear los protocolos de inteligencia sanitaria o médica (MEDINT o Medical Intelligence, en inglés), que combinan y comparten información de las rutas de tránsito de personas desde zonas epidémicas, el seguimiento epidemiológico de los contactos y los exámenes clínicos de signos evidentes en zonas de embarque o desembarque, a nivel de barreras aéreas, marítimas y terrestres”.


¿Está preparado Chile?

De acuerdo a Giesela Schweizer, sí estaríamos preparados para recibir el primer caso de ébola, “ya que el Ministerio de Salud ha trabajado en establecer y organizar el Plan Nacional de Enfrentamiento de la enfermedad en Chile, con organizaciones multisectoriales, coordinación de establecimientos públicos, privados y los distintos actores gubernamentales”. Además, la profesional destaca que se cuenta actualmente con altos estándares sanitarios con sistema de vigilancia epidemiológica y personal capacitado para lograr una buena contención evitando un brote epidémico.

Como explica Cristina Bustos, la alerta ante el virus debería mantenerse en pie “hasta que organismos como la OMS lo definan”. Por su parte, Betzhold amplía la visión, manifestando que el foco debería estar en desarrollar y mantener una capacidad permanente de respuesta a emergencias biológicas -con simulacros de por medio-, ya que, al igual que un terremoto, no se sabe cuándo pueden ocurrir.

Noviembre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.