Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Cáncer gástrico y trabajo
Por Dr. Cristian Bustamante, ACHS.
En nuestro país, la primera causa de muerte por tumores malignos, es el cáncer gástrico. Si bien la relación entre el ámbito laboral y esta enfermedad no es directa, existen algunos agentes que aumentarían el riesgo, por lo que se recomienda conocer más sobre este cáncer y seguir algunas recomendaciones.
Dr. Cristian Bustamante.

El cáncer gástrico es el cuarto cáncer más frecuente en el mundo y la segunda causa de muerte por cáncer(1,2). En Chile, es la primera causa de muerte por tumores malignos( 3), con alrededor de 3.000 personas fallecidas al año por esta causa, ya que cerca de la mitad de los pacientes tienen un cáncer diseminado al momento del diagnóstico. Afecta mayormente a los hombres (3:1) entre los 60 y 80 años, siendo las regiones VII, VIII, IX y X las que presentan las mayores tasas de mortalidad.

Se han identificado diversos factores de riesgo para cáncer gástrico (CG), tanto sociodemográficos (edad, sexo masculino), asociados a estilos de vida (tabaquismo, obesidad, consumo de sal, carnes rojas y nitritos), y algunas condiciones patológicas y familiares (anemia perniciosa, grupo sanguíneo A, enfermedad de Menetrier, síndrome de Peutz-Jeghers, gastrectomía parcial previa por lesiones benignas e historia familiar de CG).

De todos los factores de riesgo, el más importante es la infección por Helicobacter Pylori, bacteria clasificada como cancerígena para CG por la IARC. Cerca de la mitad de la población mundial está infectada con esta bacteria, con mayor prevalencia en los países en vías de desarrollo(4). La mayoría de las personas infectadas permanecen asintomáticas toda su vida y solo una pequeña proporción desarrolla la enfermedad, habitualmente precedida de una gastritis atrófica.


Agentes de riesgo en el trabajo

Respecto a la relación entre trabajo y CG, la evidencia no sugiere un rol importante para ningún carcinógeno específico(5). Varios reportes relacionan algunos agentes de riesgo y ocupaciones con un incremento en el riesgo. Radiaciones ionizantes tipo gama, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y compuestos nitrosos, directamente o vía formación de radicales libres o intermediarios nucleofílicos, pueden dañar la mucosa gástrica, actuando como cancerígenos directos. Otros agentes, como asbestos y polvos minerales irritan la mucosa gástrica y actúan como co-cancerígenos, similar al mecanismo de acción propuesto para el exceso de ingesta de sal o aspirina, propiciando la proliferación celular. Los polvos inorgánicos pueden actuar además como transportadores de sustancias cancerígenas.

Para ejercer su acción, las sustancias químicas necesariamente deben llegar al estómago, lo que ocurre por deglución de secreciones provenientes del tracto respiratorio. Esta vía de entrada al organismo, poco relevante en el medio ocupacional, explicaría el escaso impacto de la exposición laboral en la carga total de cánceres del aparato gastrointestinal.

Ocupaciones con exceso de riesgo, incluyen la minería extractiva (polvos inorgánicos, HAP, cadmio, cromo, radón, combustión diesel, gases nitrosos de explosivos, arsénico); metalurgia (aceite de corte); industria química (HAP); industria del caucho y del cuero (nitrosaminas, cromo, clorofenoles); industria de la madera (polvo orgánico); minería del uranio (radón); industria de la goma (negro de humo, nitrosaminas, HAP)(5,6).

Varios estudios han mostrado un exceso de riesgo de CG en trabajadores agrícolas, aunque también existe evidencia que no ha mostrado esta asociación al ajustar por dieta y residencia rural(5). Los estudios abordan básicamente a los pesticidas y fertilizantes, cuya enorme variedad de productos utilizados y la contaminación con sustancias potencialmente cancerígenas, como las nitrosaminas, dificulta establecer relaciones etiológicas específicas. Los humanos están expuestos a nitrosaminas a través de la dieta y el tabaco y a fuentes endógenas, que pueden representar el 45%-75% de la exposición total, en directa relación con el consumo de carnes rojas(8).

En síntesis, la patogénesis del CG es multifactorial, siendo la infección por H. Pylori un factor de riesgo mayor. La exposición a algunos agentes de riesgo laboral aumentaría el riesgo, y en la agricultura en particular, la exposición a agroquímicos nitrogenados jugaría un rol relevante, aunque establecer una Recomendaciones relación etiológica específica es difícil, dada la variada exposición a agentes potencialmente cancerígenos, iniciadores o promotores, tanto laborales como no laborales.

Recomendaciones
Dado que los factores de riesgo son mayormente modificables y que los tratamientos son tardíos, caros y de baja efectividad, la mejor estrategia de abordaje es su prevención y pesquisa precoz con medidas laborales y no laborales, tales como:

1. Promover hábitos de vida saludable: dejar de fumar, controlar el peso, reducir el consumo de sal, alimentos ahumados y carnes rojas, y aumentar el consumo de frutas y vegetales.

2. Reducir la ingesta accidental de sustancias químicas en el trabajo, optimizando el lavado de manos previo a la ingesta de alimentos, asegurar el consumo de agua no expuesta a la deposición de polvos, y usar protección respiratoria adecuada para evitar la deglución de polvos inhalados.

3. Realizar exámenes de pesquisa precoz, especialmente en personas mayores de 40 años que presenten síntomas y/o con antecedentes personales de gastrectomía previa o familiares de CG.



Bibliografía

(1) Brenner H et al (2009), “Epidemiology of Stomach Cancer”, Chapter 23, in Methods of Molecular Biology, Cancer Epidemiology, M. Verma (ed).

(2) Calvo A (2011), “Diagnóstico precoz del cáncer gástrico, estrategias de prevención secundaria y dificultades del diagnóstico de lesiones precoces”, en Rev. Med. Cli. Condes, 477-484.

(3) MINSAL (2010), Guía Clínica de Cáncer gástrico.

(4) Ortega JP et al, (2010), “Infección por Helicobacter pylori en pacientes sintomáticos con patología gastroduodenal benigna. Análisis de 5.664 pacientes”, en Revist a Médica de Chile, 138: 529-535.

(5) Cocco Perluigi et al (1996), “Occupational risk factors for gastric cancer: an overview”, Epidemiologics Reviews, Vol. 18, Nº2.

(6) Raj A et al (2003), Occupation and gastric cancer”, en Post graduate Medical Journal; 79:252-258 doi: 10.1136/pmj.79.931.252.

(7) Armijo R et al, (1975), “Epidemiology of Stomach Cancer in Chile-The role of Nitrogen Fertilizers”, en The International Journal of Epidemiology, Vol.4, Issue 4, P p. 301-309.

(8) Jakszyn P. (2006) “Nitrosaminas y riesgo de cancer gástrico ”, Test doctoral , Universidad Pompeu Fabra.
Noviembre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.