Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 26 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $977,80         •         UF=$34.203,78         •         UTM=$58.772

SEGURIDAD VIAL EN TRANSPORTE DE CARGA
El mayor desafío es salvar vidas

En nuestro país, la industria del Transporte tiene una de las más altas tasas de accidentes mortales y, a pesar de las campañas realizadas, estas cifras se han mantenido en el tiempo. Para alcanzar los niveles de países desarrollados, es necesario mejorar aún más aspectos como la infraestructura vial, la educación y la fiscalización. En el desayuno organizado por HSEC Magazine, este fue el principal tema de conversación de los asistentes.

Pese a los avances de los últimos años, el sector del Transporte, junto a la Construcción, continúa liderando el nefasto ranking de las estadísticas de accidentes y víctimas fatales en el país. Según Andrés Cañas, Especialista Senior Sector Transporte de la ACHS, “este es un campo que de seguro tiene muy poco. Es el segundo sector con más accidentes en Chile y, más preocupante aún, es el que tiene las más altas tasas de mortalidad”.

Andrés Cañas, ACHS.
Luis Ignacio Rizzi, SOCHITRAN.
Alberto Escobar, Automóvil Club de Chile.
Javier Insulza, CHILETRANSPORTE.
Nelson Alarcón, IST.
Mauricio Herrera, MUTUAL DE SEGURIDAD.
Víctor Henríquez, PUC.
Alvaro Miranda, UTEM.
Francisco Frésard, PUC.
María Francisca Yáñez, CONASET.

Al hablar de seguridad vial en nuestro país, Luis Ignacio Rizzi, Vicepresidente Primero de la Sociedad Chilena de Ingeniería de Transporte (Sochitran), comenta que “si consultamos los datos de fatalidades y accidentes graves en la serie histórica de Carabineros de Chile (que comienza en 1972), es llamativo constatar que las cifras se han mantenido constantes a lo largo de 40 años. Es decir, el país no ha seguido el ciclo clásico: una curva ascendente que cuando se avanza hacia comportamientos e infraestructuras más desarrolladas, se produce un descenso en los números”.

En todo caso, agrega el académico, en el transporte de carga, la tasa de accidentes por kilómetro circulado es bastante menor que la tasa para los vehículos livianos. “Esto demuestra que se trata de un sector con personas que poseen una experiencia muy superior respecto al promedio de los conductores”, explica.

Datos obtenidos por el Departamento de Investigación del Automóvil Club de Chile, según indica su Gerente de Asuntos Públicos, Alberto Escobar, muestran que las cifras se van manteniendo también en el sentido del comportamiento. “Por ejemplo, hace más de cinco años que la tasa de uso de sillas para niños es prácticamente idéntica y tampoco se ha mejorado en la conducta de los peatones en las calles o el conocimiento de las leyes del tránsito. En este sentido, Chile está estancado”, acota.

Si bien las cifras del transporte de carga no son tan negativas, para los expertos, resulta importante continuar buscando formas de reducirlas. En este aspecto, Javier Insulza, Gerente General de ChileTransporte, afirma que “cuando decimos que el 5% de accidentabilidad corresponde a este sector, esa cifra suena bastante menor de lo que significa en la realidad, con el objetivo de llegar a cero”.


Comportamientos inseguros

Según las estadísticas, las principales causas de accidentes de tránsito son de responsabilidad de los conductores, como excesos de velocidad, maniobras peligro Según las estadísticas, las principales causas de accidentes de tránsito son de responsabilidad de los conductores, como excesos de velocidad, maniobras peligrosas y distracción al volante, entre otras. Respecto del comportamiento de los conductores, tanto de automóviles como de autobuses, camiones y motocicletas. Nelson Alarcón, Consultor en Prevención del IST, acota que “también influyen factores psicosociales y de infraestructura vial. De hecho, los atochamientos y ‘cuellos de botella’ que se generan en una ciudad como Santiago intervienen directamente en el comportamiento del conductor, que es cada vez más incapaz de controlar su frustración frente a esas situaciones”.

Este aspecto ya se está tomando en cuenta para el desarrollo de programas de seguridad, pero, como afirma Mauricio Herrera, Director de Cartera Transporte Gerencia Clientes Transporte, Energía y Telecomunicaciones de la Mutual de Seguridad, no es sencillo. “Hoy nos fijamos bastante en el tema del comportamiento y tratamos de tomar medidas desde él, lo que es sumamente complejo, ya que existen factores personales que no podemos aislar y que influyen en las actitudes de los conductores”, comenta.

Una mirada coincidente presenta Víctor Henríquez, Profesor Asistente Adjunto Ingeniería de Transporte y Logística de la PUC, quien comenta que un aspecto para meditar es el enorme crecimiento del parque automotriz y del estrés de las personas. “Cuando se planifica el transporte, el orden debería ser primero la ciudad, porque es ahí donde habitan las personas; luego, el transporte público y el privado, en ese orden. Ese es el foco que debiésemos utilizar”.

En este aspecto, Alvaro Miranda, Director Escuela de Transporte y Tránsito Facultad de Ingeniería de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), señala que “al agrupar las estadísticas de Conaset sobre las causas de los accidentes, vemos que la mayor parte se deben a irresponsabilidad y falta de seguridad del conductor, y nos damos cuenta de que más de la mitad de los accidentes son debidos a esas conductas. En este sentido, creo que no son muy diversas en el transporte de carga, de pasajeros o privado, sino que básicamente es la falta de formación lo que nos hace manejar mal e irresponsablemente”.

En cuanto a estadísticas, uno de los inconvenientes que detecta Francisco Frésard, Profesor de Seguridad y Accidentes Viales de la Escuela de Ingeniería de la PUC, “es que muchas veces la información que se utiliza para determinar las razones de los accidentes viene de Carabineros, y lamentablemente existe mucha ignorancia en cuanto a seguridad vial y no se estudian las verdaderas causas, por lo que seguimos pensando que la mayoría de ellos se producen por errores humanos. En un estudio realizado en Europa, se constató que de 2.000 accidentes ocurridos en una ciudad, solo un tercio era debido a responsabilidades humanas y que el principal factor era un error de diseño”.


El peso de la empresa

Para el ejecutivo de la ACHS, no toda la responsabilidad es atribuible al conductor, sino que también incumbe a los empresarios. “Debemos preguntarnos por qué los conductores de un camión de carga cometen ciertas acciones, ya que en ocasiones, están sometidos a presiones que los llevan a comportarse de ese modo”, sugiere.

En ese sentido, María Francisca Yáñez, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), explica que “tenemos un gran desafío, que es hacer presente el tema de la seguridad laboral vial, un concepto bastante nuevo en Latinoamérica, y que busca incorporar a los empresarios en el objetivo de salvar vidas, dándoles un rol más activo, ya que, en un mercado atomizado y poco profesionalizado, muchas veces se han dejado llevar por incentivos económicos”.

Compartir las responsabilidades de un trabajo que implica riesgos es, entonces, otro paso para mejorar la seguridad vial en el país, incluyendo tanto a los empresarios como a los mandantes. A juicio del ejecutivo de Sochitran, un cambio en el enfoque judicial podría ayudar en esa dirección. “En lo que se refiere a seguridad vial en autopistas urbanas, por ejemplo, cada vez hay más sentencias de los jueces que empiezan a aplicar el principio de responsabilidad objetiva y sería importante que eso también comenzara a suceder en el transporte de carga”, comenta.


Educación y control

Para los participantes en esta reunión, más allá de los problemas de infraestructura de la ciudad, el factor que más afecta la seguridad vial es el comportamiento del conductor, y es en este punto donde las opiniones se dividen entre quienes piensan que el elemento clave es la educación y aquellos que estiman que se debe aumentar el control.

Para el académico de la UTEM, “hay una crisis generalizada de conductores. Actualmente, el principal problema del transporte de carga y de pasajeros no es el diesel, es el conductor. Tenemos un serio problema de seguridad vial, porque no tenemos formación. Por ejemplo, la Ley General de Educación de Tránsito establece la obligatoriedad de la enseñanza de temáticas de conducta vial, pero es una ley que no se cumple. Estamos ante un problema sumamente complejo que nos impone un gran desafío como sociedad”. En ese contexto, para el Gerente de ChileTransporte, “tenemos un círculo vicioso: nos faltan conductores profesionales, pero cumpliendo ciertos requisitos, cualquiera puede serlo. La pregunta es por dónde partimos para transformar esta situación en un círculo virtuoso, por lo que debemos reinventar la formación que estamos entregando”.


Los desafíos para los próximos años

Desde el punto de vista del Gobierno, la ejecutiva de Conaset afirma que “el tema de seguridad vial está cada vez más presente. Las Naciones Unidas han decretado esta década como la de la seguridad vial y su meta es la reducción de víctimas fatales. Nuestro país también se ha sumado a ese objetivo y tenemos un foco muy fuerte relacionado con los excesos de velocidad, por lo que estamos presentando un proyecto de ley para revitalizar los radares de control de velocidad en las calles y carreteras del país”.

Sin duda, esta medida, junto a una mayor educación y control, nos permitirán acercarnos a los niveles de seguridad que ostentan los países más desarrollados.

Octubre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.