Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN EL TRABAJO
El desafío de educar y generar hábitos

La alimentación es parte importante en cómo los trabajadores responden a sus tareas diarias. La tendencia actual apunta a que las empresas promuevan una alimentación saludable entre sus trabajadores mediante la generación de hábitos y promoción de los beneficios a la salud.

El concepto alimentación saludable se ha hecho cada vez más recurrente entre las empresas que han detectado en la ingesta de alimentos de sus trabajadores un foco donde mejorar, considerando beneficios en el rendimiento, prevención de accidentes, prevención de fatiga y bienestar general de los trabajadores, ya que está fuertemente ligada al funcionamiento biológico del organismo.

Las jornadas extensas de trabajo, la duración de los traslados, la dificultad de poder adquirir alimentos saludables por falta de locales o el costo, la ansiedad, el estrés, la duración breve del tiempo para almorzar, las preferencias alimentarias inadecuadas, entre otros, son algunas de las razones recurrentes en cuanto a los factores que imposibilitan una alimentación adecuada en el trabajo.

Pero, ¿qué se entiende por alimentación saludable en el trabajo? De acuerdo a Astrid Caichac, Nutricionista de la Dirección de Asistencia Técnica del INTA, “debe ser aquella que entregue las calorías necesarias según el tipo de actividad o desempeño, con un aporte equilibrado de nutrientes y líquidos, además de distribuirlo en horarios y cantidades que aseguren un suministro permanente de estos para mantener las funciones corporales en óptimas condiciones”. Asimismo, para Carlos Munizaga, Gerente Comercial de Servicios Gastronómicos Génova, empresa que presta servicios de alimentación saludable, el concepto debe incluir algunos elementos importantes que resume “en que las empresas cuenten con un lugar definido y acondicionado para que los trabajadores consuman los alimentos, alimentación balanceada y además sistemas o acciones que permitan realizar mediciones”.

Astrid Caichac, Dirección de Asistencia Técnica del INTA.
Carlos Munizaga, Servicios Gastronómicos Génova.
Evelyn Muñoz, Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello (UNAB).

Los especialistas en la materia analizan que este tema debe ser visto como un cambio cultural, donde se deben crear nuevos hábitos de alimentación, los que muchas veces pueden ser difíciles de aplicar. De acuerdo a Evelyn Muñoz, Nutricionista y Académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello (UNAB), el cambio y respaldo a esta forma de alimentación debe ser emanada desde el empleador, “considerando facilitar los tiempos suficientes para una adecuada alimentación, y que los alimentos disponibles en el casino entreguen alternativas saludables”.

Si bien, la ley no obliga al empleador en materia de alimentación, la profesional del INTA recomienda que él debe hacerse cargo de establecer políticas de alimentación saludable, que se traduzcan en una oferta adecuada en calidad, cantidad y horarios. “Además, debe ser capaz de generar oportunidades, actividades y espacios de comunicación a sus empleados y su grupo familiar, educando y motivando a los trabajadores a elegir y exigir una alimentación acorde a su tipo de desempeño y sus características individuales”, argumenta.

De acuerdo a la profesional de la UNAB una dieta saludable debe incorporar frutas, verduras, lácteos bajos en grasa saturadas, cereales en cantidades adecuadas (ej.: galletas sin relleno, pan, arroz, fideos, entre otros) y alimentos con bajo o nulo contenido de azúcar”. En esta, es importante, según Muñoz, desayunar diariamente (ideal antes de salir de la casa), no pasar más de 4 hrs sin comer (si el almuerzo es por turnos y no se puede evitar el lapso de tiempo prolongado entre cada comida, agregar una colación saludable) y al horario de once evitar el té o el café solo o con dulces y reemplazarlo, por ejemplo, por un yogur descremado con fruta o avena llevados desde el hogar.

Las fuentes coinciden que en este punto es indispensable el asesoramiento de profesionales del área que indiquen los lineamientos correctos, evitando guiarse por mitos y dietas de moda que pueden tener efectos perjudiciales a la salud.


Educación en la ingesta de alimentos adecuados

En palabras de Carlos Munizaga, cualquier acción relativa a implantar una alimentación saludable en el trabajo va de la mano con una educación al respecto. “Es clave que los lineamientos tengan este respaldo, se debe acompañar de una ‘evangelización’ del tema, mediante charlas y otras actividades para entregar educación a los colaboradores de por qué es necesario alimentarse de tal manera, e indicar claramente los beneficios que obtienen”. Evelyn Muñoz se refiere a los beneficios e indica que no hay que “olvidar que ingerimos alimentos para nutrirnos y lograr que nuestro organismo funcione de forma correcta. En base a esto, si se cambian los malos hábitos alimentarios se verán los beneficios en el ánimo, el sueño, la atención, la memoria, la capacidad física, la autoestima, todo lo que contribuirá a un impacto importante en la salud”. Agrega que para que esto sea efectivo es necesario crear hábitos “lo que significará gran fuerza de voluntad y constancia, ya que tomar un nuevo hábito requiere al menos dos semanas, realizando la acción de forma repetida para que se desarrolle”.

Génova: Alimentación sana y balanceada

Servicios Gastronómicos Génova es concesionaria de casinos para empresas y su foco es entregar alimentación saludable. A través de un equipo de profesionales idóneo recomienda una dieta balanceada de acuerdo a las necesidades calóricas de los trabajadores, además de realizar mediciones del avance en el mejoramiento de la salud de los trabajadores.

Sus alimentos son producidos con la tecnología Cook and Chill, los que son cocinados en la planta, bajo altos estándares de calidad, para luego ser llevados a los puntos de destino. La mayoría de los alimentos son cocinados utilizando aire caliente, minimizando al máximo el uso de aceites y frituras.


No solo el almuerzo

Es común que las jornadas laborales muchas veces superen las 8 horas y, dependiendo del sector industrial, pueden incluso llegar a 10 o más; en esos casos, la alimentación debe ser considerada de acuerdo a la extensión horaria. “Por desconocimiento, las empresas muchas veces creen que el almuerzo es la única comida que tiene que recibir el trabajador durante el día, lo que es un error. Es recurrente que las personas no tomen desayuno y no coman hasta la hora del almuerzo”, explica Munizaga. Por su parte, Astrid Caichac fundamenta esta situación: el ayuno prolongado genera una menor capacidad física, menor resistencia al esfuerzo y menor fuerza muscular, lo que claramente impacta en el rendimiento, productividad y aumenta el riesgo de accidentarse”. La situación anterior puede ser riesgosa en personas que necesitan mantener un nivel adecuado de visión, coordinación y concentración, como choferes de buses, operarios de maquinarias pesadas, pilotos, entre muchos otros. La recomendación indica que la frecuencia alimentaria debe ser cada 3 a 4 horas, lo que se traduce en 5 comidas diarias para un día común.

Finalmente, existen muchos tipos de actividades laborales, cada uno con necesidades y requerimientos especiales, que debe ser considerado en el momento de definir la alimentación que se les entregará a los empleados de una organización específica.

Recomendaciones para los trabajadores

Incluya colaciones saludables a media mañana y media tarde; esto potencia su rendimiento y la concentración (frutas, yogurt o leches descremadas y/o porciones pequeñas de frutos secos).

Si trabaja sentado frente a un computador durante muchas horas seguidas, realice una pausa activa; esto activa la musculatura y el sistema cardiorespiratorio, lo que mejora su capacidad física.

Si su desempeño laboral exige esfuerzo físico, realice ejercicios de relajación y elongación.

Adicionalmente, intente realizar mayor actividad física durante su tiempo libre.

No olvide el desayuno; esto incrementa su capacidad física e intelectual, le quita el sueño y evita la ansiedad de comer alimentos hipercalóricos durante el día.

No se salte el almuerzo; durante la jornada laboral usted necesita recuperar energía, pero intente que este almuerzo sea saludable.

Realice actividades que lo relajen; esto le ayudará a manejar de mejor manera el stress.

Tome agua; también contribuye a mejorar todas las funciones de su cuerpo y estimula la capacidad de concentración, prefiera agua potable, agua mineral, bebidas gaseosas light o zero, o jugos libres de azúcar.

Si usted trabaja en turno de noche, evite las porciones excesivas y con mucha grasa; su proceso de digestión disminuirá la cantidad de oxígeno que llega al cerebro y le producirá sueño. También evite los alimentos muy condimentados y el exceso de café; esto puede irritarle el estómago y generar molestias.

Si usted trabaja en una zona con mucho frío, no es necesario aumentar la ingesta de alimentos con muchas calorías (chocolates, galletas); es mejor consumir algo que le proporcione calor, como café o té.

Fuente: Astrid Caichac de INTA.

Diciembre 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.