Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

RIESGOS POR EXPOSICIÓN SOLAR
Claves para proteger a los trabajadores

A pesar de que la radiación solar está presente en todo momento, se acentúa en primavera y verano, y teniendo en cuenta que su intensidad aumenta cada año es necesario redoblar los esfuerzos para disminuir los riesgos de los trabajadores expuestos continuamente a los rayos UV. En este reportaje, tres expertos nos entregan sus recomendaciones para reducir la incidencia de enfermedades relacionadas con la exposición al sol.

Si bien la exposición al sol es considerada un hábito saludable, puede tener consecuencias que la convierten en un problema de salud pública. Así lo señala Adelheit Schneider, Médico Asesor de la Asociación Chilena de Seguridad, quien explica que esto se debe a que la radiación solar se compone tanto de radiación visible como invisible, siendo esta última -que corresponde a los rayos ultravioleta (UV)- causante de la mayoría de los problemas de piel, como quemaduras solares, cambios de pigmentación o textura, envejecimiento precoz y cáncer de piel.

Definitivamente, los trabajos que involucran una alta exposición solar aumentan los riesgos de enfermedades a la piel, sobre todo las de fotosensibilidad. Algunas de ellas son las fotoalergias, que se desencadenan cuando la piel se expone al sol; y las enfermedades inmunológicas, como el lupus, que se activan con la luz solar. En los casos más graves está el cáncer de piel, que entre un 50% y 90% de los casos de debe a la radiación ultravioleta.

Otras enfermedades no tan graves, pero de todas maneras importantes, son la rosácea, que se activa y empeora con la exposición al sol. Asimismo, los daños de los rayos UV en la piel también provocan quemaduras solares y aparición de manchas.

Las actividades más sujetas a los efectos dañinos del sol son las que tienen una exposición aumentada a la radiación ultravioleta. En este grupo se consideran los rubros de la minería, agricultura, construcción, industria pesquera, transporte y todos las faenas que se desarrollan al aire libre.


Un riesgo latente

Adelheit Schneider, Médico Asesor de la Asociación Chilena de Seguridad.
Dr. Eduardo Corradini, Dermatólogo Oncólogo de la Fundación Arturo López Pérez.
David González, Jefe del Departamento de Higiene Industrial de la Mutual de Seguridad CChC.

El Dr. Eduardo Corradini, dermatólogo oncólogo de la Fundación Arturo López Pérez, señala que quienes trabajan expuestos a mayor radiación tienen una probabilidad mayor de contraer cáncer a la piel. Los riesgos aparecen cuando el trabajador realiza sus labores al aire libre, dejando expuestas a los haces de luz solar zonas como la frente, las protuberancias del rostro -nariz, orejas y mentón-, el cuello y los brazos. “Pero además de la incidencia directa del sol, es necesario considerar el reflejo de los rayos en elementos como el agua, la nieve o la arena blanca. Igualmente hay que tener en cuenta que las horas de mayor peligro han ido aumentando en rango, porque antes se consideraban entre las 12 y 15 horas, mientras que hoy van de 10 a las 17 horas”, señala David González, Jefe del Departamento de Higiene Industrial de la Mutual de Seguridad CChC.

Para la Dra. Adelheit Schneider, si bien el 80% del daño por exposición al sol ocurre antes de los 18 años, y por tanto esta exposición en la infancia puede crear un terreno favorable para el desarrollo de cáncer a la piel en la edad adulta, no por ello se deben descuidar las medidas de protección solar en la madurez. Por el contrario, es necesario crear en la población una real conciencia de los efectos dañinos que esta exposición tiene para la salud, así como aumentar la educación en temas como grupos de riesgo, fotoprotección o prácticas saludables que permitan reducir el riesgo de éstas.

De acuerdo a estudios nacionales e internacionales, las cifras de cáncer de piel en los últimos años están al alza, especialmente en cuanto a la incidencia -casos nuevos- y en menor medida respecto a la mortalidad, que se ha mantenido más estable. “Los estudios locales incluso muestran que en las últimas décadas se ha duplicado la incidencia de los casos de cáncer de piel, aumentando de 10 a 20 casos por cada 100 mil habitantes”, sostiene el Dr. Corradini.

El especialista entrega más detalles. Señala que el cáncer de piel tiene dos tipos: cáncer no melanoma, de muy baja mortalidad; y el cáncer melanoma, que presenta una mortalidad de 20%. Indica que el cáncer no melanoma es una enfermedad absolutamente tratable, mientras que el cáncer melanoma puede tratarse si se detecta en etapas precoces.


Información y protección

Los expertos coinciden en que las actuales normas de seguridad laboral referente a protección solar constituyen una base suficiente para prevenir enfermedades a la piel. “Las principales normas que abordan el tema, desde el punto de vista laboral, son el DS 594 Artículo109 del MINSAL y la Guía Técnica de Radiación Ultravioleta de Origen Solar; y ambas son suficientes para abordar el tema, aunque siempre pueden mejorarse”, sostiene David González.

En opinión del médico de la Fundación Arturo López Pérez, el reglamento técnico de la ley 20.096 es una de las primeras normas mundiales en cuanto a la protección del trabajador y representa un gran avance. De cumplirse a cabalidad por parte de empleadores y trabajadores, asegura la posibilidad de disminuir significativamente los riesgos.

Para prevenir los efectos dañinos del sol en los trabajadores, las empresas pueden tomar varias medidas. La primera, según la Dra. Schneider, es informar a los trabajadores respecto a los riesgos que implica la exposición y las medidas más apropiadas que pueden reducir sus efectos. “Para esto, la Guía Técnica Radiación Ultravioleta de Origen Solar establece que la empresa debe contar con un programa escrito de capacitación teórico-práctico para los trabajadores, que instruya sobre el riesgo y consecuencias de la exposición, así como las medidas preventivas a considerar”, detalla.

Aunque pueda parecer básico, el Dr. Corradini indica que es vital evitar la exposición innecesaria. “Si es posible, se aconseja realizar las labores bajo techo; en el caso de los trabajadores agrícolas es recomendable tender mallas protectoras, evaluar la posibilidad de programar las labores en las horas con menor radiación, protegerse con ropa que tenga tejidos densos para no dejar pasar la radiación y el uso adecuado de protectores solares, que debe ser repetido al menos cada tres horas, uso de sombreros tipo legionario y gafas con protección UV”.

Asimismo, el médico indica que un buen programa preventivo debería considerar en primer lugar la educación, es decir, la importancia del autocuidado. De ahí que sea necesario que las empresas que trabajan con personas que se exponen frecuentemente al sol, efectúen charlas informativas y entreguen afiches y volantes informativos. “También es preciso que exista acuerdo de las partes, en el sentido de utilizar todas las medidas de protección; y hacer prevención, mediante controles regulares sobre todo a personas de piel blanca, con antecedentes de cáncer de piel y que tengan más riesgo de exposición solar. Lo ideal es que a partir de los 40 años las personas se chequéen periódicamente con un dermatólogo”, agrega.

David González coincide en que un buen plan de gestión del riesgo debe abordar al menos los siguientes elementos: identificación de trabajadores expuestos, información de los riesgos a los trabajadores expuestos, capacitación sobre el control de riesgos, instalación de sistemas de sombrajes, uso de elementos de protección de acuerdo a las características de la exposición -de manera que permitan cubrir las zonas de la piel expuestas- proveer de cremas con filtro solar, señalización y procedimientos claros de atención en caso de ocurrir eritemas en los trabajadores, entre otros.
 

Grupos con mayor riesgo de cáncer de piel

Aunque la Dra. Adelheit Schneider, Médico Asesor de la Asociación Chilena de Seguridad, señala que si bien toda la población tiene riesgo de presentar patologías relacionadas con la exposición al sol, hay grupos de mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Entre ellos, las personas con:

Piel muy clara, que se quema con facilidad.

Ojos claros.

Cabello claro: rubio o rojizo.

50 o más lunares en el cuerpo.

Antecedente de quemaduras solares en la infancia.

Antecedente de cáncer de piel en familiares o el mismo individuo.

Exposición solar considerable.

Trabajador y empleador: Unidos por la seguridad

La Dra. Schneider señala que la responsabilidad del empleador es informar, garantizar un ambiente que cumpla con las medidas de protección y de reducción de la exposición para los trabajadores, y poner a su disposición los elementos de protección personal necesarios. “Por su parte, la responsabilidad de cambiar conducta en base a estas recomendaciones, comprender el peligro al que se expone y utilizar los elementos de protección personal que se le entregan o exigirlos cuando no cuenta con ellos, es del trabajador”, afirma.

En este contexto, el rol de los Elementos de Protección Personal, EPP, es esencial. A juicio de los expertos, los fundamentales son los gorros o cascos con viseras, gorros legionarios, ropa oscura que cubra la mayor área corporal -manga larga, pantalón largo y cuello- y que idealmente sea de fibras de poliéster, que brindan mayor protección que el algodón; zapatos cerrados y guantes.

Es crucial que a los trabajadores se les proporcione crema de protección solar de factor 30 en el caso de personas de piel oscura y 50 o más para los de piel clara. También es primordial el uso de anteojos con protección UV en toda labor, y especialmente en aquellos lugares donde la radiación es más alta, como las zonas con nieve, arena, agua o altitud geográfica.

Así como la responsabilidad del empleador es proteger la integridad y la vida de sus trabajadores -sean estos contratados directamente o pertenecientes a una empresa subcontratista- los trabajadores deben respetar y cumplir las medidas preventivas prescritas para la labor que desempeñan, teniendo en cuenta que estas normas están inspiradas en su protección.

Septiembre 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.