Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 3 de Octubre de 2022         •         Dólar= $951,34         •         UF=$34.299,11         •         UTM=$58.772

Contención emocional en ambientes laborales
Por Cristian Carvajal, Gerente Comercial de GrupoExpro.

El ambiente laboral puede ser un lugar propicio para que se desencadene depresión u otros trastornos que afecten a los trabajadores. En este escenario, la comprensión de la jefatura hacia los trabajadores surge como una buena forma de resolver situaciones, antes de que puedan generar un problema mayor.

Según la Encuesta Nacional de Salud 2011, elaborada con datos 2009-2010, la prevalencia de síntomas de depresión en el último año entre personas de 25 a 44 años fue de 19,4% y de 19,2% en el tramo de 45 a 64 años. Esta cifra desciende a 14,4% en jóvenes entre 15 y 24 años y a 11,2% en mayores de 65 años.

Esta mayor prevalencia entre población en edad laboral coloca a empresas y jefaturas en un papel insoslayable para enfrentar el fenómeno, pues impacta en sus ambientes laborales y de productividad.

La depresión es definida por expertos como un trastorno del humor y del estado de ánimo que se manifiesta a partir de una serie de síntomas que incluyen cambios bruscos de humor, irritabilidad, falta de entusiasmo y una sensación de congoja o angustia, trascendiendo a lo que se considera como normal. Puede implicar la pérdida de interés en actividades hasta entonces queridas, así como cambios cognitivos, como pensar ineficiente y elevada autocrítica.

Según el Análisis de Licencias Médicas y Gasto en Subsidios por Incapacidad Laboral en el Sistema Isapres de la Superintendencia de Salud, el 18,2% de las 1.104.417 licencias curativas tramitadas en Isapres en 2012 correspondió a trastornos mentales y del comportamiento, ocupando el segundo lugar de motivos de licencias, luego de enfermedades del sistema respiratorio. De las licencias por enfermedades siquiátricas, un 53,8% son producto de episodios depresivos, un 21,8% son por otros trastornos de ansiedad y un 16,8% por reacción al stress grave y trastornos de adaptación.


Jefatura sensible

La sensibilidad del jefe para detectar problemas emocionales entre sus colaboradores y su capacidad para mostrar comprensión y colaboración cuando se presentan son fundamentales para el buen desempeño de la organización.

Un jefe con liderazgo debe identificar cuándo un colaborador que normalmente ha tenido buen desempeño, sin causa aparente comienza a presentar mal rendimiento, alejarse, mostrase distraído, estar poco atento a instrucciones provocando accidentes, apartamiento social, ausentismo, depresión o tristeza. Como jefe debe acercarse e indagar, pues puede deberse a una separación de pareja, pérdida de trabajo de un familiar o enfermedad grave de un cercano, problemas que normalmente no se conversan.

El jefe puede y está en condiciones de tomar la iniciativa para conversar estos problemas, crear proximidad y tener comprensión, tratando de ayudar. Por ejemplo, puede dar permiso al trabajador para ausentarse en casos excepcionales o concordar un reacomodo de sus obligaciones mientras busca ayuda profesional. Esto redundará en un empleado que se perciba más acogido y que sentirá mayor compromiso hacia la empresa y de la empresa hacia él. Además, de ser una positiva señal para el resto de la organización.


Contención emocional empresarial

La empresa es el lugar donde las personas pasan gran parte de su día. Su rol es fundamental en la salud emocional, pues redunda en la productividad y en el ambiente laboral colectivo, dado que las emociones tienen un efecto “contagioso” y expansivo.

Las compañías pueden implementar políticas de contención emocional, como desarrollar acciones que amplíen el desarrollo de las personas de una manera más integral y distiendan el ambiente sacando a los trabajadores de la rutina. En esta línea, son correctas y efectivas actividades deportivas, yoga o pausas laborales para hacer ejercicios de relajación y elongación.

Asimismo, se han revelado como muy exitosas las capacitaciones a través de cursos y talleres que incorporan el desarrollo de competencias “blandas” como habilidades personales y comunicacionales, manejo del stress y la ansiedad, comunicación efectiva, capacidad de postergar recompensas inmediatas y para ser conscientes del potencial de innovación del individuo.

Involucrar a trabajadores en capacitaciones técnicas también cumple una función educadora y mística del rol laboral. Muchas veces la depresión se origina porque se pierde el rumbo de la vida o no se ve sentido a lo que se hace diariamente. Como en la tradicional alegoría que muestra a dos hombres picando piedras: cuando se les pregunta qué hacen, uno contesta “picar piedras”, y el otro responde “construyo una catedral”. Desde una perspectiva laboral, la capacitación ayuda a que los trabajadores comprendan la dimensión de su aporte y el significado de su trabajo, sustentando emocionalmente su quehacer diario.

Septiembre 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.