Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

ANDAMIOS Y PLATAFORMAS
Seguridad para trabajos en altura
Por Rodrigo Barahona, Especialista Senior Sector Minería ACHS.

Los accidentes por caída desde altura son altamente recurrentes, pero la normativa, equipamientos y medidas de seguridad, pueden frenar esta problemática.

Las principales condiciones deficientes existentes en obras, se encuentran a nivel de superficies de trabajo, por la irregular conformación de estructuras verticales, inestabilidad, desaplomos, fatigas de materiales, anclajes deficientes, accesos no controlados, como a su vez la falta de orden y limpieza sobre ellas. Estos factores determinan las causas básicas que originan accidentes por caídas de altura.

Nuestra normativa país regula y entrega recomendaciones técnicas que, para el caso de los andamios, indica el armado y desarme por etapas, solo por trabajadores capacitados. Las bases de apoyo deben estar niveladas, alineadas, aplomadas y arriostradas para impedir inclinaciones y desplazamientos. “Las superficies de trabajo deben traslaparse sobre los travesaños 20 cm y las plataformas tienen que ser de 70 cm de ancho mínimo”.

De acuerdo a la NCh998 Of. 1999, en todas las plataformas de trabajo ubicadas a una altura superior a 1,80 m deben colocarse barandas protectoras y rodapiés adosados a todos los costados expuestos, con alturas de 90 y 45 cm de altura, por sobre la plataforma de trabajo. A su vez, los rodapiés deben tener una sección mínima de 25 x 125 mm, apoyados de canto sobre la plataforma de trabajo.

Respecto a los controles y verificación de uso, nuestra normativa indica que los andamios requieren inspección luego de lluvias, nevazones o heladas, movimientos sísmicos e interrupción prolongada. Asimismo, en el caso de estructuras en vertical (andamios) que superen las tres plantas, deben ser calculados por un ingeniero (documento que debe estar disponible en faena).


Sistemas de protección contra caídas

De acuerdo a la “Guía para la selección y control de equipos de protección personal para trabajos con riesgo de caídas” (2009), del Instituto de Salud Pública (ISP), se considera que existe riesgo de caída cuando un trabajador realiza una tarea sobre una superficie o plataforma emplazada a 1,8 metros, o más, de altura por encima del nivel más bajo o donde una caída de menor altura pueda causar una lesión grave.

Cuando se habla de este tipo de protección, se hace referencia a un sistema que involucra uno o más dispositivos, componentes o métodos para prevenir las caídas o bien para reducir las lesiones y fatalidades. Los equipos de protección personal son fundamentales para asegurar la vida e integridad física de cada trabajador y deben cumplir con las normas y exigencias de calidad de conformidad a lo establecido en el Decreto N°18 (1982 Minsal) y, si bien es obligación de las empresas proporcionarlos, también es deber de los trabajadores usarlos de forma permanente cuando se encuentren expuestos a realizar trabajos de altura. Los trabajadores deben revisar permanentemente el estado de los equipos y retirar aquellos que presenten cortes, grietas, desgastes, estiramientos, quemaduras, corrosión u otros defectos de funcionamiento.


Utilización de elementos de protección personal

Dentro de los elementos de protección personal para este tipo de trabajo existen de dos tipos: para limitación de caídas y para detención de estas. El primero se traduce en un sistema que evita que la persona llegue a un nivel de exposición de caída de altura. Se aplica en los casos de fijación para posicionamiento de trabajo y sistema para ascenso/descenso controlado junto con un cinturón de posicionamiento en trabajo vertical. La detención, en tanto, se refiere a un conjunto de componentes y subsistemas interconectados, que incluye un arnés de cuerpo completo (ACC), que cuando es conectado a un dispositivo de anclaje apropiado, detiene una caída desde altura, minimizando las fuerzas de detención de caídas y controlando la distancia total de caída, de modo de impedir el impacto con el suelo.

Dentro de las clases de arneses de cuerpo completo encontramos los A, AD, AE y AP. Los arneses de clase A (paracaídas) están diseñados para soportar el cuerpo durante y después de la detención de una caída; los de clase AD (ascenso/descenso controlado), cumplen con requisitos de los tipo A y además cuentan con elementos de fijación adicionales que permiten al trabajador conectarse a un sistema de ascenso/descenso controlado, posibilitándole una postura “sentada” mientras se encuentra en suspensión.

También hay arneses clase AE (espacios confinados), que cumplen con los requisitos de los tipo A y además poseen elementos de fijación adicionales ubicados en los hombros que permiten al usuario adoptar una posición casi vertical cuando se encuentra en suspensión. Por último, los de clase AP (posicionamiento) cumplen con requisitos de tipo A y cuentan con elementos adicionales de fijación, ubicados a nivel de la cintura, que permiten conectarse a un sistema de posicionamiento de trabajo.

Las líneas de vida se constituyen por una cuerda continua única, con terminaciones que eviten el deshilachado y de un diámetro mínimo de 8 mm si son cables de acero y 13 mm en el caso de materiales como poliéster o nylon. Los anclajes deben ser resistentes (22 kilonewton (kN), por persona asegurada) y, en el caso de las líneas verticales, deben ser usadas por una persona a la vez. Dentro de las recomendaciones técnicas de las líneas de vida se indica que estén tensadas mínimo 200 kg de torque, así como que se conecten cuerdas de fibras sintéticas mediante nudos acordes a métodos aprobados de aparejamiento. En el caso de líneas de vida horizontales, se espera que tengan una distancia máxima de 15 m y que no se usen cables de acero cuando existan líneas eléctricas energizadas cerca.

Los anclajes, en tanto, son los puntos seguros para la fijación de líneas de vida y/o estrobos a la estructura disponible. Deben resistir una carga mayor o igual a 2.226 kg (22 kN) por trabajador conectado, ser independientes de cualquier anclaje que vaya a ser usado para suspender o soportar plataformas de trabajo (andamios, escaleras) y adaptarse al tipo de trabajo a desarrollar.

Finalmente, las causas de caídas desde altura se deben en un 95% a acciones personales erróneas y el 5% restante a condiciones laborales deficientes. En el primer caso se cuenta la falta de conocimientos por parte de los trabajadores respecto de los riesgos, técnicas y procedimientos de trabajo en altura, así como una carencia de aptitudes físicas y/o mentales necesarias para realizar estas faenas; por ello, el reforzamiento en la capacitación de los trabajadores es un factor trascendente.

Septiembre 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
JUAN ESBRY CARDENAS SNC LAVALIN (27/07/2017)

Que tipo de amortiguador de impacto se necesita para un trabajo en altura a más de 6,0 mtr. sobre andamios

Marcelo Pinto Becerra SF6 Chile ltda. (11/07/2016)

necesitamos cotizar una plafaorma de trabajo. arriendo.

1,80 mts. altura

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.