Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 3 de Octubre de 2022         •         Dólar= $951,34         •         UF=$34.299,11         •         UTM=$58.772

ESTRÉS TÉRMICO
Respuesta del cuerpo ante altas temperaturas
Por Carlos Córdoba Silva.

El estrés térmico es la sensación de malestar asociado a esfuerzos desmesurados del organismo para mantener la temperatura interna en 37°C. Cuando una persona está expuesta al calor, se activan mecanismos fisiológicos, donde se pierde calor corporal por medio de la radiación y la sudoración, proceso que, en ciertas condiciones, puede traer serias consecuencias.

Cuanto más calurosas sean las condiciones ambientales, menor será la diferencia entre la temperatura ambiente y la temperatura superficial de la piel o de la ropa. Cuando la temperatura ambiente es superior a la temperatura corporal periférica, el cuerpo absorbe calor de su entorno. En este caso, el calor absorbido, sumado al calor liberado por los procesos metabólicos, debe perderse mediante evaporación del sudor para mantener la temperatura corporal. Así, la evaporación del sudor adquiere una importancia cada vez mayor al aumentar la temperatura ambiente. Por este motivo, la velocidad del aire y la humedad ambiental son factores críticos en ambientes laborales calurosos. Cuando la humedad es alta, el cuerpo sigue produciendo sudor, pero la evaporación se reduce. El sudor que no puede evaporarse no tiene efecto de enfriamiento: resbala por el cuerpo y se desperdicia desde el punto de vista de la regulación térmica.

En muchas profesiones diferentes, los trabajadores están expuestos a estrés por calor externo; por ejemplo, trabajadores de plantas siderúrgicas, industrias del vidrio, papeleras, panaderías, mineras, entre otras. Asimismo, las personas que trabajan en espacios confinados como vehículos, buques y aviones pueden sufrir los efectos del calor. También los trabajadores que utilizan prendas protectoras o que realizan trabajos pesados con prendas impermeables pueden ser víctimas de agotamiento por calor, incluso con temperaturas ambientales moderadas o frescas. Los efectos nocivos del estrés por calor se manifiestan cuando aumenta la temperatura interna del organismo y se produce una intensa sudoración.


Trastornos producidos por el calor

Entre los trastornos asociados se encuentra el “Síncope”, que es una pérdida de conocimiento temporal como resultado de la reducción del riego cerebral que suele ir precedido por palidez, visión borrosa, mareo y náuseas. Puede ocurrir en personas expuestas a estrés por calor. Los síntomas se atribuyen a vasodilatación cutánea, acumulación de sangre por la postura corporal con el resultado de un menor retorno venoso al corazón y un gasto cardíaco también reducido. La deshidratación leve que se produce en la mayoría de las personas expuestas al calor aumenta la probabilidad de sufrir un síncope por calor. Las víctimas suelen recuperar el conocimiento rápidamente una vez que se desvanecen en posición supina.

También se presenta “Edema por Calor” en personas no aclimatadas expuestas a un ambiente caluroso, pudiendo aparecer edema leve dependiente, es decir, la hinchazón de manos y pies. Suele afectar a las mujeres y desaparece con la aclimatación. Otros son los “Calambres por Calor”, que pueden aparecer tras una intensa sudoración como consecuencia de un trabajo físico prolongado. Aparecen espasmos dolorosos en las extremidades y en los músculos abdominales sometidos a un trabajo intenso y a la fatiga, aunque la temperatura corporal apenas aumenta. Esos calambres están causados por la pérdida hídrica resultante de una sudoración profusa y prolongada que se repone con agua no suplementada con sal, y cuando los niveles circulantes de sodio descienden por debajo de un nivel crítico. Los calambres por calor son, en sí mismos, relativamente inocuos. Suelen afectar a personas en buena forma física que son capaces de realizar un esfuerzo físico prolongado.

El tratamiento de los calambres por calor consiste en interrumpir la actividad, descansar en un lugar fresco y reponer los líquidos y electrolitos perdidos.


Golpe de calor

El golpe de calor es una urgencia médica grave que puede provocar la muerte. Es un cuadro clínico complejo caracterizado por una hipertemia (aumento de temperatura) incontrolada que causa lesiones en los tejidos.

Semejante elevación de la temperatura corporal se produce inicialmente por una intensa congestión por calor debida a una carga térmica excesiva.

Las personas que trabajan o realizan esfuerzos físicos intensos en ambientes calurosos y húmedos corren un alto riesgo de sufrir un trastorno por calor inducido por el esfuerzo, ya sea agotamiento por calor o golpe de calor. Las personas con peor preparación física corren menos riesgo en este sentido, ya que son más conscientes de su propia capacidad y no realizan esfuerzos tan grandes.
 

Controles administrativos recomendables

Aclimatar a los trabajadores: El cuerpo se acostumbra a trabajar en ambientes calurosos si se le da la oportunidad de ajustarse gradualmente a las nuevas condiciones.

Supervisar a los trabajadores: Los trabajadores no deben estar solos en condiciones en las que se puede producir estrés térmico.

Determinar ciclos adecuados de trabajo-descanso: De este modo, los cuerpos de los trabajadores tienen suficiente tiempo para enfriarse. Es importante disponer de áreas frescas, con sombra o buena ventilación a las que puedan dirigirse para descansar.

Acciones preventivas

Es importante evaluar los ambientes calurosos para garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores. Ahora bien, no siempre las empresas disponen de los instrumentos para efectuar la evaluación del ambiente, por lo que ésta puede ser solicitada al organismo administrador de la Ley 16.744 al que la institución se encuentre afiliada, y determinar el índice de calor térmico TGBH para establecer cuándo una situación presenta riesgos de estrés térmico y tomar decisiones acerca de las medidas preventivas necesarias para paliar tales efectos.

No obstante lo expuesto, la aplicación más importante del índice TGBH es la de estimar el tiempo necesario de descanso que un trabajador necesitaría para restablecer el balance térmico si se encontrara en una situación de estrés térmico y así, de esta forma, adecuar los regímenes de trabajo-descanso con la determinación de la fracción de tiempo de descanso por cada hora de trabajo.

Carlos Córdoba Silva es Experto Profesional en Prevención de Riesgos, Auditor Líder en Sistemas de Gestión de Calidad Registro Internacional RAB – QSA – IRCA, Docente de la Universidad del Pacífico.

Agosto 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.