Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 1 de Octubre de 2022         •         Dólar= $966,26         •         UF=$         •         UTM=$58.772

TRABAJO EN ALTURA
El desafío de proteger a los trabajadores

El trabajo en altura es uno de los más riesgosos dentro de la realidad nacional, y al respecto los hechos hablan por sí solos: durante el 2012, cada 7 días cayó un trabajador desde altura con causas fatales. Aunque este año el panorama parece más alentador -porque de 10 accidentes, 4 son por caídas desde altura- la situación preocupa a las mutualidades, empleadores y trabajadores.

Pese a que en el sector construcción, que tradicionalmente concentra el mayor número de caídas en altura, las tasas de accidentabilidad van a la baja (tal como se puede ver en el gráfico ), en este tipo de accidentes la frecuencia ha aumentado. De acuerdo a datos de la Seremi de Salud Metropolitana, de los 245 accidentes ocurridos en 2012, calificados graves, el 60% correspondieron a caídas de más de dos metros. Asimismo, en el caso de los 29 accidentes fatales ocurridos en el mismo período en el rubro de la construcción, el 38% fue por caída de altura.

A juicio de Guillermo González, Gerente Construcción y Minería de la Mutual de Seguridad, definitivamente la industria de la construcción es uno de los sectores que presenta mayor frecuencia de este tipo de accidentes, especialmente aquellos trabajos en superficies de trabajo en altura, como trabajos en andamios, plataformas en volado, superficies de trabajo y de tránsito en altura improvisadas, además de tareas en losas, que dan posibilidades de caídas por shaft descubiertos, no señalizados y no protegidos, entre otros. A estos se suman todos los servicios asociados a labores de mantenimiento en la industria en general, como limpieza de edificaciones y fachadas.

Esta es razón suficiente para que cada año, el gobierno y los organismos aseguradores trabajen conjuntamente para llevar adelante campañas de prevención, que contemplan trabajo en terreno para sensibilizar a las empresas, acompañado de la entrega de material de apoyo en materia de protocolos de seguridad. “Empleador: Prevenir las caídas de altura de tus trabajadores es tu responsabilidad”, es el llamado de la iniciativa de este año, que estará presente en calles y medios de transporte masivos con el objetivo de que las empresas implementen las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes.


Más capacitación, ¿un freno a los accidentes?

Guillermo González, Mutual de Seguridad.
Rodrigo Barahona, Asociación Chilena de Seguridad, ACHS.

La experiencia de las mutualidades del país confirma que la capacitación y la disminución de los accidentes por caídas desde altura están directamente relacionadas. Rodrigo Barahona, Especialista Senior Sector Construcción de la Asociación Chilena de Seguridad, (ACHS), sostiene que la capacitación es un ámbito muy relevante, que permite transmitir en todas las líneas los conceptos globales que incorpora el trabajo en altura, para llegar a nivel ejecutivo, de supervisores y de trabajadores. “Es importante generar las condiciones para que se especialicen, porque de esa manera podrán reconocer, identificar y evaluar -al mismo tiempo- las actividades más críticas, y generar así medidas de corrección y control, para evitar la recurrencia de estos accidentes”, afirma.

Definitivamente, para Guillermo González, hoy en día las capacitaciones deben tener un enfoque en base a competencias, de tal manera de asegurar el saber hacer. Para eso, realizan cursos de prevención específica de este tipo de riesgos, a través de capacitaciones especiales dirigidas a las ramas de supervisión -capataces y jefes de obra- con el objetivo de que sepan tomar o aplicar medidas previas a realizar las tareas, así como los profesionales de prevención de riesgos que deben lograr implementar, aplicar y controlar la ejecución de los sistemas de gestión, que tienen como principal objetivo, el evitar los accidentes y enfermedades profesionales.

Asimismo, los trabajadores que ingresan a ejecutar una labor relacionada con trabajo en altura en una empresa, deben tener un adecuado proceso de inducción respecto a los riesgos de esa actividad y labor específica. “El objetivo es que pueda reconocer los riesgos asociados al trabajo que realizará”, enfatiza el experto de la ACHS.


Seguridad paso a paso


La mano de obra sin experiencia, la cantidad de trabajo versus la cantidad de personas que lo desarrolla, la falta de información y capacitación, la combinación de trabajo mecanizado con trabajo manual, inclusión de empresa principal y muchos contratistas cada uno con tareas y objetivos distintos, falta de supervisión y baja remuneración, conforman el escenario propicio para que los accidentes abunden. Por eso, el ejecutivo de la Mutual de Seguridad señala que trabajan intensamente en desarrollar modelos innovadores, para llegar a los trabajadores y generar en ellos una cultura preventiva.

“Este propósito debe estar acompañado del compromiso de la alta dirección de las empresas, y de todo el personal, especialmente la rama de supervisión, que dará los lineamientos necesarios con la asesoría de los Departamentos de Prevención de Riesgos. Asimismo, los Comité Paritarios bien orientados en el control de los riesgos, permitirán disminuir sustancialmente el número de casos de accidentes, especialmente los de caída de altura”, reflexiona.

En lo concreto, Rodrigo Barahona señala que desde el momento en que se logran identificar las condiciones de riesgo o peligro dentro de una actividad, la tarea número uno para el empleador y supervisor de obra es identificar las medidas de control más adecuadas que permitan evitar que los trabajadores se accidenten.

A su juicio, luego de identificar el peligro existente, el segundo paso es intentar eliminarlo o minimizarlo y, por último, aplicar elementos externos que permiten al trabajador desarrollar su actividad con el resguardo necesario.


Trabajadores protegidos


Según el experto de la Mutual de Seguridad, el uso de los elementos de protección personal es el último recurso en el control de los riesgos. Insiste en que, previamente, se deben considerar los controles ingenieriles y administrativos, las capacitaciones y herramientas preventivas como inspecciones, autorizaciones de trabajo de alto riesgo y análisis seguro de trabajo, entre otros.

Posterior a eso, en el rubro de construcción los elementos de protección personal mínimo a usar son: casco de seguridad con barbiquejo, lentes de seguridad tipo antiparras, guantes según labor a realizar, arnés de seguridad, cuerda de vida en zonas en que no hay un punto de anclaje, zapatos de seguridad, protección auditiva o doble protección según la herramienta o tarea a realizar, protección respiratoria para los agentes químicos presentes, identificados y evaluados en la matriz de riesgos.

En lo que a trabajo en altura se refiere, la Norma Chilena NCH1258 es explícita en señalar los elementos de seguridad que los trabajadores deben utilizar. Explica la importancia de un sistema de seguridad para evitar caídas, compuesto por un arnés en función de la actividad que el trabajador realiza, amortiguadores de impacto, líneas de vida y los sistemas de anclaje a ellas. De acuerdo a la opinión del ejecutivo de la ACHS, cumplir con este requerimiento, al pie de la letra, es vital. “Un empleador puede adquirir el mejor estrobo y el mejor arnés, pero si el punto de anclaje no tiene la resistencia especificada en la norma, que son 2.268 kg a la tracción, el sistema no sirve”, indica categórico.

Respecto al uso de los Elementos de Protección Personal (EPP), la legislación es clara, al igual que los decretos supremos del Comité Paritario de Higiene y Seguridad y el Artículo 184 del Código del trabajo, según Guillermo González. La tarea pendiente, a su juicio, es el control de aplicación de la legislación vigente, y la realización de las actividades de prevención de riesgos con el claro objetivo de evitar los accidentes y enfermedades profesionales. “Si bien es cierto, las Normas Chilenas son referenciales, constituyen los criterios que se deben aplicar por parte de las empresas, que en el caso de los trabajos en altura son la NCh. 998.Of 1999, referente a andamios y requisitos generales de seguridad, y la NCh. 1258-1, relacionada con equipos de protección personal para trabajos con riesgo de caída”, detalla.

Las empresas más preocupadas por la seguridad de sus trabajadores ya están dando pasos para disminuir las tasas de accidentabilidad por caídas desde altura. Rodrigo Barahona señala que las que han trascendido en este objetivo cumplen la norma, integran los elementos de seguridad y además aplican medidas ingenieriles y de control en los procesos directos de la ejecución de los trabajos en altura. Un ejemplo digno de imitar por las demás.

Julio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
juan miguel loyola alvear terapeuta en adicciones usach (12/06/2014)

rodrigo barahona si es posible nesecito comunicarme con tigo . un abrazo .

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.