Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 29 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $963,88         •         UF=$34.244,61         •         UTM=$58.772

Gabriel Zamorano, Jefe de la Unidad Ambiental de la SISS
“Es necesario crear conciencia de las responsabilidades en la gestión de Riles”

Actualmente, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) tiene competencias de fiscalización y sanciones referentes a las descargas de Riles vinculadas a concesiones sanitarias vertidas en los sistemas públicos de alcantarillados. En este escenario, las empresas deben responder al DS N° 609, entre las que se encuentran compañías del sector metalúrgico, alimentos, mataderos, pesqueras, entre otras. Para conocer la respuesta de la industria ante la normativa y el manejo de Riles, conversamos con Gabriel Zamorano, Jefe de la Unidad Ambiental de la SISS.

¿Cómo han respondido las empresas en el cumplimiento de la normativa?
Ultimamente, la gran mayoría de las empresas ha realizado inversiones en gestión de Riles para cumplir con la norma, aunque siguen existiendo algunas que no responden a estas exigencias. Por lo general, se trata de compañías pequeñas, que aún tienen algunos rezagos en cuanto a las inversiones destinadas a este ítem, y que no cuentan con sistemas de gestión de calidad y ambiental.

Respecto a las compañías que se hicieron cargo del tema, ahora deben enfocarse en generar acciones que perfeccionen sus sistemas, porque el sector industrial es muy dinámico y, por consecuencia, los residuos van cambiando y las medidas de gestión deben adecuarse constantemente.

¿Cómo definiría una gestión correcta de Riles?
Podríamos identificar algunas etapas. En primer lugar, realizar un diagnóstico, donde se determine la cantidad real de los recursos hídricos utilizados y la cantidad de desechos generados por la producción en cada etapa o procesos, así como su calidad. Luego, llevar a cabo una gestión de residuos, es decir, implementar una producción limpia enfocada a reducir al máximo los residuos que llegan a los sistemas de tratamiento. Cuando ya no es posible replantear los procesos productivos para disminuir los residuos, respecto de aquellos residuos líquidos que quedan, considerar su disposición final y/o tratamiento, dependiendo del caso.

En la práctica, encontramos empresas que sí cumplen esta forma de abordar la materia, aunque otras se saltan algunos pasos o no implantan las mejores soluciones. Algunas firmas optan por establecer convenios con empresas sanitarias, externalizando parte del tratamiento, aunque esto tiene sus limitaciones, ya que son sólo algunos parámetros los que se pueden convenir.

¿Qué competencias de fiscalización tiene la SISS?
En la actualidad, la SISS tiene competencias de fiscalización y sanción respecto de las empresas sanitarias, en particular descargas de plantas de tratamiento de aguas servidas urbanas y también tiene competencia respecto de las descargas de Riles a sistemas de alcantarillado o directamente a plantas de las sanitarias. En general, se opera a través de un mecanismo de autocontrol, en que el propio establecimiento o empresa sanitaria tiene que contratar un laboratorio acreditado, controlar sus descargas y enviar los resultados a la SISS. Si bien este sistema puede tener sus limitaciones en cuanto a la confiabilidad de los datos, la experiencia que hemos tenido en los últimos años es que se levantan muchos incumplimientos a partir del propio autocontrol, y partir de éste se han aplicado sanciones e instruido mejoras.

Paralelamente, la SISS tiene procesos de control directo, en los cuales la autoridad contrata un laboratorio y llega de manera sorpresiva para tomar una muestra, lo que permite de alguna forma corroborar los resultados del autocontrol. Asimismo, se realizan muchas fiscalizaciones en terreno.

En el caso de las descargas de Riles al alcantarillado, hay un rol de fiscalización por parte de la empresa sanitaria respectiva, rol que es supervigilado por la SISS.

¿A qué sanciones se ven expuestas las empresas que no cumplan la normativa?
Las sanciones que aplica directamente la SISS por no cumplimiento de normas, pueden llegar hasta 100 Unidades Tributarias Anuales (UTA). Cuando esos incumplimientos afectan a un gran número de usuarios del servicio o puedan poner en peligro la salud de la población, las sanciones pueden llegar a 1.000 UTA (500 millones de pesos aproximadamente).

Ahora bien, más allá de las sanciones, el tema debe pasar por crear conciencia en las empresas de la importancia de la gestión de sus Riles y las responsabilidades involucradas con la comunidad y el medioambiente. En ese sentido, de lograr un mayor compromiso de los establecimientos, apuntan las políticas que impulsa el Consejo de Producción Limpia y las laboras de educación que desarrolla la SISS mediante seminarios.

¿Cómo ve el desarrollo futuro de la gestión de Riles?
El país está creciendo industrialmente y eso significa que cada vez hay mayor descarga y utilización de aguas, lo que, eventualmente, aumentaría el problema. No obstante, y en paralelo con la evolución de la normativa, también se está gestando una evolución cultural, lo que generará una mayor conciencia y grado de cumplimiento de la norma, así como hay un mayor número de industrias que están comprometidas con el tema.

Donde también hay mucho que avanzar es en la calidad ambiental del curso receptor, que implica mucho más que sólo la calidad físico-química que posee, y que tiene que ver con muchas otras variables, como temas hidráulicos y diversidad biológica. Es este enfoque más integral la tendencia que están siguiendo otros países en términos de gestión del recurso hídrico.

Julio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.