Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

MAPAS DE RIESGOS
Controlar y anticiparse a los accidentes
Por Cristian Cáceres Rivas, Docente Area Procesos Industriales INACAP Santiago Sur.

El mapa de riesgos es un concepto que nació en Europa en la década de los ‘60. Los primeros se implementaron inicialmente en los sindicatos, y fueron utilizados como una herramienta de defensa y protección de la salud dentro del ámbito laboral.

En la actualidad, los mapas de riesgos son aplicados transversalmente en todos los sectores productivos, y en todos los niveles; es decir, ya no es una herramienta de utilización exclusiva de ciertos segmentos, sino una necesidad creciente en el competitivo mundo laboral de hoy. En la medida en que las sociedades se vuelven más exigentes y las empresas más competitivas, una consecuencia no deseada es que los riesgos aumentan considerablemente, por lo que se hace necesario el poder visualizar cuáles son esos riesgos y cuál es su magnitud, a fin de idear planes estratégicos adecuados para su manejo y control.

El método de implementación de estos mapas de riesgos podrá variar en cuanto a su estructura, pero jamás se debe perder de vista que es una herramienta de carácter administrativo y que deberá proporcionar información que vale la pena tomar en cuenta en relación a los riesgos y a los métodos para gestionarlos y controlarlos.

Para lograr administrar y controlar los riesgos imperantes en una empresa, indistintamente de cuál sea su rubro, los mapas de riesgos deberán contemplar dos etapas o niveles: el Estratégico y el Operativo. Cabe señalar que estos dos niveles no deben ser tratados independientemente, sino que de manera conjunta, pues de ese modo obtendremos una información real y, por tanto, cuantificable. El nivel Estratégico nos proporciona información de vital relevancia para poder confeccionar e implementar una Política de prevención de riesgos, en la cual se deberán trazar lineamientos tendientes a la administración y control de los riesgos de mayor significancia para la empresa. En cuanto al nivel Operativo, es aquí donde se elaboran los sistemas y sus niveles de control; en síntesis, no se puede concebir el uno sin el otro.

Es necesario señalar que la responsabilidad por aplicar esta herramienta recae en la empresa en su conjunto, con el segmento directivo como responsable a nivel de macroprocesos, y los líderes o supervisores a cargo del nivel de microprocesos.


Beneficios de su implementación

Como beneficios otorgados por la implementación de esta potente herramienta, podemos señalar los siguientes:

En primer lugar, permiten un mejor entendimiento y visualización de los riesgos existentes en la empresa, el área o la tarea por desarrollar, lo que sin lugar a dudas nos permite anticiparnos y controlar dichos riesgos.

En segundo lugar, el esfuerzo por diseñar un mapa de riesgos promueve el trabajo en equipo y este aspecto es un enriquecimiento colateral para la organización, en la medida de que los directivos en conjunto con los trabajadores aportan en la creación de este mapa de riesgo. Es precisamente esta actividad conjunta la que retroalimenta y solidifica la concepción de los riesgos imperantes versus las medidas correctivas para cada uno de ellos.

Finalmente, los mapas de riesgos son un instrumento cuantitativo para las gerencias, a través del cual logran visualizar la realidad de la empresa en materias de riesgos y las medidas a tomar en consecuencia.

En síntesis, la elaboración e implementación de mapas de riesgos es de gran importancia para las empresas, dado que es una herramienta que nos permitirá detectar, evaluar y cuantificar todos aquellos factores que reporten riesgos al interior de las organizaciones, con el fin de administrarlos y controlarlos. Como se ha señalado con antelación, todo el proceso que conlleva la creación de estos mapas de riesgos es de gran importancia para las empresas, porque éste se transforma en un verdadero proceso de retroalimentación transversal. Ello permite que al momento de la aplicación de este mapa de riesgos contemos con personal con conocimiento de los riesgos y comprometidos con su control.

Julio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.