Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

PRIMEROS AUXILIOS
Un desafío pendiente
Por Verónica Collao, Docente de la Facultad de Enfermería de la Universidad San Sebastián

Cuando escuchamos la frase Primeros Auxilios, lo primero que imaginamos es un accidente, aunque sin saber su gravedad. Un adecuado manejo por parte de personas comunes, dueñas de casa, profesores, estudiantes y sobre todo trabajadores de faenas de alto riesgo, que normalmente laboran lejos de los centros de alta complejidad, puede hacer la diferencia entre la vida o la muerte.

En caso de accidente, una oportuna asistencia de primeros auxilios resulta vital, más aún si la persona se encuentra alejada de centros de salud especializados. Por ello es de real importancia que las instituciones y empresas cuenten con personal capacitado en la entrega de primeros auxilios.

A continuación me referiré a acciones y maniobras que se deben tener en cuenta considerando accidentes comunes que pueden ocurrir en una situación laboral.


Reanimación cardiopulmonar


Frente a un adulto que sufre un paro cardíaco súbito, que yace inconsciente, no respira, ni presenta pulso, se debe llamar al Servicio de Atención Médica de Urgencia, SAMU.

Luego, se debe colocar a la persona en una superficie plana, boca arriba, verificando que no exista riesgo en el lugar. Comprobar si respira o responde, si no, situándose al lado de la víctima, se deben realizar presiones torácicas, poner el talón de la mano sobre el centro del tórax en la mitad inferior del esternón, y de inmediato colocar la otra mano encima de la primera.

Enseguida, con los brazos estirados, comenzar las compresiones hundiendo el tórax cinco centímetros en cada una. Siempre asegúrese de que cada vez que comprima el tórax, éste vuelva a su posición inicial, ya que esto permite que la sangre vuelva a fluir hacia el corazón, y se genere circulación sanguínea, siendo éste el gran objetivo de esta maniobra: que el flujo del corazón que aún existe se envíe a los órganos vitales.

En relación a la frecuencia, debemos considerar al menos 100 compresiones por minuto, continuando con esta acción hasta que llegue ayuda.

Para que la reanimación sea cardiopulmonar, además de compresiones, se deben realizar ventilaciones, extendiendo la cabeza y elevando el mentón de la persona. Si se dispone, es útil colocar un dispositivo de barrera entre usted y la víctima (mascarilla de barrera), de lo contrario, realizar las compresiones cardiacas, o ventilaciones boca a boca.

Realizar dos ventilaciones de aproximadamente un segundo con la mascarilla puesta, fijándose siempre que el tórax se eleve. Esto le indicará que lo realizado está siendo efectivo. La ventilación boca a boca es una manera efectiva de suministrar oxígeno, pues el aire exhalado contiene cerca de un 17% de oxígeno y un 4% de dióxido de carbono, cantidad suficiente para suplir su necesidad.


Pasos ventilación boca a boca


1. Mantenga la vía aérea abierta, mediante la extensión de cabeza y elevación del mentón.

2. Cierre la nariz de la persona, haciendo una pinza con su dedo pulgar e índice.

3. Ponga sus labios alrededor de la boca de la víctima, creando un sello hermético. Sople un segundo y realice una segunda ventilación, para luego reanudar las compresiones torácicas.

4. La frecuencia en que se debe realizar compresiones-ventilaciones es 30:2.
Si no se logra o no se siente seguro para hacerlo, realice sólo compresiones hasta que llegue la ambulancia.


Maniobra de Heimlich


Esta es una maniobra sencilla, que se utiliza para desobstruir el conducto respiratorio, comúnmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto.

Primero, hay que ponerse detrás de la persona y rodearla con los brazos, empuñar una de las manos colocándola en la zona del ombligo y, con la otra mano, realizar una presión hacia dentro y hacia arriba, hasta que el objeto extraño sea expulsado por la boca.

Se deben repetir las compresiones hasta que el cuerpo extraño sea expulsado, o la persona caiga inconsciente. Si esto ocurre, se debe comenzar Reanimación Cardiopulmonar.


Manejo de heridas


Ante la presencia de un corte o laceración con posterior sangramiento de la zona, se debe lavar la zona con agua corriente, para poder eliminar la suciedad, y luego, aplicar compresión directa hasta recibir atención médica adecuada. No se recomienda el uso de torniquetes, ya que puede ocluir el flujo a las zonas afectadas y cercanas a ésta.


Manejo de TEC


Todo golpe o traumatismo de determinada energía puede producir un Traumatismo Encéfalocraneano (TEC) y, frente a ello, lo primero es evaluar que la persona se encuentre consciente y si respira sin dificultad. Si es así, se debe realizar la inmovilización cervical mediante un cuello ortopédico rígido, que nos limitará la flexo extensión de la columna cervical. Luego, hay que continuar con la estabilización del cuerpo, mediante una tabla de inmovilización de columna, que puede ser de madera, plástico no poroso o metal. La mayoría presenta orificios en toda su extensión para colocar correas inmovilizadoras.

Como conclusión a las acciones de emergencias descritas, resulta imprescindible que este conocimiento sea entregado en las empresas, colegios, jardines infantiles y universidades; ya que mediante acciones simples, podemos salvar y mejorar la sobrevida y atenuar complicaciones posteriores relacionadas con secuelas irreversibles para una persona.

Junio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.