Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

ACCIDENTES LABORALES
Trauma y estrés post traumático
Por Prof. Dr. Giorgio Agostini, Universidad Autónoma de Chile, Doctor en Psicología, Investigador Adjunto Universidad Autónoma de Chile.

Todo accidente, dependiendo de su gravedad y el contexto en el que se produce, provoca un Trauma, palabra griega (Traumatikus) que significa herida. Por su cualidad de abrupto, este hecho es potencialmente capaz de provocar un cortejo sintomático.

Con la ocurrencia de un accidente, el hecho traumático debe ser considerado en relación a la personalidad del accidentado, el entorno laboral, el ámbito social y su situación familiar.

En 1994 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) introdujo la definición de trauma como: “La experiencia personal de un evento que involucra muerte real, amenaza o serio daño a la integridad personal, o la de ser testigo de un evento que involucra muerte o daño o una amenaza a la integridad física de otra persona o el conocimiento acerca de una muerte violenta, daño serio o amenaza de muerte o daño experimentado por un familiar o cualquier otra persona cercana. La respuesta de la persona al evento involucra miedo intenso, desamparo u horror”.

Este síndrome surge como una respuesta tardía o diferida a una situación, o acontecimiento de una naturaleza excepcionalmente amenazante o catastrófica, que causaría por sí misma un malestar generalizado en casi cualquier persona.

Los rasgos de personalidad o el antecedente de una alteración psiconeurótica previa, pueden disminuir el umbral para el desarrollo del síndrome o agravar su curso, pero no es necesario ni suficiente para explicar que se produzca.


Aparición del estrés y apoyo psicológico


Toda persona que sufre un accidente grave presenta una breve alteración de conciencia como estupor, sorpresa, incredulidad, dando lugar a un Estrés Agudo y, en algunos casos, a un Trastorno Estrés Post Traumático (TEP), que puede surgir después de meses o años, con apariciones repentinas del recuerdo traumático con auto recriminaciones, alteraciones del humor, impulsividad, quejas somáticas, ansiedad de muerte y, en algunos casos, necesidad de automutilación, adicciones y conductas autodestructivas. Incluso, en situaciones extremas pueden aparecer cuadros psicopatológicos que estaban encubiertos o encapsulados.

Las personas que han estado cerca del accidente o un desastre, también sufren sensaciones de tensión, sentimientos de susto, escepticismo, ansiedad, miedo, pesar, enojo, resentimiento, vergüenza, entre otras, así como pérdida de memoria, recuerdos no deseados o imaginería repetitiva.

En lo físico, tensión, fatiga, nerviosidad, alteraciones del sueño, pesadillas, naúseas, dolores de espalda, cambios en el apetito y del interés sexual, hiperfagia, desconfianza, irritabilidad, dependencia, aislamiento, inseguridad, sentimientos de rechazo o abandono.

Durante un tiempo variable de semanas o meses, el accidentado bajará su rendimiento laboral y sus relaciones interpersonales pueden verse afectadas. En ciertos casos puede ser útil un cambio temporal del puesto de trabajo y acompañamiento de los trabajadores cercanos a él.

Siempre el que sufre un TEP, debe ser remitido a un terapeuta que aborde la problemática considerando las diferentes variables, para que pueda superar la sintomatología y recuperar su bienestar personal, laboral y familiar.

Es así como no todas las personas son vulnerables de la misma manera al Estrés Agudo y luego al Estrés Post – Traumático; de ahí que la personalidad y el desarrollo de la misma desde antes del nacimiento a la fecha del accidente, son de vital importancia para conocer el posible impacto.


Prevención de accidentes


Finalmente, debemos centrarnos en la prevención y previsión de accidentes. La relación entre ambas consta en educar sobre un riesgo posible y la forma de evitarlo con las modificaciones del entorno y control del ambiente, generando una conciencia comunitaria de la importancia de su implementación y de su impacto en la prevención de un riesgo potencial.

Las empresas deben preocuparse de brindarle apoyo a las personas que han sufrido Estrés Traumático. Para ello, es conveniente la participación de un Psicólogo Clínico, especializado en Terapia de Grupo, que maneje el cuadro con un enfoque de intervención en crisis y manejo de la modalidad de Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares (EMDR).

Este último método puede utilizarse en forma grupal para los accidentados y quienes lo presenciaron.

Síntomas del Estrés Post Traumático

Esfuerzos por evitar los pensamientos o las sensaciones asociadas al trauma.

Incapacidad para recordar aspectos significativos del trauma.

Esfuerzos para evitar actividades relacionadas con el trauma.

Sensación de sentirse extraño.

Dificultades en la vida amorosa.

Sensación de que el futuro ya no cuenta.

Alteraciones del sueño.

Irritabilidad, mal genio.

Dificultad en la atención y concentración.

Reacciones de alarma exageradas.

Hipervigilancia.

Junio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Leonardo Romero av ganadería (03/03/2019)

me sirve mucho ya que tuve un accidente laboral y mi vida ha cambiado mucho

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.