Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 18 de Junio de 2018         •         Dólar= $634,28         •         UF=$27.126,25         •         UTM=$47.538

TRABAJO EN ALTURA
Recomendaciones en seguridad desde la industria

Desde la correcta utilización de los EPP hasta capacitaciones sobre el riesgo, son consideradas en el trabajo de altura como prácticas seguras. A continuación, presentamos la experiencia de tres importantes empresas nacionales, las cuales nos cuentan cómo abordan y controlan este riesgo laboral.


De acuerdo a cifras de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) de 2017, las caídas de distinto nivel siguen siendo la principal causa de accidentes mortales en la industria nacional, correspondiendo al 38% del total. Una cifra preocupante, más aún cuando este riesgo está presente en la mayoría de los rubros industriales de Chile. Por ello, conocimos tres casos de compañías para saber cómo han enfrentado esta materia y algunas prácticas que han implementado para la seguridad de sus trabajadores.


EN LA CONSTRUCCIÓN
Paola Álvarez, Subgerenta de Prevención de Riesgos de Empresas Armas.

Ante los riesgos involucrados en el trabajo en altura, Paola Alvarez destaca lo importante de abordarlos en el sector de la Construcción, ya que “dentro de las faenas en fase constructiva, el 40% aproximadamente de nuestros riesgos se presentan en faenas de altura con exposición a caídas, porcentaje que se debe minimizar lo que más se pueda y administrar de manera eficiente, asegurando la no ocurrencia de un accidente en el desarrollo de estas tareas”.

Para la ejecutiva, antes de cualquier selección para la protección contra caídas en altura, debe existir un análisis en el que se identifiquen las tareas a ejecutar y se evalúen los riesgos inherentes. Posteriormente, se toman las medidas preventivas necesarias, con el propósito de minimizar al máximo los riesgos. “No existe sistema efectivo si no está acompañado con una preparación y entrenamiento adecuado, por lo que la capacitación, instrucción, monitoreo y control permanentes son fundamentales para garantizar la efectividad del sistema preventivo”, destaca.

Además, menciona que se preocupan de seleccionar el sistema de protección contra caída, en base a los criterios exigidos por la norma. Por ejemplo, resistencia, certificación de calidad, validación y mantención, entre otros. En todo caso, manifiesta que su “principal foco es el cuidado de nuestros trabajadores, que nos nace por convicción, no por cumplimiento”.


Claves en prevención desde Empresas Armas

Planificación preventiva. Considera los posibles factores de riesgo y cómo enfrentarlos de manera anticipada y a tiempo.

Promoción a través de campañas, actividades relacionadas al cuidado y trabajo en equipo, sensibilización, integración y compromiso de autocuidado con su familiar, con el propósito de generar conciencia y potenciar un cambio cultural.

Estandarización de medidas preventivas de fácil acceso y entendimiento, en su mayoría, visuales.

Preparación-capacitación-entrenamiento permanente. Todos nuestros trabajadores deben aprobar un curso basal de nivelación y autocuidado preventivo en Prevención de Riesgos de ocho horas.

Exámenes preocupacionales para trabajo en altura obligatorios para todo trabajador con riesgo de exposición.

Programa de actividades por supervisión (charlas, listas de chequeo, inspección, control en el uso de los EPP, análisis de trabajo, etc.).

Competencias para supervisión y jefaturas (capacitaciones, cursos, programas de liderazgo, entre otros).

Cuadrillas de carpintería de seguridad con competencias de mayor calificación para faenas de instalación de protecciones y sistemas anticaídas.

Asesorías y acompañamiento de nuestro organismo administrador.


EN LA INDUSTRIA ELÉCTRICA
Luis Orellana, Subgerente de Seguridad y Salud Laboral de Puente Alto Ingeniería y Servicios (PAIS) y de EEPA (Empresa Eléctrica Puente Alto).

A juicio de Orellana, el riesgo de trabajo en altura se encuentra en las actividades diarias de los trabajadores de su empresa, por lo que “merece toda nuestra preocupación y atención en forma permanente, revisando y actualizando los procedimientos y equipamientos necesarios, buscando siempre las mejores prácticas en este sentido”.

En esta línea, el profesional explica que es relevante una planificación de las actividades a realizar, en las que se conozcan las tareas y movimientos que el trabajador debe ejecutar para llevar a cabo su labor. Luego, se debe procurar que quién haga el trabajo cuente con las competencias técnicas y una salud compatible con trabajos en altura. Asimismo, se deben elaborar procedimientos e instructivos, y finalmente, seleccionar un Sistema Personal de Protección de Caídas (SPDC) apropiado al tipo de trabajo.

“Seguir las normas y procedimientos estandarizados es necesario, más no es suficiente”, insiste Orellana, y afirma que para este tipo de tareas, se necesita que los trabajadores sean los principales actores y que se involucren con su propia seguridad. “Por ello, se requieren personas conscientes del riesgo al que se encuentran expuestas y que, además, adhieran a los controles existentes en todo momento”, agrega.

“Conscientes de lo crítico que resulta ser esta tarea, la empresa mantiene su atención permanente en esta. La revisión y actualización de los procedimientos y estándares existentes siempre debe ser una preocupación en la compañía. Idealmente, se privilegia el uso de alza hombres, con lo que se reduce la probabilidad de fallas y caídas”, detalla el profesional.


EN LA INDUSTRIA FORESTAL
Rogério Quaresimin, Gerente de Salud, Medioambiente y Seguridad de Masisa.

En Masisa, las labores en altura con riesgo de caída libre son consideradas como críticas, dado su potencial de lesión grave o muerte. Por ello, Quaresimin menciona que para enfrentar estos riesgos, lo primero es la evaluación mé- dica de los colaboradores que desempeñarán trabajos con riesgo de caída de altura. “El estado de salud es una variable importante a considerar, ya que podemos prevenir accidentes causados por enfermedades de origen común (glicemia alta, hipertensión arterial, problemas de visión y otros)”, afirma.

Lo segundo, de acuerdo al ejecutivo, es priorizar el uso de plataformas de trabajo y equipos alza hombre, de forma de asegurar la estabilidad y desempeño en altura de los colaboradores. En tanto, en tercer lugar, respecto al equipamiento de protección personal, es exigible el uso de arnés de seguridad con dos colas de vida, aunque las actividades se desarrollen sobre plataformas de trabajo y alza hombres; la idea es que el colaborador esté siempre afianzado.

En tanto, el ejecutivo menciona que no basta responder solo con la normativa. “La experiencia nos dice que siempre debemos hacer más de lo exigible, para tener bajo control los trabajos más críticos”. En este sentido, Quaresemin destaca que la Guía Técnica para la Selección y Control de Equipos de Protección Personal para Trabajos con Riesgo de Caída, en su punto 2 letra A, considera que existe riesgo de caída cuando un trabajador realiza una tarea sobre una superficie o plataforma emplazada a 1,8 metros, o más, de altura por encima del nivel más bajo (OSHA 1926.502 (b1)(1)), o donde una caída de menor altura pueda causar una lesión grave. “Sin embargo, como Masisa, hemos resuelto que toda actividad a 1,5 metros o más se considerará trabajo en altura, y se deberán tomar todos los resguardos necesarios para prevenir accidentes, ya que a esta altura una caída puede ser fatal y la idea es trabajar con un delta de exigencia mayor para motivar a tomar controles efectivos”, concluye.


Claves en prevención desde Masisa

Énfasis en la cultura de seguridad desde el punto de vista de la integridad física hacia las personas.

“Más que cumplir la normativa asociada al tema, nos interesa que los colaboradores que van a desempeñar estas actividades sean conscientes del riesgo. Para eso, implementamos el análisis de riesgos de trabajo hecho por todo el equipo que lo ejecutará, liderado por sus supervisores y asesores en SSO. Un desvío no es trazable en este aspecto, siendo considerado para nuestra gestión de Alto Potencial, por lo cual debe ser investigado con análisis causal (árbol de causas), plan de acción y concientización a toda la organización de lo sucedido”, indica Quaresimin. “La idea es que cualquier colaborador -independientemente de su área- sepa lo que sucede en la otra; de esta forma, contribuimos al desarrollo y conocimiento de las personas y sumamos observadores”.

La empresa cuenta con una plataforma informática donde se reportan todos los incidentes, desvíos e investigaciones la que es monitoreada diariamente por sus profesionales de SMS, los que apoyan a la jefatura a resolver de forma ágil cada uno de estos. Los resultados son monitoreados semanalmente en reunión de jefatura y gerencia en donde cada jefe debe defender sus indicadores de Seguridad y Salud.

“Apostamos a la interdependencia en SMS y creemos que tanto la jefatura y los colaboradores, cuando están empoderados de su área, son capaces de abordar a otros de forma constructiva y siempre en post de la mejora continua”, explica.

Mayo 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.