Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Viernes 19 de Octubre de 2018         •         Dólar= $679,28         •         UF=$27.400,31         •         UTM=$48.016

POLVO EN SUSPENSIÓN
Efectos perjudiciales en las maquinarias industriales

Si bien puede pasar inadvertido, el polvo en suspensión puede causar graves problemas en el funcionamiento de maquinaria, generando un importante deterioro con el paso del tiempo.

El polvo en suspensión es una problemática de variadas consecuencias, tanto en la salud de los trabajadores (por ejemplo, generando problemas respiratorios), como en la de comunidades aledañas a faenas industriales que se ven expuestas al riesgo.

También tiene efectos en equipos y má- quinas, que pueden presentar mal funcionamiento, disminución de productividad o, incluso, producir un accidente.

Humberto Guzmán, Académico Experto NEF (Núcleo de Expertos Formadores), del Área Mecánica de de Inacap, considera que para maquinaria de cualquier tipo y, en especial, para aquella utilizada en la minería, el polvo es una amenaza, dado que propicia el desgaste prematuro de componentes expuestos a este tipo de contaminación. “Hay que tener en cuenta que las partículas de polvo en suspensión que se pueden ver, alcanzan -en el mejor de los casos- un tamaño mínimo de 0,025 mm, y las partículas invisibles a nuestros ojos, hasta 0,005 mm. Todas ellas ingresan a diversos elementos de los equipos, causando desgaste en sus diversas formas (abrasivo, erosivo, etc.)”, indica.

Por su parte, Manuel Herrera, Jefe Nacional de Mecánica de AIEP, explica que el polvo en suspensión bloquea filtros, sistemas de aire, produce ralladuras en pistones, cilindros, etc., “pero, a diferencia del polvo común, el polvo en suspensión de la gran minería contiene componentes especiales (metálicos) que pueden producir cortocircuitos en el sistema eléctrico/electrónico”, enfatiza.

Respecto del efecto del polvo de sílice, en específico, Chion Chang, también Académico Experto NEF, del Área Mecánica de Inacap, agrega que “este polvo puede ingresar en los sistemas mecánicos, contaminando lubricantes y provocando un efecto que actúa como ‘pasta de pulir’ generando un desgaste acelerado de componentes mecánicos en movimiento relativo, además de la saturación prematura de filtros de aire”. También, menciona que la gravedad del efecto que pueda tener en la maquinaria se puede dimensionar desde el punto de vista del código de limpieza del aceite lubricante (ISO 4406), en donde una baja concentración de partículas (de 0.014 mm y más) se considera alarmante, siendo recomendable detener el equipo o sistema lubricado, dado que puede ser el inicio de una falla importante.

Por su parte, Nicolás Montenegro, docente de la Escuela de Ingeniería, carrera Maquinaria y Vehículos Pesados, en Duoc UC, sede Maipú, da relevancia a que las empresas deben preocuparse de esta problemática, ya que “no tan solo afecta a la Minería y a la Construcción, sino también a otras áreas de la industria. En general, todas las empresas deben tomar el resguardo necesario, pues la maquinaria está muy expuesta, especialmente en las ciudades grandes e industriales”.


Factor de accidente

Según explican los expertos consultados, el mal funcionamiento provocado por el polvo dentro de los mecanismos de las maquinarias puede también ser factor de accidentes. El desgaste producido en las partes móviles de una maquinaria puede ser muy alto, por lo que “alguna pieza móvil de maquinaria tenga tanto desgaste que en un momento ceda y provoque un colapso de alguna estructura”, explica Herrera.

Por ende, resulta esencial que los equipos cuenten con un mantenimiento adecuado, advierte Montenegro, para no tener que lamentar accidentes a causa fracturas de material o agrupamientos de metales. “Incluso, es posible llegar a fundir un motor por exceso de contaminación por sílice, o también puede suceder que el aceite no sea capaz de lubricar las partes móviles”, añade.


Recomendaciones ante la problemática

En cuanto a las recomendaciones para evitar que el polvo ingrese a las maquinarias, los expertos afirman que es posible generar acciones preventivas. Una de las prácticas que menciona Montenegro es “incorporar filtros ciclónicos a la entrada de la succión de aire de la máquina para que todo el exceso de polvo quede alojado en este filtro. También, es necesario que el aceite sea revisado y analizado periódicamente para ir controlando el índice de sílice en él. Así, llevaremos un exhaustivo control del corazón de nuestro equipo y podremos asegurar su óptimo funcionamiento”.

En esta misma línea, los docentes de Inacap concuerdan en que se deben tener en cuenta los procesos de almacenamiento del aceite lubricante. “Debe destinarse un espacio libre de contaminación, no solo del polvo, sino que también de la lluvia, el sol y el viento. Todos estos factores afectan en mayor o menor medida la calidad del aceite nuevo”, sostienen, añadiendo que la limpieza constante de componentes expuestos al polvo reduce considerablemente la posibilidad de contaminación del aceite lubricante y la entrada de polvo a los componentes.

Asimismo, Guzmán y Chang llaman a tener cuidado durante los procesos de mantenimiento, particularmente donde está considerado el desarme del equipo en los cambios de aceite, que son una de las principales situaciones de contaminación. “Debe considerarse un cambio de aceite como una operación quirúrgica, procurando ser lo más libre de posibles contaminaciones. Por ejemplo, no debiese hacerse en condiciones de viento, lo que propicia mayor cantidad de polvo en suspensión, aumentando la posibilidad de su ingreso al aceite. Tampoco, debiera realizarse al aire libre”, menciona Guzmán.

Finalmente, Herrera cataloga positivamente que cada vez más se replican en la industria acciones preventivas y de mantenimiento de las maquinarias, lo que “refleja que las empresas han ido tomando conciencia de la problemática”.

Las compañías se han visto instadas a desarrollar sistemas de revisión para detectar la presencia de sílice, un elemento perjudicial, pero que puede ser controlado y así evitado sus consecuencias.

Mayo 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.