Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Martes 19 de Junio de 2018         •         Dólar= $637,96         •         UF=$27.128,95         •         UTM=$47.538

Los riesgos de estar siempre conectados
Por Boris Gary Zambra, docente de Ingeniería en Seguridad y Prevención de Riesgos de Universidad Andrés Bello.
borisgary@gmail.com
Enviar correos electrónicos, chatear y revisar las redes sociales son los usos más frecuentes que le damos a nuestro teléfono celular, pero ¿puede esto influir en nuestro desempeño laboral? ¿Estamos más propensos a sufrir accidentes a raíz de su uso?

En los últimos años, el uso de los telé- fonos móviles durante la jornada como otra herramienta más de trabajo se ha ido generalizando, principalmente en los puestos de trabajo que realizan tareas fuera de la empresa. El uso del móvil facilita tanto la comunicación con el centro de trabajo, los clientes y los proveedores, así como también la realización de las tareas establecidas de manera ágil y cómoda. A pesar de ello, esto no siempre es positivo, ya que el mal uso de estos dispositivos podría repercutir tanto en nuestra salud como en nuestro trabajo.

Si bien todos usamos varias veces al día nuestro smartphone, los aspectos negativos de esta conducta empiezan a manifestarse cuando existe una dependencia extrema a estar conectados y pendientes del teléfono.


El uso laboral del smartphone

Particularmente, el uso del celular en el trabajo ha generado discusiones en todo el mundo. Por regla general, su uso en espacios laborales está aceptado, pero estar siempre conectados en horario de oficina podría afectar nuestra productividad, además de generar ansiedad o estrés.

Y es que ahora, con este tipo de dispositivos no solo hablamos por teléfono, sino que tenemos acceso a un sinnúmero de aplicaciones y programas que permiten estar conectados en todo momento, y el día se transforma en un bombardeo de mensajes de Whatsapp, correos electrónicos, Internet y redes sociales. De esta manera, el móvil se convierte en una fuente de interrupciones, afectando nuestra concentración y productividad laboral.

Por otro lado, en la práctica, esto hace más difícil la toma de decisiones, abrumando y estresando a las personas que sienten que nunca pueden desconectarse de la oficina. Básicamente, permanecer siempre conectados hace que nuestra mente nunca descanse.

El uso del móvil aumenta las distracciones, pues baja el nivel de atención sobre la tarea desarrollada y se producen más descuidos y menos control del trabajo, aumentando la probabilidad de sufrir un accidente. Por ejemplo, al volante de un vehículo, el riesgo de sufrir accidentes se multiplica por cuatro, siendo equiparable el riesgo que asume el conductor en la conducción con exceso de alcohol.


Datos que lo avalan

Según el último balance realizado por Carabineros y la Conaset, si bien hace seis años se registraba un total de 12.892 accidentes de tránsito ligados a esta situación, para el 2016 esta cifra aumentó a más de 25 mil casos. Además, unas 600 muertes fueron ocasionadas por este tipo de siniestros. De acuerdo al informe, un tercio de quienes manejan utilizan celulares.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, manipular un teléfono inteligente es similar a conducir en estado de ebriedad, recreando conductas equiparables, como por ejemplo la pérdida de reflejos al volante. Chatear al conducir es similar a manejar tras haber bebido cuatro cervezas.

El sistema de manos libres, en tanto, consiste en un accesorio para el telé- fono en sí, y puede incluir un auricular y/o micrófono de clip. En los equipos con una opción de manos libres, el soporte puede ser todo lo que se necesita para su uso. Los nuevos teléfonos que ofrecen auriculares Bluetooth con micrófonos integrados llevan la simplificación del uso del teléfono un paso más allá, que solo requiere que el teléfono esté lo suficientemente cerca como para que el usuario mantenga una conversación y el control de muchas de las funciones del equipo sin cables a través del auricular. No obstante, en algunos estudios se ha demostrado que el uso de los teléfonos celulares de manos libres no ayuda a mejorar la seguridad del conductor. Esto se debe a que, a pesar de que este accesorio elimina la distracción física de manejar un teléfono, el conductor tiene que dividir su atención entre su conversación y su conducción.


Uso responsable

Lamentablemente, alcanzar un equilibrio entre la vida personal, el trabajo y el tiempo que pasamos conectados es para muchos cada vez más difícil, por eso a continuación compartimos una serie de recomendaciones para implementar en nuestros trabajos y minimizar los efectos de estar siempre conectados.

1. Definir un tiempo limitado para estar en el teléfono y otro libre para disfrutar e interactuar con familiares o amigos.

2. Activar el modo silencioso o vibrador, evitando así desconcentraciones y molestar a otros compañeros de trabajo.

3. Regular el uso de aplicaciones desactivando las notificaciones de chats y redes sociales.

4. Evitar llamadas personales: hay excepciones, pero hay tratar de evitar este hábito.

5. No llevar celular a reuniones.

6. No estar disponible todo el tiempo para todo el mundo.

7. Aprender a desconectarse, privilegiando la comunicación cara a cara y las relaciones personales.

Mayo 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.