Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

Montserrat López, Técnico en Prevención de Riesgos Laborales del ISTAS, España
“En las políticas preventivas de muchos países, aún no se incorpora la mirada de género”

En la actualidad, las condiciones laborales de las mujeres no son beneficiosas para su salud, ya que en las políticas preventivas de muchos países no se incorpora la mirada de género. Un aspecto clave son las estaciones de trabajo, que generalmente están diseñadas de acuerdo a las características físicas de los hombres. Sobre esta problemática, conversamos con Montserrat López, Técnico en Riesgos Laborales y especialista en Ergonomía, quien representó al Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) de España, en el seminario “Salud Ocupacional, Ergonomía y Género”, organizado por el Instituto de Salud Pública (ISP).

¿Es necesario contar con una ergonomía especial para mujeres?
Hay que partir de la base de que no se trata de una ergonomía “especial”, sino que de una serie de características físicas que se deben tener en cuenta, pues las mujeres ocupamos puestos de trabajo diferentes a los hombres, por lo que los riesgos que nos afectan no son los mismos.

A modo de ejemplo, en una empresa de envasado de productos cárnicos, normalmente las tareas de mayor sobreesfuerzo las realizarían los hombres, mientras que las mujeres se dedicarían a tareas más minuciosas, como el envasado y el corte. Sin embargo, estas funciones manuales nos harán utilizar los miembros superiores, adquiriendo, a la larga, problemas de túnel carpiano, tendinitis o epicondilitis (“codo de tenista”).

Entonces, ¿qué aspectos se deben considerar?
Se debe tener en cuenta desde aspectos físicos, como el diseño del escritorio, el que está normalmente adaptado según los percentiles y las medidas antropométricas del hombre, hasta la organización del trabajo, en donde las tareas pueden volverse repetitivas y poco motivadoras, agregando, de esta forma, un factor emocional.

También es importante el tema de la doble presencia, ya que somos las que mayoritariamente organizamos y realizamos las tareas doméstico-familiares, lo que no es algo que se produzca por separado del trabajo productivo o asalariado, puesto que seguimos siendo madres y trabajadoras al mismo tiempo.

¿Y para los puestos laborales de mujeres embarazadas?
Las mujeres embarazadas requieren otro tipo de características ergonómicas para la realización de su trabajo, debido a los cambios físicos que experimentan durante este período.

En el caso de un escritorio de oficina, hay que considerar que la distancia entre la mesa y el asiento se adecúe a sus meses de gestación, facilitándoles la manipulación de los accesorios. Además, la silla debe ser cómoda, ajustable, con respaldo alto, buen soporte y cojines firmes. Y si se trabaja de pie por largos períodos, se debe proporcionar algún tipo de apoya-pies en el que pueda descansar. Por último, deben contar con un espacio más amplio de lo habitual para caminar, remover obstáculos y hacer pausas frecuentes.

¿Cómo ha sido la experiencia de España al respecto?
La normativa española es el fiel reflejo de la Unión Europea, por lo que en cuanto a género y prevención ha habido mucha legislación específica, como la igualdad entre hombres y mujeres, pero que para efectos de la aplicación, se necesitan recursos y cambios de comportamiento que no se están dando en la práctica. Entonces, a pesar de tener la norma, no hay cumplimiento real por parte de las empresas, sino que los resultados se consiguen, más que nada, por la presión de los movimientos sociales, los sindicatos y los grupos feministas. En las políticas preventivas de muchos países, no se incorpora aún la mirada de género.

¿Qué tan avanzado está este tema en Chile?
En comparación con España, Chile tiene mucho más organizado y unido el tema de la prevención de riesgos, pero, sin duda, lo que más ha llamado mi atención ha sido la investigación que se ha efectuado en este contexto y que es, en definitiva, lo que falta en mi país. Me parece muy importante que haya un centro de estudios de la mujer en donde se estudien estas temáticas, ya que significa un avance fundamental para cambiar las normativas con argumentos basados en investigaciones.

¿Cuál es la recomendación para las empresas?
La principal recomendación es que si realmente creen en el tema de la prevención de riesgos y en la incorporación de la perspectiva de género, deben partir por darle participación y considerar la opinión de los trabajadores y trabajadoras en el tema. Sólo de esa forma se puede prosperar y mejorar las condiciones laborales, sobre todo de las mujeres, quienes no están siendo contempladas por las actuales leyes que regulan esta materia.

Abril 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.