Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

Mauricio Martínez,
Jefe de Higiene, Seguridad, Medio Ambiente y Calidad HSEQ en Total Chile:
“El éxito de nuestra cultura de seguridad se basa en que todos estamos involucrados”

Con programas estrictamente definidos y diseñados en colaboración con los trabajadores y la casa matriz, Total Chile cuenta con una cultura de prevención de riesgos que ha disminuido considerablemente la accidentabilidad en sus procesos. Para conocer los detalles de este plan de seguridad, conversamos con Mauricio Martínez.

¿Cómo está conformado el departamento de Prevención de Riesgos de Total Chile?
Nuestro departamento está conformado por un ingeniero en prevención de riesgos y químico, liderado por quien les habla. Nuestra casa matriz (ubicada en Panamá), es la que nos entrega las directrices, conceptos y políticas de seguridad que tienen que ser integrados en nuestro plan de prevención. Y cada año es presentado a la alta dirección para que dé su aprobación y se pueda poner en marcha. De este modo, contamos con diferentes programas que hablan de las tres aristas que son parte de nuestro grupo (Por ti, por mí y por todos), ya que para el grupo es fundamental que todos estén involucrados en términos de prevención. Eso conlleva a una realidad que nacionalmente es tan efectiva y que las transnacionales la utilizan, a través de la incorporación de nuestros programas a los contratistas internos, ya que son parte elemental del desarrollo y compromiso de seguridad.

¿En qué pilares se sustenta este programa?
Nuestro programa se sustenta en tres pilares fundamentales. Primeramente, si ocurre un accidente en nuestras instalaciones, siempre aplicamos un análisis de por qué ocurrió el hecho. Este se basa en “12 reglas de oro” que hablan de situaciones de riesgo, elementos de protección personal, manejo manual de carga, manejo del cambio, trabajo en altura, trabajo en espacios confinados y, en definitiva, aspectos orientados a los diferentes riesgos que podemos tener en las plantas a nivel mundial.

No obstante, creo que nuestro principal foco de riesgo está en el transporte, tanto desde el punto de vista del tipo de producto que hay que trasladar, como desde la conducción de los vehículos. Finalmente, también estamos expuestos a derrames, incendios, entre otras emergencias.

¿Cómo controlan estos riesgos?
Con diferentes métodos. En transporte, por ejemplo, tenemos un programa de seguridad vial que se llama “PATROM”, que abarca tanto a los camiones como a sus conductores. En este trabajamos tanto en dar charlas de conducción defensiva, como también fiscalizando que los camiones se encuentren en perfectas condiciones, tanto desde el punto de vista documental como técnico. Lo anterior también se aplica a los trabajadores internos, cuando conducen un vehículo de la compañía, puesto que tienen que cumplir ciertas normas y requisitos exigidos por el grupo. Hay programas para todo tipo de riesgos y, en el caso de que incorporemos un equipo nuevo, volvemos a hacer una evaluación del riesgo, llevando a cabo un programa para mitigarlo.

Además, tenemos programas para contratistas, transportistas, operaciones y, en definitiva, para todas las áreas, lo cual nos ha llevado a obtener excelentes resultados en las certificaciones. En este contexto, hoy contamos con las normas ISO 9001, 14001 y OHSAS, además de certificaciones internas de auditoría de contratista interno, un sistema de seguridad llamado “Maestro” y sistemas globales que abarcan todas las áreas de la compañía.

¿De qué manera interiorizan a los colaboradores dentro del plan?
De los nueve años que llevo trabajando en la compañía, siempre hemos abordado este tema desde una arista filosófica, es decir, como una cultura de seguridad. Porque creemos que esa es la forma en que se tratan estos aspectos: si a las personas no les sensibiliza y llega al corazón, creando conciencia del autocuidado, no lograremos nuestro objetivo, que es cuidar a las personas, equipos, materiales y ambiente.

Entonces, si bien los programas vienen de Francia o Panamá, nosotros lo aterrizamos a la realidad nacional y mantenemos reuniones periódicas con nuestros trabajadores para que nos den su feedback y recomendaciones. Esto nos ha ayudado a tener un alto nivel de compromiso con respecto a la seguridad, y se puede ver que la directiva de la empresa está transmitiendo constantemente mensajes y trabajando en pos de una cultura preventiva.

¿Cuáles son las principales dificultades que han enfrentado?
La verdad es que hemos tenido muy pocas dificultades hasta el momento, ya que el nivel de implicancia de la alta dirección en temas de prevención ha sido muy alta. Nos apoyan en todo lo que estimamos necesario para disminuir la tendencia de accidentabilidad. De hecho, creo que por esta razón nunca hemos tenido fatalidades.

En este sentido, llevamos más de 520 días sin accidentes y pretendemos superar el récord anterior, que fue de 545 días. Estamos haciendo todo lo posible por lograr ese desafío y mantenerlo por varios años, mediante los programas ya mencionados, así como con una inversión anual en seguridad que oscila entre 180 y 250 millones de pesos. Cabe mencionar que esta cifra no contempla gastos en ropa, elementos de protección personal, kit antiderrames y aspectos medioambientales que contribuyen a mejorar la cultura y la prevención.

¿Qué práctica les ha dado mejores resultados?
En primer lugar, las reuniones perió- dicas y el involucramiento del personal en los temas de seguridad, ya que nunca hemos funcionado a puertas cerradas; todo ha sido transparente y hemos contemplado cada una de las opiniones de nuestros colaboradores para optimizar los temas de prevención. Algo muy importante es la ayuda de Marketing que nos apoya bastante en la labor de comunicar. Y esto es clave para que los colaboradores se sientan considerados, involucrados y en un proyecto en que todos remamos para el mismo lado. Es importante agregar que esto ha sido un trabajo que hemos ido realizando y avanzando paso a paso, lo que no es fácil tomando en cuenta la alta rotación de personal que existe en Chile. Hace un tiempo, estuve en una charla de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), en donde se hablaba de un 37% de rotación en 2016, lo que significa que muchas veces llegue gente que no tiene ninguna cultura de seguridad y, por lo tanto, haya que capacitar y mentalizar para que se incorpore a nuestra cultura.

Diciembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.