Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Martes 16 de Octubre de 2018         •         Dólar= $678,96         •         UF=$27.392,37         •         UTM=$48.016

ERGONOMÍA EN EL TRABAJO ADMINISTRATIVO
Una decisión altamente rentable
Por Ana María Díaz Messen, Master en Ergonomía Universidad Politécnica de Cataluña MSCh Ergo, Ergónoma Certificada EEC- 019 y Miembro Sochergo.
Los riesgos ergonómicos en el trabajo administrativo, aparentemente no revisten mayores problemas. Si bien estar sentado frente a un computador o atendiendo clientes en la caja de un banco aparenta ser una actividad descansada y sin riesgos, esa es una percepción totalmente errónea.

El haber ingresado como Ergónoma a una institución bancaria significó conocer la oculta problemática del trabajo administrativo y buscar las soluciones, lo que fue un interesante desafío.

Fue así como, a poco andar, comencé a observar que los trabajadores manifestaban diversas molestias, muchas veces severas, relacionadas con problemas posturales y carga de trabajo. Al analizar el mobiliario con la mirada ergonómica, pude constatar que en muchos de ellos no existía suficiente espacio para las piernas, ya que este estaba ocupado por rebordes, cajoneras o un porta-teclado que no permitía el uso de mouse y teclado en el mismo nivel. Las sillas no tenían las regulaciones requeridas, las cajas eran tan altas que los cajeros se equilibraban sobre 3 o 4 legajos para sentarse y alcanzar el nivel del público. Entonces, ¿cómo no entender las serias molestias que presentaban, el alto número de licencias médicas y la sensación de incomprensión ante sus reclamos?

El panorama era poco alentador, la ergonomía y sus alcances eran desconocidos. Las críticas al mobiliario, a los sistemas de trabajo y otros, no siempre eran bien recibidas. Arquitectos y personal de adquisiciones escuchaban los planteamientos con algo de curiosidad y mucho de desconfianza. Por supuesto que 28 años atrás, cuando decía que me dedicaba a la Ergonomía, la pregunta que seguía era: “¿Economía?”. Era entendible, estaba en un banco.


Manos a la obra

Como enfermera (mi profesión base), estaba a cargo de los botiquines y, gracias a eso, conocí a mis socios “ergónomos”, dos fantásticos carpinteros con los que intercambiábamos servicios de elevación de escritorios, corte de cajoneras frontales, alza monitores, alza pies y otros, por un permanente y bien abastecido botiquín. Las mejoras a los puestos de trabajo comenzaron a tener sus frutos: los funcionarios beneficiados con la intervención daban cuenta de su notable mejoría. La intervención indicada por la ergónoma y realizada por el personal de carpintería, era seguida de una capacitación en biomecánica y una visita de control a las dos semanas. Para nuestra satisfacción, los trabajadores mejoraban y no recaían en sus dolencias.

Dado el ruido producido por nuestras intervenciones, las áreas responsables de los dise- ños y compras se encontraban más receptivas. El siguiente paso fue responder a sus requerimientos: solicitar dimensiones, diseños y especificaciones técnicas que permitieran cumplir con el denominado “mobiliario ergonómico”. Pregunta sin respuesta, ya que modificar y ajustar puestos de trabajo, persona por persona, es diferente a diseñar para una población.

Se necesitaban tablas antropométricas de la población del banco. Las desarrolladas por el Dr. Elías Apud S., de la Universidad de Concepción, estaban realizadas en una población de trabajadores forestales, lo que no se podía aplicar a una población mixta de trabajadores administrativos. Las tablas de otros países no parecían aplicables a nuestra población; por otra parte, la información proveniente de los exámenes de salud demostraba que la población del banco, entre sus variables, tenían un importante sobrepeso. ¿Cómo calcular el alcance frontal de los cajeros, si tenían un diámetro de cintura superior a la media nacional? Había que realizar un estudio antropométrico de los trabajadores del banco.

Con la participación de la Ergónoma Victoria Ratinoff F. y la UTEM, la Mutual de Seguridad financió un estudio antropométrico y de dimensionamiento de mobiliario que nos permitió conocer las características y necesidades de la población, así como hacer un levantamiento del tipo de mobiliario existente, comenzando un camino a soluciones fundamentadas. En 2013 y también con el auspicio de la Mutual, se realizó un segundo estudio antropométrico, lo que permitió actualizar los datos.

Posteriormente, la ergonomía entregó sus frutos. Los nuevos diseños cumplieron con las expectativas, las especificaciones técnicas para la compra de sillería basada en la antropometría y requerimientos de los distintos cargos permitió que el personal tuviera un puesto de trabajo adecuado a su función y características propias. En la paleta de compras, empezaron a figurar los elementos de ajuste ergonómico: alza monitores, alzapies para cajeros, para mesones de atención y para funcionarios de percentil 50 y menos de estatura, entre otros. También se comenzó a realizar ajustes especiales para aquel personal que en los distintos cargos presentaban discapacidades físicas, siendo este proyecto uno de los más sensibles y reconfortantes.

Gracias a la labor desarrollada, el banco fue el ganador del premio entregado por la Sociedad Chilena de Ergonomía (Sochergo) a la Empresa destacada por la aplicación de los principios de la Ergonomía, año 2003. Por mi parte, recibí el premio a las Mejores Prácticas de la Ergonomía en Chile, Sochergo 2012, con el estudio “Determinación del impacto económico productivo de una intervención ergonómica en trabajadores administrativos”, donde se demuestra un importante aumento en la productividad posterior a la intervención ergonómica. Finalmente, quisiera señalar que los estudios e investigaciones realizadas nos indican que la población de trabajadores que realizan trabajos administrativos presenta importantes factores de riesgo ergonómico, que inciden en la salud, bienestar y productividad. Por lo que la ergonomía es el aliado estratégico que puede marcar la diferencia.

Diciembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.