Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Viernes 15 de Diciembre de 2017         •         Dólar= $643,96         •         UF=$26.784,32         •         UTM=$46.972

ARCO ELÉCTRICO
Acciones preventivas ante un enemigo mortal

Devastadoras pueden ser las consecuencias de un trabajador afectado por el arco eléctrico, llegando incluso a la muerte. No obstante, en el conocimiento de este riesgo y sus consecuencias radican las medidas preventivas que permitan un trabajo seguro.

Por sus profundas consecuencias para el bienestar de los trabajadores y de las instalaciones de la empresa, los accidentes eléctricos representan un riesgo de suma importancia en diversos sectores industriales. De acuerdo a las cifras entregadas por el Departamento de Estadísticas de Información y Salud (DEIS), entre 2007 y 2013, este tipo de accidentes en lugares de trabajo ocuparon el tercer lugar entre los incidentes fatales, con un 11%.

En este escenario, César Muñoz, Especialista en seguridad eléctrica y Gerente Técnico de la empresa Seguridad Eléctrica & Fuego, sostiene que uno de los riesgos con las consecuencias más desastrosas, es el arco eléctrico, ocasionado por una falla en el sistema eléctrico o por un error de operación que provoca una liberación de una gran cantidad de energía, que daña a personas, equipos y sistemas eléctricos. “Puede iniciarse a partir de un cortocircuito, una falla en un interruptor o equipo de corte de energía, o por un acortamiento de conductores de distinta polaridad”, explica.

Según el profesional, la normativa internacional define como relámpago de arco (“Arc Flash”, en inglés) la condición de peligro asociada con esta posible liberación de energía causada por un arco eléctrico. Dicha energía provoca altas temperaturas (en casos documentados, de hasta 20.000°C), radiación UV e IR, y un efecto de onda expansiva, tipo bomba, lo que se denomina ráfaga de arco (Arc Blast o explosión de arco).

Según Jaime Soto Ortega, Experto Profesional de Prevención de Riesgos de Mutual de Seguridad CChC, entre las causas usuales de estos fenómenos, se destacan el mal manejo de equipos energizados o cuando entran en contacto conductores “vivos” entre sí o con tierra, generando un “flashover” de corriente eléctrica que se propaga a través del aire.

Otro factor a considerar es la corrosión de los equipos, la que puede proporcionar impurezas en la superficie del aislamiento. “Esto también debilita el contacto entre las terminales de los conductores, incrementando la resistencia de contacto a través de la oxidación u alguna otra contaminación corrosiva”, indica Enrique Calderón, Docente de Ingeniería en Prevención de Riesgos Laborales y Ambientales de la Universidad Técnica Federico Santa María.

Otros incluyen la condensación del vapor y el goteo del agua, ambos fenómenos que pueden crear un camino en la superficie de los materiales aislantes y generar un flashover a tierra e intensificación del potencial del arco de fase a fase. Otras posibles razones serían el contacto accidental con la exposición de las partes vivas, caídas de herramientas (que pueden causar un cortocircuito momentáneo, produciendo chispas e iniciando el arco); sobrevoltajes temporales, cuando el espacio de aire entre conductores de diferentes fases es muy estrecho (debido a mala calidad o a daño de los conductores); fallas de los materiales aislantes, y la utilización o diseño inapropiado de equipos y procedimientos de trabajo inapropiados.

En este sentido, Muñoz destaca que se necesita tomar conciencia de que no es necesario “tocar” un conductor o equipo energizado para sufrir un accidente eléctrico. “El arco eléctrico y su energía es capaz de llegar hasta 3 metros desde la fuente de la falla”, explica.


Consecuencias de las descargas en las personas

Un arco eléctrico puede llegar a generar temperaturas de sobre 20.000ºC, con lo que el afectado se ve expuesto a quemaduras severas. El proceso se divide en tres etapas:

• Ráfaga de arco: Ésta se debe a que las altas temperaturas ocasionadas por el arco eléctrico generan una onda explosiva que vaporiza el metal conductor. Los riesgos asociados son la alta presión (que puede ser mayor a 1.000 libras por pie cuadrado); el sonido (que alcanza niveles superiores a los 160 dB), y el metal conductor fundido (que puede alcanzar velocidades mayores a los 1.600 km/h.

• Relámpago de arco: Al alcanzar las altas temperaturas indicadas anteriormente, produce los mismos peligros que un fuego repentino. La exposición a estas temperaturas extremas causa quemaduras de piel y ocasiona que la ropa se incendie. La mayoría de las admisiones en hospitales por accidentes eléctricos se deben a quemaduras por arco eléctrico, no por choques eléctricos. Cada año, más de 2.000 personas ingresan a centros especializados con quemaduras graves ocasionadas por arco eléctrico. El relámpago de arco puede ocasionar la muerte a una distancia aproximada de tres metros.

• Choque eléctrico: Produce una estimulación repentina del sistema nervioso y la contracción convulsiva de los músculos. El choque eléctrico ocurre siempre que existe una diferencia de potencial entre el cuerpo de las personas en contacto con el equipo y el conductor que toque, de modo que cuando la corriente fluye de un punto a otro a través de un cuerpo cualquiera, la persona se convierte en un conductor, llevándolo en muchos casos a la muerte.


En este punto, Muñoz hace hincapié en la utilización de vestimenta adecuada al riesgo que permita la aislación de las altas temperaturas. “Si la persona afectada no cuenta con ropa arco-resistente, es presumible que el nivel de daño se incremente, como puede ocurrir con quien ocupa ropa sintética, la que se quema y sigue combustionando, adhiriéndose a la piel, lo que aumenta tanto la profundidad como la superficie de las quemaduras”, asevera.


Normativa y prevención del riesgo

El marco del trabajo seguro referente al arco eléctrico lo entrega la NCh 4/2003 (sobre Instalaciones de Baja Tensión) y la Nseg 5/71 (para Instalaciones de Generación, Transmisión, y Distribución de Energía), reglamentos que actualmente están siendo sometidos a actualización por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC). En ambos, se abordan los peligros eléctricos -tanto el de choque eléctrico como el de arco eléctrico- de manera general, los requerimientos de sistemas de tierra, herramientas, equipos y EPP, así como los requisitos de gestión de riesgos, entre otros.

“No obstante, la industria viene utilizando hace una década, por lo menos, normativas internacionales en aquellos casos que se desea complementar o llegar a estándares mundiales. Tal es el caso de la NFPA 70 que trata en específico estos peligros e indica la forma de evaluar y controlar el riesgo” destaca Muñoz.

Teniendo como base las normas anteriores, los expertos consultados entregan algunas recomendaciones a considerar en la prevención de este riesgo eléctrico. En esta medida, “se aconseja seguir procedimientos de trabajo previo, los que permitan análisis de la tarea a realizar y de las instalaciones a intervenir” explica Soto.

En tanto, el docente de Duoc UC plantea que siempre se debe establecer ciertos controles de acuerdo a un orden lógico, como puede ser el estándar ANSI Z107, metodología también llamada “Jerarquía de control”. “En este, las medidas más eficientes y eficaces se inician en la eliminación del riesgo (aunque en muchos casos, esto no es posible); luego, debemos recurrir a la sustitución de tecnologías o sistemas de energía; y posteriormente, aplicar controles de ingeniería y administrativos (procedimientos, entrenamientos, prácticas de trabajo seguro, entre otras)”, menciona. Finalmente, Muñoz insiste en la importancia de concientizar a todos los trabajadores electricistas, indistintamente del rubro, que el peligro del arco eléctrico es real. En este sentido, agrega, “es importante llevar a cabo capacitaciones que expliquen el riesgo y sus consecuencias, el modo de operar, y por cierto, el uso e identificación correcto de los elementos de protección personal”, concluye.

Noviembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.