Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 1 de Octubre de 2022         •         Dólar= $966,26         •         UF=$         •         UTM=$58.772

Protección contra el fuego y la construcción en acero en Chile
Por Andrés Santis A., Product Manager Protección Contra el Fuego, Cave / andres.santis@productoscave.com
La construcción en acero es una tendencia que se ha consolidado en Chile y, más allá de los beneficios constructivos de este material, es necesario considerar cómo responderá ante un eventual incendio. La normativa nacional indica algunas exigencias.
Andrés Santis A.

La construcción en acero otorga, sin duda, grandes beneficios para la construcción en Chile, ya que favorece la ejecución de proyectos en tiempos más acotados, permite mayor independencia frente al clima, y genera construcciones más livianas que las tradicionales en hormigón, permitiendo reducir tama- ño de fundaciones y obtener un valor más bajo de “masa sísmica”. A esto se suma la menor cantidad de variables a controlar en obra y la garantía de calidad del producto por parte de las empresas fabricantes y montajistas de estructuras de acero.

Todos estos factores redundan normalmente en edificios confiables, con menores tiempos de ejecución y menores costos finales por metro cuadrado construido, lo que tiene un fuerte y positivo impacto en la evaluación de los proyectos, sobre todo en zonas de alta plusvalía y gran densidad urbana como en importantes comunas de Santiago y en las grandes ciudades a lo largo del país.

En este sentido, la protección contra el fuego juega un rol clave en términos de los incentivos que debe generar para esta industria. La reglamentación chilena, si bien adolece de falta de actualización, es bastante robusta y a la vez estricta, lo que obliga a toda construcción en acero, enmarcada dentro de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (OGUC), incluir protección contra el fuego (desde F-30 hasta F-120). Por lo tanto, es claro que el desarrollo y expansión de esta industria están directamente ligadas con el desarrollo e innovación de soluciones de protección contra el fuego.


Indicaciones de la norma

La reglamentación chilena es un ejemplo admirado por muchos países de la Región, en que los requisitos de resistencia al fuego se encuentran detallados y centralizados en el Capítulo 3 del Título 4 de la OGUC. Esta ordenanza invoca la norma técnica NCh935/1.Of97, que establece la metodología de ensayo y los criterios para clasificar la resistencia al fuego de los elementos de la construcción en general, siendo el criterio (único) para vigas y columnas de acero la determinación de una temperatura crítica del acero, pre-establecida en 500°C promedio y 650°C puntual máxima. Adicionalmente, entrega la posibilidad de acreditar resistencia al fuego sin ejecutar ensayos nacionales mediante: 1) Asimilación o, 2) Estudio de Seguridad, válido para productos que han sido aprobados con normas extranjeras compatibles con NCh935/1.

Hace pocas semanas, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) concluyó una consulta ciudadana con propuestas para la actualización del Capítulo de Seguridad contra Incendios de la OGUC, con cambios entre los que destacan el reemplazo del “profesional competente” por el rol exclusivo de los Laboratorios Oficiales de Control Técnico reconocidos por el MINVU, y la incorporación de las normas de inspección de pintura intumescente y de mortero de baja densidad. Esto último formalizaría la exigencia de ensayos y certificación lote a lote a todos los productos intumescentes, y de ensayos nacionales a todos los morteros proyectados de baja densidad. Además, promovería el surgimiento de Organismos Oficiales de Inspección para este fin y el surgimiento de verdaderos sistemas de aseguramiento y control de la calidad para el proceso de protección contra el fuego de estructuras de acero; todos efectos muy positivos para elevar el estándar que necesariamente deben ir de la mano con una debida actualización de las normas técnicas y con la aceptación de soluciones de protección basadas en cálculo por desempeño.


Otras soluciones

En la actualidad, y en línea con la tendencia mundial, la solución más utilizada en nuestro país es la pintura o revestimiento intumescente, por tener como principal virtud el bajo peso añadido a la estructura, una aplicación más limpia y la plena conservación del diseño arquitectónico del edificio. A esto se suma los bajos costos relativos que es posible conseguir, ya que en Chile se ha desarrollado un mercado muy competitivo de fabricantes locales con productos que han logrado una trayectoria de más de una década.

Es importante destacar que los productos intumescentes actuales solo ofrecen solución para bajas clasificaciones, es decir, principalmente para protección hasta F-60, alcanzando protección F-90 con un máximo del valor de masividad en torno a 100 m-1. Esto supone una importante dificultad para nuevas construcciones en acero, sobre todo de mayor envergadura, ya que muchos tipos de cercha no pueden protegerse a un nivel F-90 con intumescente por las altas masividades de sus perfiles, así como ningún perfil hueco con espesores entre 3 mm y 6 mm podría protegerse F-90, mucho menos F-120, en que la alternativa intumescente es casi nula.

Lo anterior es una de las principales razones que han potenciado el uso de morteros ignífugos (junto con sus atractivos precios por m?), ya que permiten en general cubrir grandes rangos de masividades hasta altas clasificaciones, incluso superiores a F-120. No obstante, cabe resaltar que el futuro inmediato en Chile para el mercado intumescente es prometedor. Ya están ingresando al país desarrollos e innovación extranjera para alcanzar resistencias al fuego de 2 horas, con productos base agua de esquema tradicional logrando F-120 en múltiples capas y pasadas, y lo último en innovación con sistemas híbridos bi-componentes, que permiten proteger hasta F-120 en una sola capa para aplicación en obra, fábrica o taller. Esto, sin duda, se alinea muy bien con las exigencias de un mercado muy dinámico y cada vez más exigente y que busca posicionarse con más fuerza en Chile y a nivel latinoamericano. Estos nuevos productos intumescentes promueven y facilitan la construcción de grandes edificios en acero, edificios clasificados por la Ordenanza como tipo “b” (F-90) o tipo “a” (F-120) y en los que los desafíos arquitectónicos son cada vez mayores, y los relacionados con reducir el impacto al entorno y a la comunidad, cada vez más estrictos.

Octubre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.