Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 1 de Octubre de 2022         •         Dólar= $966,26         •         UF=$         •         UTM=$58.772

PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS
Consideraciones a tener en cuenta en instalaciones de alta afluencia

En un lugar de alta afluencia de público, un incendio puede causar una verdadera tragedia si el recinto no cuenta con adecuados sistemas contra este tipo de siniestro. No se trata solo de instalar los equipamientos requeridos por la ley vigente, sino también de elegir su posicionamiento óptimo, así como también mantenerlos de la forma adecuada.

Respecto a protección y combate de incendios en espacios con alta afluencia de público (malls, estaciones de metro, estadios, hospitales, aeropuertos, entre otros), las precauciones a tomar deben ser aún mayores, dado el alto número de personas que se encuentra en dichas instalaciones.

Por ejemplo, dentro de los elementos más importantes a considerar hoy en día en esta clase de establecimientos, destacan sistemas de iluminación de emergencia; redes inertes; vías de evacuación, soluciones de alarma y detección; compartimentación RF; tipo de materiales (alfombras, revestimientos, etc.); alternativas de extinción (automáticos y/o redes con gabinetes, mangueras); sistemas de presurización de cajas escala y/o control de humos; y protección del colapso estructural, entre otros.

En general, para que la seguridad contra incendios sea óptima, se requieren especialistas encargados de la estrategia o plan maestro contra incendios, asegura Miguel Ángel Pérez, Jefe de Proyectos de Ingeniería en Seguridad contra Incendios Idiem - Universidad de Chile. “Sobre todo, en los casos de recintos de alto riesgo o en aquellos que un incendio tendría un gran impacto, como lo son los edificios de reunión de personas. Cada edificio tiene su diseño particular, por lo que requiere una estrategia particular, y esta debe ser realizada por profesionales capacitados”, agrega.

Miguel Ángel Pérez, IDIEM
Pedro Reszka, UAI.
Rodrigo Aravena, DICTUC.
Verónica Latorre, CDT.
Por su parte, Pedro Reszka, Profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez, asegura que se deben tomar decisiones en un ambiente basado en riesgos, donde el cliente y/o la autoridad definan metas claras y objetivas. “En establecimientos con alta carga de ocupación, el riesgo a las personas (en contraposición a la propiedad o continuidad del negocio) es más elevado, por lo que se debe poner especial atención en el diseño y la protección de las vías de evacuación, además de sistemas que operen en etapas tempranas, como las soluciones de detección y alarmas”, acota.

Los edificios más grandes demandan una alarma diferenciada que dé avisos específicos en cada zona respecto a cómo proceder, explica Rodrigo Aravena, Gerente de Unidad Ingeniería de Protección contra el Fuego de Dictuc. “Es una condición indeseable, e incluso peligrosa, evacuar a todo un recinto al mismo tiempo, más aún si no es estrictamente necesario hacerlo. En algunas instalaciones (atrios, túneles, estacionamientos de autos), se usan sistemas de extracción y/o movimientos de humos”, indica.


Recomendación y normas

En general, no hay una única receta para planificar e implementar un sistema contra incendios. Distintos códigos de seguridad o construcción, plantean requisitos diferentes. Lo importante es la consistencia del sistema completo y cómo es capaz de responder a los distintos escenarios que plantea un incendio, tanto a los ocupantes como a los contenidos. “En ese aspecto, la identificación de riesgos es anterior a la definición de los mecanismos de protección y eso se hace, ya sea desde las mismas normas que dan requisitos o bien como análisis de expertos en el tema”, asegura Aravena A juicio de Pérez, el factor crítico en este tipo de edificios corresponde a asegurar en determinados situaciones de incendio que las personas logren evacuar, a pesar del humo generado por éste. “Por lo tanto, se recomienda que la estrategia sea robusta y considere sistemas de manejo y/o control de humos (extracción, presurización, etc.)”.

De acuerdo a Reszka, se debe instalar una combinación de capas de protección que permitan mitigar los riesgos de incendio. “Es fundamental que estos sistemas operen en distintas fases del incendio (detección, evacuación, ataque primario del incendio -extintores, mangueras, sistemas automáticos de agua contra incendio-, protección pasiva) y que su funcionamiento sea independiente en el mayor grado posible del funcionamiento de los otros sistemas de seguridad”, advierte.

En tanto, Verónica Latorre, Coordinadora Técnica de la Corporación de Desarrollo Tecnológico, CDT, asegura que la normativa vigente en Chile no considera generalmente las características de los espacios. “Esta explicita una dotación de equipos, pero no una mínima ubicación ni cantidad (por ejemplo, cantidad de rociadores según tamaño y características de la habitación o recinto)”, indica.

Esto implica, agrega, que incluso habiendo suficiente equipamiento -conforme a estándares internacionalespodrían no funcionar, dado que están ubicados en un lugar incorrecto. “Los detectores de humo deben estar instalados en un lugar en donde este se dirija en el evento de un incendio; de este modo, activarán oportunamente las alarmas y los sistemas de protección activa del edificio”, explica.

Existen referencias normativas extranjeras que tratan de dar mejor forma el tema, acota Aravena, pero de poco sirve si antes no se entienden los posibles riesgos y escenarios. “Recién con esos aspectos, empieza a tener sentido pensar en definir cómo y con qué protegerse. Pese a ello, la legislación chilena actual sí tiene algunas consideraciones específicas para recintos según su uso particular”, destaca.


Evacuación y protección

La evacuación y protección contra incendios y otros sistemas (como climatización e iluminación de emergencia) deben conjugarse mediante una estrategia de seguridad. “Ahí radica su importancia: en que todos los sistemas funcionen en forma conjugada en pro de un objetivo común”, afirma Pérez.

Lo central, en cualquier caso, es entender que el incendio y la seguridad de los ocupantes es ante todo un problema de tiempos, añade Aravena. “Lo importante es tener a los ocupantes en una condición segura antes que el incendio los afecte y, a partir de esa premisa, se establecen todos los sistemas y requisitos de protección”, sostiene.


Mantenimiento y simulacros

El realizar periódicamente actividades de mantenimiento y pruebas de recepción son primordiales para asegurar que los sistemas instalados funcionen cuando sean requeridos, de acuerdo a los requerimientos considerados en la estrategia. “Los simulacros son importantes para que el personal permanente del edificio pueda manejar una situación de emergencia: conocer la estrategia de seguridad, identificar falencias de los sistemas, identificar tiempos de evacuación, modificar procedimientos de emergencia y coordinar los servicios y al personal”, enumera Pérez.

Por su parte, Reszka enfatiza que si las capas de protección se degradan por falta de mantenimiento, el riesgo aumentará sin que los ocupantes y los administradores del área protegida se den cuenta. “Es muy peligroso ese falso sentido de seguridad, en donde se cree que se tiene una protección adecuada y en realidad se está expuesto a riesgos que podrían ser intolerables”, advierte. Respecto a los simulacros, Aravena asegura que estos ejercicios permiten tener estimaciones del comportamiento de la gente en cuanto a su velocidad de respuesta y movimiento y de vías de evacuación. “De cualquier modo, al igual que para los sistemas antes mencionados, la existencia de simulacros (y su alcance y periodicidad), debe venir dado como una respuesta y una estrategia global de seguridad, más que como un requisito de una norma”, concluye.

Octubre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Christian Curihuan Contra Riesgos (01/11/2017)

La NCH 2095 y la NFPA 13(incorporada en la OGUC) Hablan de distanciamiento y cantidad de rociadores de acuerdo al tipo de riesgo( tipo de ocupación)

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.