Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

La importancia de la línea de vida
Por Paris Díaz, Director Carreras Área Prevención de Riesgos del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás, sede Arica.
Podemos definir una línea de vida como una cuerda que forma parte de un sistema de detección de caídas, el que ofrece una protección continua contra caídas de altura. En esta columna, compartimos algunas recomendaciones.
Paris Díaz.

En general, la línea de vida tiene por objetivo reducir el riesgo de lesiones al trabajador que cae, limitando la altura recorrida por el cuerpo, reduciendo la magnitud y los efectos de la fuerza de frenado a un nivel tolerable para la salud o integridad física, y permitiendo que, una vez producida la caída, se garantice una suspensión segura hasta el rescate.

Al momento de adquirir una línea de vida, debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Ser adquirida por personal capacitado y certificado.

Debe estar certificada bajo normas nacionales (certificado de conformidad, sello de calidad, marcado del producto).

La información que se proporcione debe figurar en idioma español y caracteres fácilmente legibles.

Debe expresar su longitud en metros.

Número de personas para la que está diseñada.


Capacitación

El Código del Trabajo, específicamente su artículo 184, estipula que es una obligación legal que exista una capacitación específica del uso correcto de la línea de vida, los riesgos a los que el usuario está expuesto, las consecuencias asociadas y todas las medidas de control existentes. Además, debe abordar las limitaciones de uso, el ajuste correcto, el almacenamiento y cuándo debe ser retirada la línea de vida del lugar de trabajo, cómo y qué debemos inspeccionar. De igual modo, los usuarios deben conocer el procedimiento en caso de emergencia (rescate), y tener práctica en terreno.


Mantención y almacenamiento

La suciedad, el desgaste y el ataque de ciertos agentes provocan el deterioro de los sistemas de protección de caídas. Con el objetivo de conservar y cuidar dichos elementos, es necesario lo siguiente:

Cuando por las condiciones de uso, los equipos toman contacto con sustancias que pueden alterar los materiales de fabricación (pintura, solventes, aceites, etc.), es necesario aplicar procedimientos de limpieza. Tales acciones no deben causar efectos negativos, por lo que es aconsejable que la limpieza se realice con un paño húmedo o con alguna solución diluida en jabón neutro. Las partes metálicas se deben secar con un trapo y el equipo debe colgarse para su secado a la sombra y en un ambiente seco.

La persona responsable debiera inspeccionar cada equipo en forma periódica (no menos de 2 veces al año), conforme a las recomendaciones del fabricante, dejando registro escrito de la fecha de cada inspección.

Los equipos que presenten cualquier tipo de defecto deben ser sustituidos y destruidos de inmediato, si se presentan las siguientes condiciones:

Si la línea de vida fue utilizada para detener una caída.

- Desgaste general, cortes, grietas.

- Corrosión por ácidos u otros.

- Estiramiento indebido.

- Defectos de funcionamiento.

- Rotura o deformación.

- Si se tienen dudas respecto a su desempeño.

- Si se encuentra deshilachado.


Instalación

Para instalar correctamente una línea de vida, la primera tarea es hacer un Análisis Seguro de Trabajo (AST), también conocido como Análisis de Riesgo Operacional (ARO), en el sitio donde el trabajador realizará sus labores.

Para cada tipo de tarea (techos, planos inclinados, trabajos en suspensión, acceso a espacios confinados, entre otros), se deberán considerar los movimientos o desplazamientos que requiere el trabajador, y las condiciones generales del lugar de trabajo (calor, humedad, velocidad del viento, radiación ultravioleta de origen solar, agentes químicos, nivel de iluminación, etc.).

Es muy importante tomar las siguientes consideraciones:

La línea de vida a instalar debe ser única y continua, sin uniones.

El extremo libre de la línea de vida se debe someter a una terminación que evite el deshilachado.

En lo posible, la línea de vida se debe instalar sobre los hombros del trabajador, de modo que, en caso de caída, el impacto sea mínimo.

Los anclajes a los que se fijará la lí- nea de vida deben resistir un mínimo de 2.268 kg por cada persona asegurada.

La línea de vida se debe diseñar, instalar y usar como parte integrante del arnés anti-caídas para detener caídas accidentales.

Las líneas de vida horizontales deben ser usadas como máximo por dos personas. Entre soportes (entre anclaje y anclaje) debe haber una distancia máxima de 6 metros.

Las líneas de vida verticales deben tener un diámetro mínimo de 8 mm (5/16”) para cables metálicos, y 13 mm (1/2”) para todos los demás materiales.

Reducir en lo posible la distancia total de caída libre.

Evitar los riesgos en las caídas tipo péndulo.

Disponer de suficiente espacio libre en el recorrido de las posibles caídas para no golpearse contra ningún objeto.

La línea de vida se debe fijar a los puntos de anclaje bajo la supervisión de una persona especialmente capacitada y responsable, y en esta fijación se deben usar métodos y materiales que aseguren un adecuado funcionamiento de ellas (por ejemplo, prensas Crosby, si se trata de cables de acero).

Las líneas de vida horizontales se mantendrán tensas; deben ser de cables de acero de ½” de diámetro como mínimo y deberán estar aseguradas en cada extremo por 3 prensas tipo Crosby.

Se deberán instalar tantas líneas de vida como sean necesarias.

Las cuerdas de nylon no deben usarse como líneas de vida.

Cuando la línea de vida esté en contacto directo con los ejes de las vigas, deberán instalarse elementos que eviten el daño o deterioro del cable con las partes angulosas o agudas de las vigas.

Si la caída ocurre, deberá haber suficiente espacio debajo del trabajador para que sea detenido antes de que este se golpee en el piso o se encuentre con un obstáculo en la dirección de la caída. Cuando el espacio libre sea insuficiente, no se deberá contemplar el uso de un sistema personal para la detención de caídas en base a un estrobo amortiguador de impacto.


Un trabajo de alto riesgo

Una de las recomendaciones más importantes es que el trabajador esté apto para poder realizar su trabajo. Si hablamos de altura física, tenemos la responsabilidad de exigir los exámenes (documento fidedigno) de altura física vigente de la persona que subirá a instalar la línea de vida; si no posee dicho examen vigente y visado por un profesional (médico), lamentablemente el trabajador no podrá ejecutar su trabajo.

Es importante que seamos conscientes de que el trabajo en altura que involucra líneas de vida es de alto riesgo. De hecho, lamentablemente, las estadísticas indican que es una de las actividades que causan mayor número de accidentes graves y fatales en Chile, por lo que debemos darle la importancia que merece y recordar que los trabajadores también tienen la opción a decir que no se sienten aptos para poder realizar estas tareas.

El mejor prevencionista es Ud. No dependamos de las demás personas para ver temas de seguridad; la responsabilidad parte por uno mismo.


Recomendaciones referentes a la línea de vida:

Confeccionar un procedimiento de trabajo seguro sobre la instalación correcta de la línea de vida.

Haber recibido capacitación por una persona calificada, acerca de la instalación, ajuste y operación correcta del equipo (difusión del Procedimiento de Trabajo Seguro).

Verificar que el punto de anclaje sea el adecuado.

Antes de comenzar las labores, se deberá medir en terreno (lugar de trabajo) y registrar en documento la velocidad del viento (ya sean ráfagas de viento o velocidad del viento constante) con un anemómetro, el que debe estar previamente certificado.

Nunca realizar reparaciones al equipo sin previo consentimiento del fabricante.

Nunca utilizar cables metálicos próximos a líneas eléctricas energizadas.

La línea de vida vertical debe ser aplomada, para que permita un desplazamiento ágil del deslizador y detenga las oscilaciones de la cuerda en caso de caídas.

La línea de vida debe estar limitada en su extremo para evitar que el deslizador se salga accidentalmente con un nudo o con un accesorio metálico.

Dejar un espacio despejado alrededor de las líneas de vida, considerando la elongación de estas en caso de caí- das.

Proteger las cuerdas de la línea de vida de cantos afilados que puedan romperla.

Revisar la línea de vida diariamente y antes de cada uso, inspeccionando que esté sana, sin deshilachado, destrenzado y sin picaduras de soldaduras.

No se deben seleccionar sitios para el anclaje en donde se requiera que el usuario trabaje por encima del punto de anclaje, ya que esto incrementa la distancia total de caída y la distancia de caída libre.

Las piezas metálicas deben tener un acabado resistente a la corrosión y resistir durante un mínimo de 50 horas el ensayo de niebla descrito en NC 904.

Octubre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.