Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 29 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $963,88         •         UF=$34.244,61         •         UTM=$58.772

Iván Boissières, ICSI de Francia:
“La gerencia es la responsable
de fomentar el respeto mutuo entre las generaciones”

En su desarrollo, la cultura de la seguridad debe incluir cambios sociales como lo son las nuevas generaciones. Por dicha razón, las investigaciones de Ivan Boissières, Director del Instituto para la Cultura de Seguridad Industrial (ICSI) de Francia, incluyen estos y otros elementos en su trabajo sobre esta temática. En el marco del Summit 2017 de la Mutual de Seguridad, este especialista nos habló más sobre los aspectos que definen una cultura de la seguridad.
Iván Boissières.

¿Qué aspectos resultan primordiales para consolidar una cultura de la seguridad?
En los últimos dos años, en ICSI hemos realizado una profunda revisión tanto de las investigaciones como de las prácticas industriales en el dominio a nivel mundial de la cultura de la seguridad, y hemos identificado siete grandes atributos que son representativos de las características deseables de una cultura organizativa favorable a la seguridad. Esto debería permitir a las organizaciones, desde su realidad actual, determinar el punto de partida y poder definir los “objetivos del mañana”.

¿Cuáles son estos siete atributos que menciona?
Estos siete atributos son una conciencia compartida de los riesgos más importantes de la organización; una cultura interrogativa que fomente el reporte de los operadores y el aprendizaje organizacional; una cultura integrada que promueva la movilización de todos los integrantes de la organización; el logro de un equilibrio adecuado entre la seguridad que brindan las normas, los procedimientos y el conocimiento experto de los trabajadores; una atención permanente ligada a los tres pilares básicos de la gestión de riesgos (barreras técnicas, organizacionales y SMS); el liderazgo de la dirección e implicación de los empleados, y una cultura que favorezca la transparencia en el flujo de la información.

En base a estos atributos, cada organización podrá definir sus objetivos estratégicos, en función de sus necesidades específicas. Cada atributo puede someterse a un diagnóstico según las características de la organización, para comprender los puntos fuertes, que pueden servir de apoyo, y los débiles, que merecen ser abordados para la consolidación de una cultura de la seguridad.

¿Qué desafío plantea para la seguridad la convivencia de diferentes generaciones en una organización?
El desafío es crear vínculos entre las generaciones ya que, de otra forma, se corre el riesgo de que se genere una brecha comunicacional entre la visión de los jóvenes y la de aquellos con una mayor trayectoria en la organización. Si se genera tal brecha, la seguridad se pone en peligro, pues los viejos procedimientos y métodos de trabajo manejados por los más experimentados, y sobre los cuales está construida la seguridad, seguramente no serán reconocidos plenamente y, por lo tanto, respetados por los nuevos operadores.

No obstante, generar un vínculo entre las dos generaciones supone que la adaptación vaya en los dos sentidos, que sea mutua. No solo se hace necesario que en los períodos de transición los nuevos trabajadores retomen los procedimientos críticos para no marcar una ruptura, sino también lo inverso: aceptar que los procedimientos evolucionarán con el ingreso de los recién llegados, para adaptarse a las expectativas y modos de funcionamiento, por ejemplo, de los millenials, que son diferentes.

¿Qué se puede hacer para evitar esas brechas entre generaciones?
Para facilitar este período de transición, existen métodos conocidos que se aplican en las industrias de alto riesgo (oil & gas, nuclear, entre otras). Por ejemplo, al cubrir un nuevo puesto se prolonga un poco la partida de los antiguos operadores para que puedan formar y transmitir su know-how (o “saber hacer”) a los nuevos colaboradores. Esto permite un diálogo que favorece tanto la integración de quienes ingresan como la redefinición de las reglas de seguridad. Sin embargo, debe ser sobre todo la gerencia la responsable de fomentar el respeto mutuo entre las generaciones. Esto es fundamental.

En términos más generales, plantearse el problema del impacto en la seguridad con el arribo de una nueva generación en una empresa es, de por sí, un buen indicador de una cultura de seguridad madura. En efecto, este hecho indica que incluso los servicios que a priori podrían parecer alejados de las cuestiones específicas de la seguridad (como Recursos Humanos), deben integrar la seguridad como un eje importante de su trabajo. Se trata de la movilización de todos los sectores y no solo aquel involucrado puntualmente, lo que permite construir una cultura de seguridad fuerte.

¿Cómo se incluye la rotación laboral en una cultura de seguridad?
Por lo general, se puede afirmar que la rotación no es un buen amigo de la cultura de la seguridad; de hecho, la fragiliza, ya que no permite formar colectivos sólidos; estos representa barreras importantes para la seguridad en las organizaciones. En este sentido, los colectivos que funcionan bien, desarrollan una vigilancia compartida; es decir, poseen la capacidad de intervenir ante un colega cuando, por ejemplo, asume riesgos o no posee toda la información necesaria para realizar la tarea. De esta forma, un colectivo fuerte desarrolla la ayuda mutua y esto es muy valioso para la seguridad.

de la seguridad; de hecho, la fragiliza, ya que no permite formar colectivos sólidos; estos representa barreras importantes para la seguridad en las organizaciones. En este sentido, los colectivos que funcionan bien, desarrollan una vigilancia compartida; es decir, poseen la capacidad de intervenir ante un colega cuando, por ejemplo, asume riesgos o no posee toda la información necesaria para realizar la tarea. De esta forma, un colectivo fuerte desarrolla la ayuda mutua y esto es muy valioso para la seguridad.

¿Ha afectado el fenómeno de las inmigraciones en la cultura de seguridad?
Las relaciones entre flujos migratorios y el mundo del trabajo no son nuevas. De hecho, sectores como la Construcción siempre se han caracterizado por asimilar una gran cantidad de trabajadores extranjeros. Ahora bien, en lo que respecta específicamente a la seguridad, el accidente del crucero “Costa Concordia” en las costas de Italia, ilustra bien la cuestión de las relaciones entre lengua y seguridad. Uno de los hechos que incidieron notablemente en esta catástrofe fue, precisamente, que gran parte de la tripulación no compartía un idioma común (el inglés suele ser el idioma de referencia en muchas industrias “multiculturales”).

En este aspecto, cabe señalar que la relación lengua-tarea es tanto más importante cuando la tarea a realizar sea crítica para el sistema, en términos de seguridad, tal como podría ser el caso de un controlador de tráfico aéreo. Pero más allá de la criticidad, la organización debe proveer los medios (vía aula, con un trabajador más experimentado, con la señalética universal en las instalaciones, u otros dispositivos sociotécnicos) para que la persona pueda ser capaz de manejar básicamente lo que se denomina un “lenguaje operativo”, un set lingüístico básico, que le permita comprender la tarea, encaminar acciones y alcanzar los objetivos, cumpliendo al mismo tiempo con los estándares básicos de Seguridad, Salud y Producción definidos por la organización.

Agosto 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.