Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

Accidentes de trayecto: un desafío para Chile
Por Arturo Cares, Gerente de Prevención de ACHS.
Una de las particularidades que presenta nuestra legislación en materia de accidentes laborales, es que entrega cobertura a aquellos incidentes que se registren en el trayecto directo entre el lugar de trabajo y el lugar de habitación o viceversa.
Arturo Cares.

A los trabajadores que diariamente deben desplazarse para ir al trabajo, la ley les otorga la posibilidad de prestaciones médicas y económicas en el caso de que sufran un accidente en el camino; y para obtener la cobertura del seguro, en el caso de los llamados “accidentes de trayecto”, es necesario que el accidentado demuestre que se cumplen los criterios determinados en la normativa para poder obtener los beneficios. En este aspecto, es relevante que el trabajador indique en forma clara el origen y destino del viaje, la ruta y horarios, ya que mientras más información se facilite con mayor facilidad obtendrá los beneficios del sistema. Además, debe informar a su empleador, quien deberá realizar la denuncia del accidente y entregar el certificado de horario laboral del trabajador.

Aunque esta norma se ha ido actualizando y perfeccionando en el tiempo y se han resuelto algunos vacíos existentes en la cobertura -por ejemplo, hoy se reconoce como tal el trayecto directo entre dos empleadores- aún existen una serie de factores que a veces dificultan que los trabajadores obtengan los beneficios del seguro, por lo que los antecedentes que se entreguen siguen siendo fundamentales para dicho fin.


Una deuda pendiente

Existe una deuda pendiente respecto de las medidas preventivas que se debiesen impulsar para evitar la ocurrencia de este tipo de accidentes, muchos de los cuales a veces son más graves que los eventos que ocurren al interior de las empresas. En este contexto, las cifras de accidentes de trayecto de nuestro país, si bien son menores que la de accidentes del trabajo propiamente tales, se han mantenido prácticamente constantes en los últimos años.

De hecho, el año 2016 la accidentabilidad de trayecto de las empresas que cotizan en el sistema de mutualidades fue de un 1,1% (lo que equivale a 54.883 personas lesionadas), manteniéndose prácticamente constante desde el 2010 a la fecha. Por otra parte, si analizamos el problema desde el punto de vista de los accidentes de trayecto con resultado de muerte, vemos con preocupación que en 2016 se registró el fallecimiento de 173 personas por este motivo. Al revisar las cifras desde 2012 a la fecha, se observa un permanente crecimiento del número de casos.

Si bien esta situación es reconocida por la recientemente publicada Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, que plantea disminuir la accidentabilidad de trayecto a 0,8% al año 2020, la realidad es que hoy es necesario incrementar las acciones tendientes a disminuir este tipo de eventos.

También es imperativo analizar en detalle la situación de los accidentes de trayecto con resultado de muerte, siendo el mayor porcentaje de ellos los que ocurren por efecto de la conducción de vehículos, lo que normalmente produce el atropello de peatones o colisiones entre vehículos.


Factores que inciden en los accidentes

Las cifras que entrega la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset), que incluyen todos los accidentes registrados en el país y no solo casos laborales, nos muestra que el problema de accidentabilidad vial en Chile es de dimensiones importantes. De hecho, durante 2016 se registraron 91.711 accidentes de tránsito, los que arrojaron un total de 65.000 lesionados, de los cuales 1.675 terminaron en muerte.

La Organización Internacional del Trabajo ha determinado que existen cuatro factores de riesgo que explican un porcentaje importante de los accidentes viales:

Conducción a velocidad excesiva: el aumento de la velocidad promedio se relaciona directamente con la probabilidad de que ocurra un accidente de tránsito y con la gravedad de las consecuencias de este.

Conducción bajo los efectos del alcohol: conducir cuando se ha bebido aumenta el riesgo de un accidente y las probabilidades de que este ocasione la muerte o traumatismos graves. El riesgo de verse involucrado en un accidente de tránsito aumenta considerablemente cuando la alcoholemia pasa de los 0,004 g/dl.

No uso del cinturón de seguridad: el uso del cinturón de seguridad disminuye entre un 45% y un 50% el riesgo de muerte de los ocupantes delanteros de un vehículo, y entre un 25% y un 75% el de los pasajeros de asientos traseros.

Distraerse al conducir: los conductores que usan un teléfono móvil pueden tener un tiempo de reacción más lento, ya que su uso disminuye la capacidad de mantenerse en el carril correcto y conlleva una distancia menor con el vehículo que va delante. Las probabilidades de verse envuelto en un accidente son aproximadamente cuatro veces mayores para los conductores que usan el celular mientras conducen.

Dada la magnitud del problema, se requiere que se genere un trabajo más decidido y urgente por parte de trabajadores, empleadores y Estado, para buscar las mejores soluciones a esta problemática. Aunque en forma permanente se realizan campañas preventivas, se promulgan nuevas normativas asociadas a la prevención de accidentes viales (como el uso de chalecos reflectantes, sancionar el consumo de alcohol, entre otras) y se producen mejoras en la infraestructura vial del país, sus efectos aún no logran los resultados esperados.

Pareciera ser que ninguna de esas acciones logra cambiar nuestra conducta, por lo que es necesario llevar la solución a lo más profundo de nuestra sociedad; es decir, que incorporemos el tema de la seguridad vial en el modelo educativo de nuestro país, considerando acciones formativas que involucren desde el nivel pre escolar hasta el profesional, logrando así una cultura-país que permita que mantengamos una conducta responsable al momento de desplazarnos, asumiendo las vulnerabilidades que implica transitar como peatón o conductor.

Agosto 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.