Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 29 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $963,88         •         UF=$34.244,61         •         UTM=$58.772

El diseño ergonómico mejora la estadía en la oficina
Por Octavio Astorga, Magíster en Ergonomía, docente de Diseño de Interiores de la Universidad del Pacífico. octavioastorga@gmail.com
La oficina es el espacio donde permanecemos durante al menos ocho horas al día. Por ello, es importante que tenga una serie de características que favorezcan la concentración, productividad y comodidad de las personas.
Octavio Astorga.

En una oficina, el lugar donde ponemos los objetos, el tipo de silla y escritorio que utilizamos, en conjunto con sus dimensiones, influyen notablemente en nuestra experiencia en el trabajo. Por ello, es importante interiorizarse en el diseño ergonómico, que va en pos del bienestar de los usuarios.

La ergonomía es la ciencia multidisciplinar que tiene por misión adaptar los entornos de trabajo de manera que puedan ser usados dentro de rangos adecuados de confort y seguridad, para que les permitan lograr una óptima eficiencia y productividad. Son los objetos y sistemas los que deben adaptarse a las características de los usuarios, y no a la inversa, como desgraciadamente muchas veces ocurre. El diseño ergonómico es aquel que procura que tanto herramientas como utensilios, sistemas y equipamiento en general, se ajusten a las características y limitaciones de las personas, buscando por sobre todo optimizar su eficiencia, seguridad y confort. En este contexto, para tener una oficina con diseño ergonómico hay varios factores a tomar en cuenta, como por ejemplo, las dimensiones del equipamiento y la regulación de los niveles de iluminación, ventilación y acústica del recinto.


Mobiliario

El dimensionamiento del mobiliario implica utilizar adecuadamente los principios de la antropometría, para que estos elementos sean confortables para un gran número de personas. Las alturas de las superficies de trabajo, los anchos y la profundidad del equipamiento deben estar dentro de rangos que permitan el uso en condiciones de confort para la gran mayoría de sus usuarios.

Habitualmente, los empleados que trabajan en oficinas pasan mucho tiempo sentados, por lo que la silla es uno de los elementos a considerar para introducir un diseño ergonómico y, por ende, mejorar la comodidad y experiencia laboral del usuario. Así, una buena silla de trabajo es aquella que permite cambiar fácilmente de posición, con ruedas en al menos cinco puntos y con regulaciones tanto de altura como de inclinación del respaldo, de manera que el operario pueda realizar los ajustes necesarios para un adecuado calce del objeto con su cuerpo. El respaldo debe ser más bien bajo, pues lo que se necesita es dar apoyo a la zona baja de la espalda. Por último, debe tener un acolchado suave que permita disipar las presiones de contacto, el calor y la humedad.

¿Cuál es la forma correcta de sentarse en la oficina? Los pies deben quedar bien apoyados en el suelo, de manera que no se comprima la parte inferior de los muslos, pues esto causa adormecimiento, incomodidad e hinchazón de las extremidades inferiores. Estando sentados en la silla, la espalda debe mantener un ángulo de 90 a 100 grados con respecto a los muslos, la cubierta del escritorio debe quedar a la altura de los codos y el borde superior de la pantalla del computador debe quedar a la altura de los ojos. Esto genera una posición que se denomina “posición neutra”, que es la que causa un mínimo de tensión en el cuerpo, favoreciendo una adecuada irrigación sanguínea.


Elementos auxiliares

Además de la silla, existen otros elementos que permiten evitar malestares (como mala circulación, tendinitis, dolores en la espalda y cuello), considerando que los principales problemas que se presentan en las oficinas son los puestos de trabajo que no se ajustan apropiadamente a las dimensiones del usuario o que no tienen sus implementos dispuestos adecuadamente.

La mayoría de las personas permanece en posición sedente por extensos períodos de tiempo y con objetos o controles ubicados fuera del alcance de los brazos. Por lo tanto, cualquier elemento auxiliar como apoya-muñecas, reposapiés, coderas, soportes lumbares, alzadores de pantallas, etc., son una gran ayuda y se deben emplear, ya que corrigen posiciones o posturas viciosas.

Es fundamental valorar la función que cumplen estos elementos auxiliares, ya que pueden ayudar a prevenir importantes daños posteriores. Estos elementos evitan que se produzca una tensión excesiva sobre ciertos segmentos corporales, cuyo efecto acumulativo puede provocar serios problemas musculo-esqueléticos. Estos problemas muchas veces tienen períodos de latencia tan extensos que solo se hacen notorios cuando el daño ya es irreversible.

Julio 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.