Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Transporte de sustancias peligrosas aéreas o marítimas
Por Boris Marín, Gerente de Operaciones de BDP Chile.
Para el transporte de mercancías peligrosas, existen hace mucho tiempo regulaciones y estándares que apelan a una mayor responsabilidad y mejoras continuas a los procesos.
Boris Marín.

Hoy en día, en el ámbito de las sustancias peligrosas, existen los estándares “particulares” o “independientes” que van más allá de las exigencias de la legislación actual. Tal es el caso del “Responsible Care”, iniciativa de la industria química global que en Chile gestiona la Asociación de Industriales Químicos de Chile AG (ASIQUIM).

Esta asociación también certifica con el “Sistema Homologado de Transporte de Carreteras” (SHTC), que apunta a mantener altos estándares para, principalmente, llevar el control tanto del mismo proceso de transporte como también de la mantención de sus máquinas (camiones) y de quienes responsablemente hacen el transporte, recordando siempre que deben ser cuidadosos con ellos mismos, con las personas en general y con el medio ambiente.

La prevención, procesos, estándares y controles son bases obligatorias e irrenunciables para evitar riesgos para quienes manipulan, transportan o que simplemente, por una razón circunstancial, se encuentran con estos productos y, por lo tanto, enfrentados con una posible emergencia química. En este sentido, las consecuencias pueden variar desde tan solo una mala anécdota hasta una verdadera tragedia; tan solo no tener las etiquetas de seguridad IMO (International Maritime Organization) correctas (y que se exigen en su transporte), los equipos de emergencia que concurrieran podrían no identificar acertadamente los productos y, por consiguiente, no saber cómo actuar, poniendo en riesgo a todos los involucrados.


Medidas de seguridad

De lo anterior, al posiblemente existir riesgos de derrame, activación de los productos o explosión de los mismos, es que hoy en Chile existen tanto empresas privadas como organismos públicos (por ejemplo, Bomberos) que cuentan con brigadas especialistas en esta clase de emergencias, las que cuentan con personal y elementos de protección idóneos y certificados para cada situación, capacitación técnica y práctica, así como equipos de alta tecnología que les permiten predecir cómo actuar en ese momento crítico.

Aun cuando existan normas, estándares, procesos y controles, siempre dependemos de la responsabilidad (o de la falta de ella) de cada uno. Claramente, se espera que a mayor sea la responsabilidad, más armoniosa debe ser esta a lo largo de toda la cadena logística, y no de unos pocos (recayendo solo, por ejemplo, en el transporte). Cabe recordar que de esta manera, el proceso de transporte, en el que se aplica un “End to End” responsable, brinda finalmente un producto con valor agregado, limpio y sin cargos en su contra. Para lo anterior, debe existir un buen control de, por ejemplo, los elementos de embalaje con el que serán transportados. Estos deben cumplir con la normativa internacional (para el transporte marítimo, los requisitos están dados por el IMO, mientras que para el aéreo por la IATA).

En un escenario de mejora continua de los procesos, tanto la organización mandante como la que brinda los servicios de transporte, deben tener una sinergia y ser igualmente responsables, en el que el precio sea un equilibrio de la seguridad con el negocio mismo y que todos estos elementos puedan coexistir sin arriesgar por principios ni ética toda la responsabilidad que involucra el transporte de Mercancías Peligrosas. Este es el gran punto final que cada día debemos realizar quienes estamos involucrados en esta industria y equilibrar las variables de Servicio, Calidad, Seguridad y Precio.

Según la ley, y dependiendo de su naturaleza, el producto es verificado por distintos ministerios e instituciones que pueden ser el Ministerio de Agricultura (a través del SAG), Ministerio del Medio Ambiente, Ministerio de Salud (a través del ISP y SEREMI), Ministerio del Interior y Seguridad Pública (a través del CONACE, que regula un listado de Sustancias Químicas Controladas). También juegan parte importante en estos aspectos el Servicio Nacional de Aduanas, que revisa cada ingreso o salida de productos y realiza un crosscheck con las otras instituciones, aun siendo entidades totalmente separadas e independientes en sus decisiones.

Si pensamos que la tarea está terminada al entregarse los productos, debemos tener en cuenta que aún quedan los desechos. En este sentido, la Logística no termina en la entrega o en que cada cliente pueda pasar de Materia Prima a Producto Final, sino que también es relevante saber qué hacer con los desechos. Si bien son escasas, existen algunas opciones en donde disponer de los residuos y así poder obtener un desecho “limpio” y hacer el “end” de la cadena logística.

Los desafíos para la industria son muchos y como (afortunadamente) cada día somos más responsables del medioambiente y la seguridad de las personas, es que ciertamente habrá nuevas regulaciones y restricciones. La tecnología tendrá que ir junto a estas, abriendo camino para mantener el equilibrio de costos para un mejor servicio, sin descuidar detalles, siendo un actor importante del “Supply Chain” y de la trazabilidad de la misma.

Julio 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.