Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 1 de Octubre de 2022         •         Dólar= $966,26         •         UF=$         •         UTM=$58.772

HIPOACUSIA LABORAL
El mal que se escucha en la industria

Según los especialistas, para frenar la pérdida de audición a causa del trabajo se debe poner el énfasis en entender la gravedad del riesgo.

La hipoacusia laboral por exposición crónica a ruido es una de las más antiguas y extendidas enfermedades profesionales existentes. En Chile, esta compromete la calidad de vida de miles de trabajadores, los que ven limitadas sus capacidades de interacción social y familiar con tendencia al aislamiento y comprometiendo su fuente de empleo. Al respecto, el Dr. David González, Médico del trabajo, Socio titular de la Sociedad Chilena de Medicina del Trabajo (Sochmet), explica que “la hipoacusia de origen laboral es una enfermedad irreversible, que si bien puede tener tratamiento mediante el uso de audífonos, estos solo realizan una compensación y solución parcial del daño ya ocurrido”.

Excluyendo las hipoacusias que se desarrollan por Trauma Acústico (exposición muy breve a ruido de intensidad superior a 140dB), González indica que la exposición constante a ruido industrial produce alteraciones detectables luego de uno a dos años; estas son mucho más frecuentes entre 2 a 5 años de exposición, y en casi todas las ocasiones ya se observa daño tras 10 años.


Detección de la enfermedad

En caso de detectarse alteraciones en una audiometría (en un inicio, una disminución del umbral en las frecuencias de 4 o 6 Khz), el trabajador debe ser evaluado –como lo establece el protocolo- en una cámara silente, donde se lleva a cabo una audiometría de confirmación.

“En caso de presentar un 15% o más de incapacidad de ganancia e historia de exposición laboral a ruido, será derivado a una Evaluación Médica Legal, la que corresponde a una evaluación audiológica por un otorrinolaringólogo y una audiometría PEECCA, entre otros exámenes. Con estos datos, la COMPIN resuelve si la persona presenta una hipoacusia laboral y también el porcentaje de incapacidad de ganancia generado por la exposición a ruido”, agrega la Dra. Marta Cabrera, Médico del trabajo, Presidenta de Sochmet. No obstante, la experta sostiene que “se debe tener en cuenta que esta es una definición legal, que marca un nivel mínimo luego del que se define una compensación económica. Cualquier pérdida auditiva de origen laboral (independientemente del porcentaje de incapacidad de ganancia que genere), constituye una hipoacusia laboral”.

González advierte que otros estudios han demostrado que la exposición a ruido laboral, además de causar hipoacusia profesional, aumenta el riesgo cardiovascular. Los primeros estudios datan de los años 70, y luego, a partir de 2000, se llevaron adelante estudios de cohortes de trabajadores que mostraron aumento en el desarrollo de hipertensión (68%); enfermedad cardiovascular (34%), e incluso un pequeño aumento en mortalidad por dicha causa (12%).


Observación de la curva

A juicio de la Dra. Marta Cabrera, resulta importante conocer el estado de evolución de esta enfermedad en el país. “Se ha visto un aumento, aunque resulta difícil hablar de una tendencia en Chile para la enfermedad, dado que principalmente ella se encuentra mediada por la detección a través de un screening a los trabajadores en los lugares de trabajo, para posteriormente proseguir con el diagnóstico definitivo”, apunta.

En tanto, González agrega que “con la puesta en marcha de PREXOR, aunque se ha evidenciado un aumento de la detección de casos, estos han sido en estadios más tempranos de incapacidad, lo que permite reforzar las medidas, y cuando supera ya el 15% de daño, alejar definitivamente al trabajador del ruido para evitar la progresión. A nivel mundial la tendencia y las proyecciones hablan de un aumento importante, incluso llegando a duplicar el número de casos en una década”.


Futuros casos de la enfermedad

“La hipoacusia quita al trabajador todos aquellos momentos que puede disfrutar con sus oídos sanos: una linda melodía o la risa de sus hijos. Entonces, conocer el real impacto de esta enfermedad, permitirá reforzar el uso de los EPP, como también generar que ellos se transformen en agentes activos de prevención, exigiendo su derecho a un ambiente de trabajo seguro y saludable”, reflexiona González.

El experto señala que lo primero es entender que la hipoacusia laboral existe y que, por la mayor esperanza de vida y la extensión de la vida laboral actuales, es más necesario que nunca su prevención. “Actualmente un trabajador que sufre de hipoacusia perfectamente puede encontrarse en la mitad de su vida y con varios años de empleabilidad por delante”, afirma.

Cabe destacar que hoy en día existen otros elementos que influyen en la aparición de la enfermedad, y que van más allá de lo laboral. Según la Organización Mundial de la Salud, casi el 50% de los jóvenes entre 12 y 35 años están expuestos a niveles de ruido perjudiciales a consecuencia del uso de dispositivos de audio personales, como reproductores de MP3 y teléfonos inteligentes. Además, alrededor del 40% de dicho grupo está expuesto a niveles de ruido potencialmente nocivos en clubes, discotecas y bares.


Marta Cabrera, Presidenta de Sochmet
“Debemos poner foco en la emisión del ruido”

Uno de los protocolos enfocados en salud pública más importantes del último tiempo, ha sido el Protocolo de Exposición Ocupacional al Ruido (Prexor). La Dra. Marta Cabrera, Presidenta de Sochmet, entrega una observación crítica sobre esta herramienta.

Marta Cabrera.
¿Qué falta por mejorar con respecto al Prexor? En mi opinión, falta poner el foco en el control de la emisión de ruido. Este y otros protocolos se han quedado más en la evaluación de situación (diagnóstico) en búsqueda de establecer con mejor exactitud la magnitud de la exposición, perdiendo de vista que la causa raíz de la enfermedad es la pérdida de control del peligro (ruido). Las exposiciones son multifactoriales y complejas de caracterizar, en cambio las emisiones dependen de la fuente, sus controles y mantenciones.

¿Han sido eficientes las fiscalizaciones relacionadas al Prexor? Si bien es cierto las fiscalizaciones han mejorado, hoy en día aún son algo dispares en cuanto a los criterios empleados por los fiscalizadores de las distintas seremías. Su autonomía y la falta de lineamientos claros y recursos hacen que en ciertas regiones esta labor sea excelente, pero en otras no tanto. Entendemos que el Ministerio de Salud está haciendo esfuerzos para capacitar a los fiscalizadores y para estandarizar criterios y herramientas, por lo que esperamos que muy pronto esta situación se regularice. Eso sí, debemos reconocer que la activa fiscalización moviliza a los empleadores para tomar conciencia de la existencia del riesgo y para tomar acciones de control.

¿Se debe empoderar a los trabajadores para que ellos tomen conciencia de su protección auditiva? Absolutamente. Los más activos respecto al control del riesgo y de su propia protección deben ser los propios afectados, pero también es labor del empleador y de los organismos administradores el educar a los trabajadores y sensibilizarlos respecto de los riesgos laborales, como también extra-laborales, que puedan afectar su capacidad auditiva.
Junio 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.