Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 6 de Octubre de 2022         •         Dólar= $946,76         •         UF=$34.340,05         •         UTM=$58.772

Waldo Seguel, Jefe de Prevención de Riesgos de Forestal Mininco (CMPC):
Enfocar las acciones a conseguir cero accidente

CMPC Forestal es un holding que reúne empresas del ámbito forestal e industrial de conversión de la madera; constituido por empresas forestales de gran relevancia en el país, contando así con un gran número de trabajadores. Para disminuir su tasa de accidentabilidad, la organización ha generado un programa de prevención de riesgos inclusivo, donde las instancias de aprendizaje han sido clave. En este artículo, el Jefe de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente de CMPC Forestal, Waldo Seguel, nos da a conocer más detalles sobre los planes y estrategias de esta importante compañía.

Perteneciente al Holding de Empresas CMPC, CMPC Forestal, cuenta con un Área de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente, conformada por un equipo de profesionales de las áreas de Prevención de Riesgos y de Medio Ambiente, integrados tanto en el ámbito de las operaciones forestales como de las industriales. “De este modo, podemos entregar asesoría técnica en forma directa a las líneas operativas y a la gerencia”, explica Waldo Seguel, Jefe de Prevención de Riesgos de Forestal Mininco.

Dada la necesidad de contar con herramientas que pongan en resguardo la integridad de sus trabajadores y operaciones, la empresa obtuvo para Forestal Mininco en 2004 la certificación del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud, bajo el estándar OHSAS 18.001, comprometiéndose con el desarrollo de una gestión preventiva de riesgos, conforme al estándar de “cero accidentes”. Desde entonces, las directrices preventivas han respondido a un programa transversal de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, con lo que han desarrollado acciones tendientes al mejoramiento continuo, enfocando sus esfuerzos en la gestión de condiciones inseguras, como también en la gestión de acciones inseguras.

Seguel detalla que han “invertido mucho esfuerzo para la gestión de las acciones inseguras o ‘gestión del comportamiento’, como lo llamamos internamente. En este sentido, el mayor avance ha sido en el ámbito de las operaciones forestales, en donde hemos construido un mapa de riesgo psicosocial, y capacitar tanto al personal que ejecuta las tareas más riesgosas, como al de supervisión, en la detección oportuna de los factores de riesgos psicosociales, los que creemos son factores clave que condicionan la falla humana y que bajo condiciones especiales conducen a un incidente”.

El equipo de trabajo lo componen profesionales de los campos de la medicina preventiva, la psicología y de la sociología, a modo de involucrar todas las variables que puedan afectar a los trabajadores y su desempeño en torno a las acciones seguras. Junto a ello, se ha destinado una importante inversión en gestión preventiva, con fondos para mantención; reposición de equipos; mecanización; capacitación y entrenamiento, entre otros ítems, que favorecen la continuidad operativa de la empresa y que sin duda mejoran la gestión preventiva de los procesos.


Focos de riesgo


Tanto en el caso de Forestal Mininco como de CMPC Maderas, se han identificado puntos claves de riesgo, los que se han analizado para reducir accidentes. En este aspecto, Seguel menciona las actividades asociadas a “la cosecha de bosque, la construcción de caminos, el transporte de maderas y el control de incendios. En todas estas actividades, disponemos de diversos planes para el control de los riesgos. En el campo industrial, los focos están en las actividades de mantención asociadas a trabajos en altura, espacios confinados y a transporte de personal”.

De acuerdo al profesional, en todas estas situaciones, se distingue que el comportamiento de los trabajadores frente al riesgo es el denominador común que puede incitar a la producción de accidentes. “Es necesario tener en cuenta que la conducta humana puede ser osada e impulsa a los trabajadores a acercase al peligro, probablemente condicionados por la habitualidad sin tener conciencia de las consecuencias”. Agrega que la ausencia de un liderazgo visible en temas de seguridad de parte de ejecutivos y supervisores genera un ambiente propicio para el desarrollo de conductas inapropiadas por parte de los trabajadores.


Un trabajo constante


Seguel explica que la implementación de los planes preventivos de accidentes ha sido dividido en etapas para así acceder a un proceso de evaluación parcial sobre su funcionamiento. “Si se distinguen desvíos u obstáculos no considerados, se pueden ir corrigendo sobre la marcha y, lo más relevante, es que se puede evaluar en forma parcial la efectividad, pudiendo abordarlo o redireccionar los resultados si éstos no son los esperados”, indica. “En general, no es un tema fácil. El camino está lleno de dificultades que, desde otra perspectiva, representan también un mundo de oportunidades de mejoramiento”.

Otro de los aspectos relevantes es “aprender de los errores cometidos”; esto es, disponer de un robusto sistema de investigación y análisis de incidentes; el entender que las causas de los incidentes obedecen a la “multi-causalidad”, asociada a los diferentes niveles de la organización, en lo que denominan “incidente organizacional”. “Establecer un equipo de trabajo para el análisis de estos incidentes, enfocando en las causas básicas, muchas veces representa un verdadero desafío para la organización”, recalca.

No obstante, esta metodología de trabajo les ha significado contar con índices favorables respecto a la accidentabilidad. “Los resultados medidos en términos estadísticos a lo largo de los años muestran un importante avance; asimismo, si se comparan con los del sector forestal, también se encuentran en niveles muy deseables por muchas empresas del rubro. Sin embargo, la sola presencia de incidentes en los procesos productivos, sean éstos con o sin lesión a personas, evidencian que el trabajo preventivo está muy lejos de concluir”.

En este contexto, Seguel reitera que los esfuerzos deben estar orientados a concretar una meta de “cero incidente”: “Sin duda, esto requiere de todo el talento y esfuerzo de la organización en todos sus niveles, cimentando así un ‘cultura de seguridad’ organizacional”.

Marzo 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Pablo p personal (11/12/2014)

Leyendo. Lo.de arroba es.un trabajo embarga.equipo. ya que no solo supervisar. Hasta para que no.ocurra un accidente y No olvidar a ley de.subcontratación. déspota pero no deja de tener responsabilidad. Difícil tener cero daño en una emsefor pero para. Eso.estaba los apr

Jessica M. Particular (25/02/2014)

Cuando mencionan... bajo estándar OHSAS 18.001 “cero accidentes”, están considerando la supervisión constante, y aplicación de medidas preventivas y correctivas a sus contratistas?? Porque esos trabajadores indirectamente les están prestando servicios a uds...

Jessica M. Particular (25/02/2014)

Y cuando fue el último accidente laboral?? están considerados también los colaboradores externos?

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.