Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Martes 26 de Septiembre de 2017         •         Dólar= $629,25         •         UF=$26.649,69         •         UTM=$46.600

ILUMINACIÓN DE EMERGENCIA
Elemento indispensable en una correcta evacuación

Cuando los ocupantes de un recinto deben evacuar a consecuencia de un sismo, es crítico contar con un buen sistema de iluminación de emergencia. Si bien su utilización está especificada por ley, aún quedan algunas situaciones que requieren ser abordadas desde la prevención.

En muchas ocasiones, la iluminación de emergencia es clave cuando se trata de generar una evacuación segura de un recinto, ya que garantiza condiciones mínimas de visibilidad y de identificación en vías de salida. No obstante, para que estos equipos cumplan su función según lo esperado, se deben considerar importantes aspectos en cuanto a la instalación y mantenimiento.

De acuerdo a César Jeria Muñoz, Gerente Comercial de Esema SpA, empresa de soluciones de energía y proyectos industriales, el factor más importante es que las luminarias de emergencia se encuentren instaladas en lugares “estratégicos”, de modo de iluminar el paso de las personas ante una evacuación, considerando que el recinto puede haber quedado completamente a oscuras. Al respecto, la norma NCh Elec. 4/2003 sugiere su implementación en pasillos, escaleras, cambios de nivel y desniveles, y puertas de salidas de emergencia. Además como criterio general, se considera también su implementación en zonas de seguridad, pasillos y zonas con pisos mojados o resbaladizos (como camarines, cocinas, etc.).

Otro elemento a tomar en cuenta es el mantenimiento de estos sistemas, pues impacta directamente en la autonomía y operación de la luminaria. En este aspecto, Jeria recalca que es imprescindible realizar descargas de batería cada 3 o 6 meses, dependiendo de la temperatura. “Generalmente, las baterías están fabricadas para operar a una temperatura ambiente de 25ºC, por lo que para temperaturas por sobre o bajo ese rango, es importante estar monitoreando su operación”, indica.


Planes de evacuación

Como explica el ejecutivo, cuando existe la necesidad imperante de evacuación y las personas no disponen de ningún tipo de iluminación, aumentan el pánico y la desesperación por salir lo más rápido posible, lo que resulta desfavorable para una evacuación ordenada y con mínimo riesgo de lesiones.

En este sentido, Jeria agrega que, para evitar tales situaciones de pánico, debe prepararse un correcto plan de evacuación (con vías de escape y zonas de seguridad), y que permita educar a los colaboradores, indistintamente de su nivel jerárquico, sobre cómo reaccionar ante una emergencia. Además, esta formación debería enfatizar en la relevancia que tienen las luminarias de emergencia, que hoy en día también poseen extintores u otros equipos de protección y seguridad.


Más allá de la normativa

Dentro de las exigencias contempladas en la normativa, Jeria cree que se debería adicionar aspectos en términos de idoneidad y mantenimiento. “En la actualidad, en el mercado de la iluminación de emergencia, encontramos diferentes diseños, marcas, tipos y calidades, pero ¿cuál es la idónea para cada ambiente o condición? Este aspecto no lo exige la regulación, sino que queda a libre criterio. Si bien como fabricantes de estos equipos, tenemos la obligación de recomendar el modelo idóneo para cada caso, normalmente en terreno vemos luminarias que no se ajustan al ambiente existente”, advierte.

A juicio del profesional, otro ítem no contemplado en la norma es la obligación a descargar las baterías de las luminarias de emergencia. “Comúnmente los equipos se instalan y prácticamente se olvidan de ellos, hasta que ante un corte de energía no encienden (u ofrecen una baja autonomía), imposibilitando la evacuación en el tiempo previsto, exponiendo a las personas a posibles lesiones o accidentes fatales, con un serio perjuicio a las compañías”, opina Jeria.


Innovación en productos

Uno de las características diferenciadoras de Esema SpA es integrar las nuevas tecnologías disponibles como un valor agregado a sus productos, de manera que los equipos permitan una mejor interacción con las personas, entregándoles información sobre mantenimientos y acciones preventivas para evitar fallas.

Un ejemplo de lo anterior, es la plataforma “E-Sire” que la empresa desarrolló e incorporó a las luminarias de emergencia tipo LED. Gracias a dicha plataforma, el usuario puede encender el equipo, por medio de un control remoto, para descargar las baterías o verificar el estado del equipo y de la autonomía disponible. “El sistema E-Sire ha sido muy bien recibido por nuestros clientes y está en un proceso de expansión, dados los beneficios que conlleva en la mantención y aseguramiento de la operatividad de las luminarias de emergencia”, detalla Jeria.

Además, el control remoto puede guardar en su memoria hasta 100 luminarias de emergencia, permitiendo que el encendido se lleve a cabo mientras se recorre el inmueble. Avance que, sin duda, deja obsoleta la antigua práctica de instalar escaleras para revisar uno a uno estos equipos de iluminación, especialmente en instalaciones donde no existe un circuito eléctrico dedicado para las luminarias de emergencia.

En su catálogo de luminarias tipo LED, sobresale el modelo SRT-20LED-RC, para uso interior (bodegas, pasillos, naves de producción, retail, etc.) y que cuenta con dos focos LED de 18W, gabinete metálico IP-42, autonomía de más de 3,5 horas, y el sistema E-Sire. “Nuestras luminarias de emergencia son productos confiables, robustos y de calidad. Asimismo, disponemos de equipos tradicionales tipo halógenos, señaléticas y equipos compactos antipánico”, concluye.


Elección de equipos de iluminación de emergencia

De acuerdo a César Jeria, de Esema, en todo proyecto de instalación de luminarias de emergencia, es necesario evaluar tres características para la correcta elección del modelo a utilizar:

Altura de instalación: La normativa da referencias de la altura y la intensidad luminosa máxima para evitar el deslumbramiento de las personas al evacuar.

Ambiente donde operará: Entre los factores más importantes, se hallan: El material del gabinete o cuerpo del equipo. Un grado de hermeticidad o IP del equipo que resista correctamente el ambiente al que será expuesto.

Calidad lumínica: Básicamente, la iluminación proyectada por los equipos debe ser suficiente y lograr el propósito de iluminar las zonas por donde transitan las personas ante una emergencia y visualiza las vías de escape.

Mayor información en www.esema.cl o solicitar al e-mail ventas@esema.cl
Mayo 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.