Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 17 de Junio de 2019         •         Dólar= $698,26         •         UF=$27.831,06         •         UTM=$48.741

GESTIÓN DE EMERGENCIAS
Cuando el país está en riesgo

De acuerdo a expertos, la respuesta a las recurrentes emergencias naturales y humanas ocurridas en Chile sigue teniendo un carácter de descoordinación. Más acciones de educación y la promulgación de leyes específicas podrían propiciar una gestión efectiva de estos eventos.
Foto Gentileza: FDC BOMBEROS

En los últimos siete años, diversos puntos de nuestra geografía se han visto arrasados por terremotos y tsunamis hasta erupciones volcánicas, aluviones e incendios forestales, siendo todos estos desastres recurrentes en su historia. De igual modo, la economía nacional ha venido creciendo de la mano de una amplia actividad industrial que puede generar emergencias de envergadura si no se toman las medidas necesarias para controlar los riesgos. En este escenario, resulta esencial contar con planes de gestión de emergencias que permitan enfrentar estos incidentes de manera óptima.


Conceptos básicos de la gestión de emergencia

La identificación de los riesgos de una zona geográfica o de una instalación industrial, es el punto de inicio para una preparación ante la emergencia. “Al reducir el riesgo se evitan las emergencias. Ahora bien, dado que no se puede tener riesgo cero, siempre es necesario prepararse diseñando una buena matriz de riesgo, que permita establecer escenarios posibles y planificar la respuesta a ellos. Asimismo, esta preparación debe incluir el fortalecimiento de las capacidades de respuesta a través de las llamadas “3 Es fundamentales”: Educación, Entrenamiento y Equipamiento”, explica Cristóbal Mena, Consultor Internacional en Gestión del Riesgo de Desastres, MSc Risk, Disaster and Resilience, UCL.

Al respecto, Leonardo Ahumada, Experto Profesional en Prevención de Riesgos y Especialista Certificado en Protección contra Incendios de la NFPA (CEPI), hace hincapié en los dos primeros aspectos (Educación y Entrenamiento), porque, en general, las personas no están bien preparadas para hacer frente a una emergencia. “Por esto, se requiere que toda organización cuente con ‘grupos dedicados’ (brigadas, líderes de evacuación, primeros auxilios, servicios de vigilancia, etc.), capaces de direccionar a las personas hacia lugares seguros y de proteger tanto a estas como los activos; de dar los primeros auxilios a lesionados, y de informar a la comunidad cuando sea necesario (como en los casos de emergencia general)”, menciona.

Por su parte, Rodrigo Reveco, Consultor en manejo de Catástrofes y Desastres, y Experto en Riesgo Internacional, añade que siempre es importante clasificar la emergencia, de acuerdo a estos criterios:

Conato: si se puede neutralizar de inmediato, con equipos de primera intervención (brigadas).

Emergencia Parcial: no se puede neutralizar de inmediato. Requiere ayuda, equipos de segunda intervención, y generalmente, evacuación.

Emergencia General: supera todos los medios disponibles. Requiere apoyo exterior, como por ejemplo, internacional.

Para el especialista, también resulta esencial diferenciar entre “desastres” (emergencias donde se presenta la fuerza de la naturaleza) y “catástrofes” (relacionadas con la actividad humana). “Sin embargo, también es posible encontrar otro tipo de emergencia, como por ejemplo, el rescate de la mina San José, la que se puede identificar como una catástrofedesastre, porque a raíz de la intervención del hombre, la naturaleza tomó su propio curso de trabajo”, describe.

En tanto, para Mena, los conceptos de Desastre y Catástrofe tienen una composición común: Amenaza, Vulnerabilidad y Exposición. “En este sentido, su impacto puede ser similar en la mayoría de los eventos. Sin embargo, los riesgos naturales intensivos entendidos como eventos de baja frecuencia, pero alto impacto, generan una extensión que es difícil de igualar con eventos tecnológicos o de origen humano”.


Camino por recorrer

Organismos estatales (como la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior, ONEMI) se hacen cargo de la gestión y control de las emergencias en nuestro país, sin embargo los expertos consideran que todavía queda mucho camino por recorrer en el desarrollo de respuestas efectivas.

A juicio de Ahumada, si bien se ha hecho un trabajo serio, aún juega en contra que algunas situaciones imprevistas hagan que los desastres tomen dimensiones nunca antes registradas. “Si nos referimos a los últimos incendios forestales que afectaron el Centro-Sur, fue evidente que no estábamos preparados, pero la razón es que nunca se había dado una emergencia con ese nivel de magnitud y consecuencias. Sin embargo, en el caso de los sismos, estamos bastante mejor preparados, porque se conoce el evento y sus posibles magnitudes. Es decir, se sabe lo que puede ocurrir, y de esas experiencias se ha podido aprender”, enfatiza.

Una visión más crítica entrega Mena, comentando que muchas veces las situaciones de emergencia son abordadas con “excesiva improvisación” o con análisis “poco profundos”. “Un ejemplo de lo anterior, sería la ley que crea una institucionalidad para la gestión del riesgo y emergencias, que lleva casi seis años en el parlamento y que, por lo demás, no se alinea absolutamente a las mejores prácticas y acuerdos internacionales”, destaca.

Otra arista que llama la atención es que los cuerpos legales no abordan específicamente el riesgo de emergencia, potenciando escenarios de confusión. “No existen normas chilenas que indiquen cómo llevar a cabo o elaborar planes de emergencia. Lo que tenemos son tres reglamentos y una circular que exigen contar con planes de emergencia, pero en ellos, no se señala cómo prevenirlas ni cómo controlarlas”, acota Ahumada.

Finalmente, Mena reflexiona que en tanto emergencias naturales como humanas, se deben implementar simulacros, ya que estos permitirán cerciorarse si las medidas consideradas en los planes de emergencia son realmente efectivas y permitan controlar con éxito una emergencia declarada.


Apoyo en el mega incendio

En los últimos incendios que afectaron el Centro y Sur del país, Emergency estuvo presente para ayudar en garantizar el suministro de agua para el avión SuperTanker, y así cargar los 75 mil litros de agua en el menor tiempo posible.

“A través del Sistema Nacional de Operaciones de Bomberos, pedimos apoyo; solicitamos una configuración de 10 piscinas, carros bomba y camiones de alto caudal para cargar el avión pensando en un diseño de 100 m3 de agua, de los que ocuparíamos 70 en la carga, dejando 30 de respaldo”, describe Pablo Gómez, Director Ejecutivo de Emergency. “Después de una hora y media, logramos armar esa estructura. En la primera carga, tardamos una hora y media, logrando en el momento óptimo hacerla en 11 minutos”.

Según el ejecutivo, el trabajo conjunto de organismos como Bomberos, Fuerza Aérea, Dirección Nacional de Aeronáutica Civil y otras, “permitió romper el record de carga que tenía el avión en su historia (30 minutos) y efectuar cinco vuelos diarios”, destaca.
Marzo 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Christian Curihuan Contra Riesgos Ltda. (28/03/2017)

De donde salen las clasificaciones de emergencias y las definiciones de desastres y catástrofes que da el experto internacional Rodrigo Reveco?

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.