Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 24 de Junio de 2019         •         Dólar= $685,40         •         UF=$27.869,94         •         UTM=$48.741

Minería a cielo abierto:
un gran desafío para la seguridad y salud en el trabajo
Por Arturo Cares, Gerente de Prevención de la ACHS.
Si bien en Chile la minería a cielo abierto es un tema que en Seguridad ha sido abordado en la línea correcta, la tecnología y ciertas situaciones sociales han empezado a generar cambios que deben abordarse para mantener los resultados favorables en accidentabilidad.
Arturo Cares.

Cuando a los profesionales de Prevención nos preguntan por la seguridad en minería a cielo abierto, no podemos dejar de pensar que es una de las actividades que ha presentado los mayores avances en esta materia en los últimos años. Efectivamente, en nuestro país esta forma de explotación presenta un desarrollo en este ámbito que la posiciona a nivel de los principales estándares de nivel mundial. Este resultado ha sido fruto del trabajo y compromiso de los líderes de cada una de estas organizaciones, que han tenido la fuerza para movilizar a sus trabajadores propios y de sus empresas colaboradoras.

No obstante, este esfuerzo requiere una vigilancia permanente; las energías inherentes a los procesos asociados al proceso extractivo son de una magnitud tal que no existe espacio para que ocurran errores, ya que al presentarse estos, es altamente probable que se registre un accidente de grandes proporciones. Esto es lo interesante del proceso que ha desarrollado la Minería en términos de prevención durante los últimos años, toda vez que han logrado llevar a que la industria presente indicadores de frecuencia y accidentabilidad que se ubican permanentemente bajo el 1%.

Sin embargo, mientras los indicadores sigan siendo distintos a cero, existe la necesidad de continuar trabajando e innovando en las formas de mantener controlados los peligros de la actividad.


Desafíos pendientes

En este contexto, aún hay varios desafíos que la industria debe tomar en consideración, siendo uno de los más importantes el lograr que los procesos de cuantificación del riesgo avancen a la misma velocidad que los cambios que ocurren en el sector, especialmente en estos días.

Foto: gentileza de codelco

Uno de estos desafíos se basa en identificar las nuevas exigencias que se generan en los puestos de trabajo, tanto del punto de vista físico como mental, producto de la incorporación de cambios en la distribución de las tareas al interior de la organización o la incorporación de nuevas tecnologías. Un buen ejemplo de esta situación es el fenómeno reciente asociado a la internalización de servicios, es decir, que personal propio, nuevo y antiguo, participe en actividades que anteriormente eran desarrolladas por trabajadores de empresas contratistas. Dado lo anterior, los trabajadores se enfrentan a procesos que hasta ese momento eran una especie de “caja negra”, siendo fundamental realizar una correcta evaluación del riesgo y, sobre esa base, reforzar las acciones de entrenamiento y supervisión, adquiriendo esta última posición un rol protagónico para asegurar el éxito de esta tarea.

Otro factor de riesgo importante, cuya evaluación e interpretación será clave al momento de asegurar la gestión preventiva del sector, son los riesgos psicosociales. En nuestro país, existe la obligación legal de evaluar esos riesgos por parte de las empresas, pero más allá del cumplimiento de la normativa, la información recopilada es de alto valor para el proceso de evitar la ocurrencia de accidentes y enfermedades.

Tomando en consideración que el mayor porcentaje de casos de accidentes está asociado a factores personales, resulta fundamental que los equipos se encuentren al 100% al momento de realizar sus tareas, y es ahí donde la correcta valoración de los riesgos psicosociales adquiere una especial importancia. No obstante, para poder ocupar esta herramienta hay que considerar que la encuesta SUSESO ISTAS 21 en su versión corta actualmente vigente, es básicamente un método de screening y, por lo tanto, solo nos entregará información inicial respecto de la problemática. Para lograr el control de estos riesgos, hay que ir más allá, volviéndose necesario tener una estrategia de alta especialización, que permita el estudio profundo de los elementos que permitan controlar estos riesgos, incorporando en la evaluación aspectos asociados a la presencia de jornadas extraordinarias (12 hrs diarias, 7x7, por ejemplo), la carga de trabajo en ambientes agresivos, entre otros.

También es necesario incluir en el análisis los riesgos asociados a la generación de enfermedades profesionales que tienen larga data en su manifestación (como la silicosis, sordera profesional, patologías musculoesqueléticas, entre otras). En este contexto, y dado el largo plazo de generación del daño, resulta fundamental hacer foco en la incorporación de medidas de ingeniería y de protección a los trabajadores, implementar controles de la salud para detectar en forma oportuna el daño, el entrenamiento a trabajadores y supervisores para asegurar el funcionamiento de las medidas implementadas, etc. Este aspecto es una inversión de largo plazo, que nos permitirá asegurar la salud de los trabajadores expuestos, incluso luego de terminada su etapa laboral.

Dentro de este ámbito, hay que tener especial cuidado en la exposición a la radiación ultravioleta de origen solar, dado que muchos de los puestos de trabajo presentan una alta exposición a este agente, por lo que es necesario incorporar sistemas de protección para los trabajadores, siendo especialmente recurrente la entrega de información respecto de los riesgos de largo plazo que esta exposición representa.

Todo lo anterior implica generar una mirada más abierta respecto de los riesgos que afectan a la minería y a enfrentar nuevos desafíos en materia de seguridad y salud laboral. Esto incorpora un desafío para todos quienes tengan la responsabilidad de asegurar ambientes laborales no solo libres de riesgos, sino que de mayor calidad para el desempeño de los trabajadores.

Enero 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.