Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 17 de Diciembre de 2018         •         Dólar= $684,91         •         UF=$27.565,79         •         UTM=$48.353

Exposición a temperaturas extremas
Por Luis Ahumada Fuentes, Docente en la Universidad del Pacífico.
Las temperaturas extremas afectan al cuerpo, generando deficiencias físicas y mentales. El foco es buscar el equilibrio cuando se expone a ese tipo de temperaturas, apoyándose en elementos de gestión y protección adecuados.
Luis Ahumada Fuentes.

La valoración del confort y del estrés térmico reviste cada día mayor importancia. Un ambiente térmico inadecuado causa reducciones de los rendimientos físico y mental y, por lo tanto, en la productividad. Además, provoca irritabilidad, incremento de la agresividad, distracciones, errores, aumento o disminución de la frecuencia cardíaca, etc., lo que repercute negativamente en la salud e incluso, en situaciones límite, puede desembocar en la muerte.

Sin embargo, no resulta sencillo determinar los efectos de la exposición al calor o al frío, pues las reacciones resultan muy variadas. Esto puede ser, simplemente, consecuencia de las diferencias fisiológicas (aclimatación, edad, aptitud física, sexo, constitución corporal, etc.).


Exposición al frío

Cuando el cuerpo no está protegido, el calor se pierde más rápido de lo que se genera. La hipotermia no ocurre necesariamente por frío extremo, sino que entre 0 y 10ºC, en condiciones de humedad y viento, y cuando esto ocurre, el cuerpo reacciona de la siguiente manera:

Cambio de la circulación: contracción de los vasos sanguíneos que alimentan la piel, especialmente en brazos y piernas. El resultado es una piel fría pálida e insensible que puede llegar a congelarse en manos, pies, orejas, nariz, etc.

Calofríos: se trata de un reflejo especial proveniente de la actividad de los músculos, el que mantiene la temperatura interior en ascenso en condiciones de frío, por medio de la generación de calor. Si el cuerpo continúa enfriándose, los calofríos se detendrán. Este es un signo peligroso e indica una hipotermia moderada a severa.

El ritmo cardíaco y respiratorio se eleva y luego se reduce progresivamente hasta llegar a ser irregular y eventualmente detenerse.

El cerebro es afectado y la persona sufre de confusión. Hay pérdida de memoria y desorientación.


Medidas de prevención y control

Ropa apropiada: vestir varias capas de ropa liviana posibilita atrapar el aire produciendo aislación y permitiendo al colaborador quitar o agregar ropa según sea necesario. Un capuchón debe usarse para disminuir la pérdida de calor a través de la cabeza.

Nutrición: proveer una dieta balanceada y de raciones regulares de comida durante el día, las que entregarán energía extra para la producción de calor. Los alimentos dulces son la mejor fuente de energía. Los líquidos calientes en las pausas de descanso son también una buena fuente de calor.

Estado físico: estarán mejor protegidas de la hipotermia las personas que mantienen un buen estado de salud, toman suficiente descanso y cuidan su condición física.

Actividad: los movimientos son beneficiosos en el frío. El uso de los músculos mantiene la producción de calor en el cuerpo.

Refugios: para aquellos lugares donde el viento es un problema, se recomienda la utilización de barreras de viento, para reducir las pérdidas de calor producidas por el Windchill.

Programación y pausas de descanso: los trabajos se pueden programar para minimizar los efectos del frío. Las pausas de descanso deben ser tomadas en un lugar tibio para permitir que el cuerpo se tempere por sí solo.

Educación: los trabajadores deben recibir entrenamiento sobre los riesgos a los que están expuestos, y conocer los síntomas de hipotermia y las medidas de control.


Exposición al calor

Golpe de calor: el sistema termo regulatorio se ve afectado por una sobrecarga térmica excesiva, se menoscaba la función cerebral y se produce una perturbación de los mecanismos de disipación del calor (en particular, se detiene la sudoración).

Agotamiento: es una forma benigna de patología por calor que remite rápidamente si se trata con prontitud.

Calambres: son atribuibles a la continua pérdida de sal a través del sudor, acompañada por una copiosa ingestión de agua sin una adecuada reposición salina. Los calambres se presentan a menudo en los músculos más usados en el trabajo, y pueden aliviarse rápidamente mediante descanso, ingestión de agua y la corrección de los desequilibrios del balance salino.

Erupción: se forman pápulas rojas, usualmente en áreas de la piel cubiertas por las ropas y genera una sensación de picazón, especialmente cuando se incrementa la sudoración.


Medidas de protección frente al ambiente caluroso

a) Control en la fuente

Aislamiento: El aislamiento de las superficies calientes previene el escape de calor al medioambiente.

Pantallas protectoras contra el calor radiante: tiene la finalidad de proteger a la persona expuesta disminuyendo el escape de calor del objeto caliente.

Regulación de temperaturas: las fuentes de calor deben contar con sistemas de control automático que se encarguen de mantener las temperaturas de operación en el rango adecuado.

b) Control en el ambiente de trabajo

Ventilación general de edificios: el uso de ventanas abiertas para la entrada de aire más frío desde afuera y lucarnas en el techo para el escape del aire caliente, mediante la ventilación vertical ascendente. Ventilación forzada de puestos de trabajo.

c) Control en el receptor

Prendas de protección: para exposiciones cortas, pueden emplearse trajes aluminizados u otras ropas protectoras. Estos reducen el flujo de calor que llega al cuerpo, pero no permiten que éste elimine el calor.

Cabinas: el empleo de cabinas con aire acondicionado para mantener a los colaboradores razonablemente confortables en un ambiente que, de otra forma, podría ser intolerable.

Pausas: programar períodos de no exposición.

Suplementos de agua: se deben proveer fuentes de agua no desmineralizada.

Capacitación: se debe brindar capacitación sobre los riesgos inherentes a la exposición al calor. Además, es fundamental contar con personal entrenado en primeros auxilios.

Aclimatación: permitir un período de acostumbramiento de 2 a 3 semanas antes de someterlo a condiciones extremas.

Rotación: debe existir la rotación de tareas que implican una mayor exposición.

Examen pre-ocupacional: debe efectuarse la selección de candidatos mediante examen pre-ocupacional para descartar sujetos con problemas de obesidad, lesiones cardiacas, renales u otras incapacitantes.

Control médico: se debe verificar la compatibilidad física que el personal tiene para exponerse a condiciones extremas de calor.

En resumen, el confort térmico es fundamental para el buen desempeño laboral y la adaptación del entorno del individuo, que valiéndose de conocimientos anatómicos, fisiológicos, psicológicos, sociológicos y técnicos, desarrolla métodos para la determinación de los límites que no deben ser superados por las personas en la realización de las distintas actividades laborales y no laborales.

Enero 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.