Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Lunes 26 de Junio de 2017         •         Dólar= $660,32         •         UF=$26.661,54         •         UTM=$46.740

ERGONOMÍA
Cuando el ambiente laboral se adapta a las personas

Bajo la mirada de la seguridad laboral, los ambientes de trabajo deben prestar todas las condiciones para que el desarrollo de las actividades no altere la seguridad y salud de las personas. En ello la Ergonomía tiene un rol fundamental para lograr un óptimo desempeño laboral.

En los últimos años, las normativas relacionadas a la Seguridad y Salud Ocupacional han ido incluyendo referencias directas a la aplicación de la Ergonomía en los lugares de trabajo, por lo que el interés por esta disciplina ha ido creciendo. No obstante, afirman expertos, muchos aún tienen un conocimiento básico de este campo, principalmente por la gran cantidad de elementos que incluye en su estudio y aplicación.

De acuerdo a Paulina Hernández, Presidenta reelecta de la Unión Latinoamericana de Ergonomía (Ulaergo), es necesario entender que “esta disciplina estudia al ser humano dentro de la realización de su actividad y las interacciones que suceden en ella. Por lo tanto, es pertinente en cualquier situación en que participen personas en la realización de una actividad. A nivel laboral, la persona interactúa con materiales, máquinas, herramientas, otras personas, con condiciones ambientales como ruido, temperatura, iluminación, contaminantes, turnos, entre otros”, explica.

De acuerdo a esas interacciones, su aplicación puede resultar ciertamente compleja si se busca alcanzar el objetivo de una mayor eficacia productiva en condiciones de bienestar laboral, psicológico, social y ambiental. Así lo describe Ana Alcayaga Sepúlveda, Máster de Ergonomía de la Universidad Politécnica de Cataluña de Barcelona y Directora de Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medioambiente de la Universidad San Sebastián, quien explica que, “para implementar un plan ergonómico, es necesario analizar todas las variables en la relación entre el estado o comportamiento físico, mental y fisiológico, con las variables externas de una persona, como, por ejemplo, el ambiente laboral”. De este modo, se adaptan las condiciones de la persona y del puesto de trabajo, para que haya una interrelación adecuada y óptima entre ambos, con el ambiente, los medios y con la organización en sí misma.

La importancia de la ergonomía está dada por la preponderancia de las enfermedades musculoesqueléticas en el lugar de trabajo que en Chile, que representa un 66% de todas las enfermedades laborales, seguidas por las de origen psiquiátrico, con un 21%, de acuerdo a las últimas cifras entregadas por el Sistema Nacional de Información de Seguridad y Salud en el Trabajo (SISESAT), de la Superintendencia de Seguridad Social.


Desarrollo y aplicación del concepto

Entonces, cabe preguntarse si el concepto anteriormente mencionado es el que actualmente se está entendiendo y aplicando a nivel industrial. A juicio de Consuelo Vergara, Presidenta de la Sociedad Chilena de Ergonomía (Sochergo), las normativas actuales entregan herramientas para avanzar en la dirección correcta. “Hoy en día, la regulación chilena ha ayudado a sensibilizar a los trabajadores. Es más, con las políticas de inclusión, esta disciplina es cada día más requerida y cuenta con mayores simpatizantes, al conocer que la única forma que tenemos de devolver la dignidad a una persona con capacidades distintas o tras sufrir un grave accidente laboral y querer volver a la vida laboral, es rediseñando y conociendo el puesto de trabajo, en su más amplio sentido”, indica.

En tanto, Paulina Hernández advierte que gran parte de la ergonomía que se implementa en el país y, en general, en Latinoamérica, se aplica solo en los puestos de trabajo. “Esto se llama ‘micro ergonomía’, y se centra preferentemente en la ergonomía física, procurando corregir los factores de riesgo que puedan generar accidentes o lesiones musculoesqueléticas, mediante la intervención ingenieril de equipos, herramientas, mobiliarios, etc., es decir, en el diseño de los componentes materiales”.

Asimismo, la especialista considera que se ha tendido a instrumentalizar la ergonomía, pensando que solo basta con aplicar, por ejemplo, una lista de chequeo o un cuestionario para hacer un diagnóstico y recomendaciones adecuadas. “El análisis debe integrar el resto de los componentes de la situación de trabajo, como el tamaño y tipo de empresa, sus estilos de gestión, su economía, entre otros factores. De este modo, el análisis más ‘macro’ se orienta hacia la comprensión de los procesos y a los por qué ocurren las cosas, apuntando así a transformaciones más permanentes”, asevera.


Lo que falta por normar

De acuerdo a las expertas consultadas, Chile lleva a nivel regional la delantera en la generación de normativa referente a la Ergonomía, destacándose el Protocolo de Vigilancia de Trastornos Musculoesqueléticos relacionados al trabajo (TMERT), que salió a la luz en 2012, y la Ley 20.001 (recién modificada por la Ley N° 20.949). Estas regulaciones, considera Consuelo Vergara, han permitido “sensibilizar a las empresas en cuidar y proteger a sus trabajadores de aquellos puestos de trabajo más riesgosos”. No obstante, todas coinciden en que todavía queda trabajo por hacer a nivel normativo y de políticas públicas.

Por su parte, Ana Alcayaga resalta la importancia de “contar con personas que tengan el conocimiento necesario para efectuar correctamente las evaluaciones, así como también detectar a tiempo cualquier otro tipo de problema”. En este sentido, la especialista pone énfasis en la evaluación de los puestos de trabajo y la aplicación de las medidas de control, pues, de lo contrario, no sería posible una mejora en las condiciones de las personas. Asimismo, cree necesario el aumento de la fiscalización e implementación de protocolos para trabajadores que se encuentren dentro de programas de vigilancia, procurando implementar medidas preventivas.

En tanto, Paulina Hernández sostiene que se debe avanzar hacia la integración definitiva de estos elementos, incorporando también los factores psicosociales, para conseguir finalmente un diagnóstico integral y una intervención en el mediano y largo plazo para la protección de los trabajadores. “Los aspectos de salud y seguridad aún son secundarios en la mayoría de nuestras organizaciones y muchas empresas solo se quedan en el cumplimiento básico y no se esfuerzan en una transformación definitiva. Esto, porque no comprenden todavía que un trabajador sano de mente y cuerpo y que trabaja seguro, es un trabajador más productivo”, sentencia.


Claves de un ambiente laboral ergonómico

Entonces, el implementar un correcto ambiente laboral debiese desarrollarse desde una visión más amplia en que las actividades laborales sean seguras y saludables. “Si propendemos a ese equilibrio, el trabajo tendrá el lugar que merece en la vida de cada una de las personas, ni más, ni menos”, menciona la Presidenta de Sochergo.

Las condiciones de un “ambiente laboral ergonómicamente correcto” dependen, fundamentalmente, de la actividad que allí se realice, recuerda la Presidenta de la Ulaergo. “Los ingenieros que diseñan el proceso y el puesto de trabajo deben pensar que por cumplir con los objetivos de la actividad, no se traspasen los límites de las personas”, comenta.

También se deben reconocer situaciones más complejas, como por ejemplo, el trabajo sobre 3.000 m.s.n.m.; labores realizadas a altas o bajas temperaturas, o aquellas insertas en procesos continuos donde es necesario establecer un sistema de turnos. Estas situaciones por sí mismas, producen una carga mayor en las personas que puede llegar a ser negativa, asegura la especialista.

Por último, algunas claves radicarían en identificar las áreas relevantes de la ergonomía. La Directora de Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medioambiente de la Universidad San Sebastián, sugiere “hacer un buen análisis de la tarea, revisar y analizar las capacidades de las personas, luego verificar que las condiciones y que la carga de trabajo sea la adecuada, para posteriormente establecer las medidas de control”.

En este sentido, la Ergonomía entrega un amplio conjunto de herramientas para crear un lugar de trabajo saludable y seguro, pero es necesario conocer bien las actividades a realizar, de modo de hacer un diagnóstico que nos permita hacer la mejor selección de soluciones.

Noviembre 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.ng.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.