Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 28 de Septiembre de 2022         •         Dólar= $972,33         •         UF=$34.230,99         •         UTM=$58.772

Aplicación de la evaluación
de riesgos en el diseño de maquinaria segura

Con “SCRAM” se muestra un método de estimación de riesgos que se atiene a los requisitos de la norma ISO 12100 y que puede ser usado en todo tipo de aplicaciones en maquinaria. Debido a su modularidad, el método permite desde una evaluación sencilla considerando los parámetros de riesgo más simples, hasta la evaluación más compleja que tome en cuenta un gran número de parámetros.

Los conceptos básicos de la evaluación de riesgos, desarrollados ya desde hace décadas, no parecen estar claros a la hora de la aplicación de la evaluación de riesgos. Desgraciadamente, esto no solo le ocurre al simple usuario de la norma (el fabricante de maquinaria), sino también ha llegado a asentarse en compañías aseguradoras y, lamentablemente, en muchas de las autoridades a cargo de la seguridad laboral en Europa, llegando hasta los grupos de normalización para Normas tipo C (Normas específicas a cierto tipo de máquinas).

Aplicando la definición de las normas, la evaluación del riesgo es el proceso completo que comprende el análisis de riesgos y la valoración de estos. Primeramente, el análisis del riesgo combina la especificación de los límites de la máquina, la identificación de los peligros presentes en ella, y la estimación de los riesgos asociados a esos peligros. La valoración del riesgo juzga, tras el análisis de un riesgo determinado, si los objetivos de reducción del riesgo se han alcanzado. Generalmente, estos están fijados por regulaciones legales nacionales.

Por otra parte, la estimación del riesgo es la determinación de la gravedad más probable del daño asociado a un peligro y su probabilidad de ocurrencia. Aquí es donde ocurre el mayor número de confusiones, debido a un mal uso del vocabulario. Etimológicamente hablando, “estimar” se usa para mencionar un valor de manera aproximada, mientras que “valorar” (dar un valor a algo) menciona ese valor de manera más exacta o explícita. Lamentablemente, la norma intercambia el significado en sus definiciones.


El uso erróneo de la evaluación de riesgos

La experiencia en los últimos años ha mostrado muchos casos de uso equivocado de métodos de estimación de riesgos enclavados en normas, especialmente en aquellas relacionadas con la seguridad de los mandos (como ISO 13849-1, IEC 62061 o la obsoleta EN 954-1). Estas utilizan métodos de estimación de riesgos para seleccionar los niveles de fiabilidad apropiados a la reducción de riesgos requerida. Los dos ejemplos siguientes ilustran los errores más típicos.

Un fabricante de maquinaria de empaquetamiento aplicó un dispositivo optoelectrónico de protección (cortina óptica de seguridad) para proteger al operario en una zona de intervención (retirado de botellas defectuosas). El fabricante usó el gráfico de estimación de riesgo de la (antigua) norma EN 954-1 para seleccionar el dispositivo óptico con la fiabilidad más elevada (tipo 4 de acuerdo con IEC 61496-1). Al no realizar una correcta evaluación de riesgo, el fabricante no tuvo en cuenta el riesgo de proyección de esquirlas de vidrio debida a la ruptura de botellas, un peligro que no puede ser cubierto por una barrera inmaterial. Este error se reveló después de un accidente en el que un operario fue seriamente lesionado en la cara.

En una máquina para la aplicación de adhesivo a componentes electrónicos, el fabricante usó el gráfico de estimación de riesgo de la EN 954-1 para seleccionar un dispositivo óptico de fiabilidad media (tipo 2 de acuerdo con IEC 61496-1), al solo tener en cuenta peligros mecánicos causados por el puente y el aplicador (aguja) del adhesivo. El peligro de envenenamiento por inyección de adhesivo durante una intervención del operador no se tuvo en cuenta. Fortuitamente, durante la inspección de la instalación del dispositivo por parte de un especialista, este detectó el error antes de que ocurriera un accidente, reemplazándose el dispositivo por otro de fiabilidad más elevada (tipo 4 de acuerdo con IEC 61496-1), no solo en la máquina inspeccionada, sino también en aquellas ya entregadas a los clientes.

Este uso erróneo solo se puede evitar mediante una capacitación adecuada de aquellos que diseñan, integran o adecúan maquinaria. No obstante, son pocos los centros de educación superior que incluyen la seguridad de la maquinaria, la evaluación de riesgos y su normativa, en sus planes de estudios.

Figura 1. Proceso de evaluación de riesgos/conceptos básicos de ISO 12100:2010.

Metodología y elementos básicos de la estimación de riesgos

El método “SCRAM” combina elementos de análisis de riesgos, estimación y evaluación. El método puede ser integrado para mejorar la aplicabilidad de cualquier otro método de evaluación de riesgos y sus procesos, siempre y cuando estos se basen en los tres parámetros básicos del riesgo: la gravedad del daño, la exposición al peligro y la probabilidad de ocurrencia o acaecimiento del daño.

El objetivo principal de la evaluación de riesgos es proporcionar una guía para los diseñadores de máquinas que les permita reducir los riesgos de manera adecuada, lo que depende de la comparación de la estimación del riesgo antes y después de aplicar una medida de reducción del riesgo. La reestimación del riesgo es dependiente del grado de reducción del riesgo lograda por las medidas de protección aplicadas. Esta es la razón por la cual la reducción del riesgo está parcialmente incluida en el método.

El tipo de herramienta de estimación del riesgo a utilizar es tan importante como el mismo proceso de evaluación de riesgos. La selección y el uso de un instrumento adecuado es una responsabilidad del fabricante de la máquina. No es de extrañar si la elección cae en un método específico y detallado que permita el uso razonable de los recursos disponibles para obtener un máximo de reducción del riesgo con un mínimo de esfuerzos y costos; este es el beneficio real de la evaluación de riesgos.

Desde el otro lado, se puede criticar que estos recursos se pueden utilizar con mayor eficacia si se aplican a la reducción del riesgo. Hasta cierto punto, estas críticas son justificadas, pero la experiencia práctica demuestra que el uso disciplinado de un instrumento no cumple por completo la tarea, debido a algunas desventajas sistemáticas inherentes a los diferentes métodos y sus herramientas.

Cualquiera de las herramientas o métodos de estimación de riesgo, ya sea si se basan en una estimación cualitativa o cuantitativa de un método, debe tener en cuenta al menos los dos elementos básicos del riesgo: la gravedad del daño y la probabilidad de ocurrencia. La combinación de estos elementos básicos lleva a determinar un nivel de riesgo resultante usando gráficos, diagramas, matrices, métodos numéricos, etc.


Artículo gentileza de Otto Görnemann, Manager Machine Safety-Standards & Regulations en SICK AG. chile@sick.com
Octubre 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.